La Copa menstrual. Probando, probando.

Compartir
Tuitear
Compartir

image

Llevo aquí por estos lares ya unos años y oyendo hablar de los beneficios de la Copa menstrual desde el principio. Este es un post no patrocinado, es mi experiencia desde ayer, vamos.
Como había leído tanto sobre ella, me fui a la farmacia – me encantan las farmacias -, y me encontré varios modelos de copas. Las miraba como tantas otras veces pero esta vez hubo algo que me llamó la atención: una costaba 7 euros. Así que pensé que por ese precio no me iba a arrepentir y podría dar el paso a ser una hippie más. No me iba a conectar con mi yo natural, no me iba a devolver a la tierra en un ciclo de energías envolventes, no me iba a nada, eso lo sabía. Sólo quería probar a ver qué tenía que las que la probaban se enganchaban.
Así que me la llevé sin preguntarme por qué era 15€ más barata que el resto.
Al llegar a casa lo descubrí. Me había traído unas copas desechables: sólo valen para un período. Como ya las tenía pues las iba a probar pero sin obsesiones. Así que las guardé. Y se me olvidó dónde. Y me volví loca buscándolas. Pero cuando las encontré las metí en la maleta de este finde de la boda por si acaso.

El acaso llegó, y me tocó probarlas. Y esto fue lo que me pasó:

1. Me pareció gigante. Había dos tamaños y cogí la de madres. Hay una para no madres y esa no era para mí, así que cogí la grande. Y me morí al verlo.

2. Ponérselo es fácil, como cualquier otro dispositivo. Yo uso siempre tampones O.B. y habitualmente vienen sin aplicador, así que estoy acostumbrada a mi tacto interno y eso.

3. No lo sientes para nada. Se acomoda sola y no molesta nada. Es como el anillo anticonceptivo. Se pone y no se siente.

4. Es profunda, así que no se llena jamás. Ahí os dejo varias fotos. Para que veáis la forma, la capacidad y el tamaño. Realmente es grande pero como ventaja tiene que retiene todo, que se puede poner en un “por si acaso” si no estás segura de la fecha en que toca la visita y en un “estoy terminando”. Total no pasa nada. Se cambia a las 8 horas pero aguanta hasta 12. Es brutal. Recoge todo el fluido y ni te enteras de que estás en esos días.

image

image

image

image

Yo estoy encantada. Pero hay dos grandes problemas que me impedirán usar esto de manera continuada, creo yo.

1. Que ¡casi acabo en urgencias! Aquí la aventura que como bien reza el nombre del blog, no podía faltar, claro. Pues me la pongo tan feliz en Antequera y me da por investigar cómo se extrae. Y no pude. No tiene cordón, ni bola ni canuto porque es desechable, imagino. Así que me vi yendo a urgencias a que me la sacaran. Respiré e hice lo posible por sacarla pero era imposible. Se había atascado en el hueco detrás del hueso pélvico, allá donde se pierde todo y no podía. Me subieron las calores y los colores. Imposible. Lo intenté de cualquier manera. Hasta que descubrí que con el pulgar tiraba mejor hacía abajo y así podía retirarla. Ya que ni con el índice, ni el corazón ni el anular, y el meñique menos… No hizo falta ir a la clínica gracias a Dior pero por poco. Yo me moría de imaginarme llegando a la clínica y ver a mi ginecólogo mirándome con cara de ¿esto… Qué haces? (muerta de vergüenza, claro)…

2. Si quitarla es un engorro, lavarla ya es mortal. No es como en estas fotos, no. Es como en una matanza. Es de lo peor. Que sí, que no me da asco la sangre y menos la mía, pero que no es necesario parecer Jack el Destripador cada vez que tienes que ir al baño. Además al sentarme en el retrete, se me derrama con lo que pierde parte de la gracia. Pues ya me mancho entera.

Que sí, que es súper guay no acordarte del período pero pueden ocurrir desgracias. Si estás en la calle no tendrás que cambiarla porque antes de 12 horas habrás vuelto, pero es brutal el cambio y limpieza del cacharro. No sé. No acabo de verlo. Pero como aguanta tanto sin complicaciones pues es la parte buena.

Además de no sufrir el shock tóxico, poder mantener relaciones (eso dice el prospecto), no sentir que llevas nada y no tener escapes ni fugas. Pero el cambio es tan escandaloso que echa para atrás. Habrá que seguir probando. Ya escribiré el episodio II.

Por cierto, la respuesta del anterior post es: la número 9. ¿De verdad alguien ha pensado que me encantan las fotos bonitas? ¿Pensáis lo mismo ahora que habéis visto éstas?. 😂😂😂😂

Error: el token de acceso no es válido o ha caducado. El feed no se actualizará.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Hay un problema con el token de acceso de Instagram que estás usando. Por favor, obten un nuevo token de acceso en la página de ajustes del plugin.
Si continúas teniendo problemas con tu token de acceso, consulta este FAQ para más información.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar