¡¡Niños, a beber!!

Compartir
Tuitear
Compartir

¡¡Hola a todos!! Vuelvo al blog. Al fin. Esta semana tengo muchas cosas sobre la mesa. Desde proyectos y dossieres para la Agencia como posts en mi faceta de madre que no puedo abandonar.
Vengo con el primero de la tanda. Me gustaría planificarme. De hecho creo que voy a publicar los martes y jueves. A ver si lo consigo aunque hoy es lunes, pero así voy avanzando.
Este primer post viene de la mano del Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) que se pusieron en contacto conmigo con una información muy importante y que no debemos olvidar una vez que haya pasado esta primera semana de adaptación en los colegios y es referente al agua que toman nuestros peques.

En nuestro caso en la guarde e infantil todos llevan una botellita de agua, aunque lleven zumo de merienda para tomar en el recreo, y es que el agua es muy importante ya que constituye el 85% en el cerebro, por lo que es imprescindible un buen nivel de hidratación pues es un órgano especialmente sensible a pequeños desequilibrios hídricos.
En Sevilla hace mucho calor durante muchos meses del año y el nivel de agua que beben los niños debe ser el óptimo, pues como dice el Dr. Jesús Román, secretario del Comité Científico del IIAS “si no se mantiene una buena hidratación, el rendimiento cognitivo y la resolución de tareas se pueden ver mermadas, hasta en un 17,5%”.
No es una cuestión de asustar ni mucho menos, simplemente de concienciar a las mamás de que tenemos que dar mucha agua a nuestros pequeños ya que como afirma la psicóloga Silvia Álava, “para que las múltiples reacciones químicas del cerebro sean óptimas necesitan de la ingesta constante de agua ya que ayuda a reducir los niveles de ansiedad que son tan comunes en la época de exámenes”.
En el Informe Científico “Rendimiento Cognitivo, Hidratación y Agua Mineral Natural”, del IIAS, que me han mandado por correo y de donde surge este post, se extrae que la deshidratación provoca déficit de la memoria explícita e implícita, del aprendizaje o provocar una caída de la capacidad de concentración en un 15% y una disminución de la memoria a corto plazo del 10%.
Parece una tontería pero con tan sólo un 2% de pérdida de agua en nuestro cuerpo, podemos sufrir una disminución momentánea de memoria y un descenso significativo de la atención.
Por este motivo se recomienda incluir una botella de agua mineral en la mochila de los niños, para que se la vayan bebiendo a lo largo de la jornada escolar, aconsejar a los niños que beban poco a poco, pues no es necesario hacerlo de golpe. Lo más importante es ir creándoles conciencia de la importancia de beber agua.
También hay que prestar especial atención a los días en los que los niños practiquen actividades físicas, y recomendarles que beban agua antes, durante y después del ejercicio.
Los especialistas en la salud reconocieron que el agua sigue siendo la mejor opción a la hora de hidratarnos dentro y fuera de las aulas, pero no cualquier agua, su calidad también debe estar garantizada.
Por eso el Dr. Román recomienda la ingesta de Agua Mineral Natural, “ya que se encuentra envasada en origen, conservando todas las características saludables que se presentan en la naturaleza. Además, al presentarse envasada y en una amplia variedad de formatos ergonómicos, permite que los estudiantes puedan transportarla cómodamente en su bolso o mochila, y así hidratarse a lo largo del día”. Nosotras bebemos siempre en botellitas de muñecos, tenemos desde princesas Disney, Ace Age o Darth Vader, la última moda de mi mediana.
Hay que beber por sistema ya que “la sed sólo aparece cuando ya ha habido un porcentaje de deshidratación del 1 ó 2% y puede ser la señal de alarma de una deshidratación leve”.
Parece un dato insignificante pero “un 2% o más de deshidratación implica una disminución de la capacidad de concentración y de la capacidad de aprendizaje, produciendo deficiencias de cálculos aritméticos, razonamiento verbal, comprensión, así como un aumento significativo del número de errores y la solución de problemas”.
De todas maneras aquí en Sevilla creo que a todas las madres nos conciencian lo suficiente como para saber que siempre debemos incluir en las mochilas aguas para los niños porque entre el calor, los juegos y el sol, que les entre sed es bastante fácil.
Así que recordad, siempre agua a mano pa los niños.
¿Vosotras las lleváis? Nosotras siempre, incluso los fines de semana. Un besote.

Los nervios son malos compañeros.

Compartir
Tuitear
Compartir

El otro día, creo que la semana pasada, me llegó a casa un paquete hermoso de la marca Predictor que me mandaba con motivo del 40 aniversario y de esta entrevista que me hizo en su blog.
Predictor ha sido una marca que fue de lo más amable y yo se lo agradezco mucho que tratar con marcas así, aunque sean muy específicas, si te tratan bien pues hace que te sientas muy cómoda.
En estos días de julio me he sentido muy decepcionada en muchos aspectos y entre la piscina de las niñas, las vacaciones, la natación, el pasar días enteros de picnic bajo el árbol de casa de Mamis en los jardines de la piscina y muchos otros asuntos que no vienen al caso me he cansado mucho.
No me pareció raro que quisiera anular cada señal que daba mi cuerpo: las siestas de pijama y orinal que me metía con las niñas, la ansiedad que sentía que a veces me impedía llenar bien de aire los pulmones, el cansancio e incluso el hambre que sentía a la 1 de la tarde puntualmente. Todo esto se debía al estrés bajo el que estaba.
Hace una semana empecé a dormir mal por las noches, tuve unas pesadillas con un lobo y todo que se me quedaba mirando. Miré en internet para descifrarlo y me advertía de una traición o de cambios. Lo normal vamos. Empezaba a estar nerviosa por estar nerviosa.
El miércoles pasado hasta vomité de los nervios. ¡Qué angustiada estaba! Me fui a la playa el fin de semana y noté que sí, que estaba más calmada, pero seguía teniendo el estómago revuelto de los mismos nervios. ¡Qué nervios! ¡Qué angustia!
Mis compis blogueros del sur que sabían además del tema me dijeron que acabara con esto. Mi hermana, la tia Mono, me suplicaba que por favor no dejara pasar ni un minuto más. Mi marido me decía que no me tomara tan a pecho las cosas.
¿Pero es que nadie veía la situación por la que pasaba? Tenía que acabar un par de proyectos, estaba angustiada y no paraba de darle vueltas a la cabeza.
El domingo se me bajó la tensión de los mismos nervios ¡Qué estrés madre mía! cuando el martes volví a vomitar en ayunas me dije: a ver, bonita, los nervios son malísimos pero seamos adultas y sinceras (esto yo misma conmigo misma en un ataque de sinceridad) ¿Por nervios vas a vomitar 2 veces en una semana y en ayunas? Sí está claro, tengo una falta de… De ni idea cuánto, pero quizás sea de 15 días (sí, ole yo) y a estas alturas ¿Qué te hace pensar que sean nervios? ah! es que además no quiero que me dé negativa la prueba porque no lo voy a soportar… buaaahhh!! nadie me entiende!!!
Y así fue como después de haber hecho el primer pis de la mañana ya, me dispuse a volver a intentar hacer un pelín más y recoger un hilito al menos que tuve que depositar en un tarrito (en este caso un cenicero pues fue el único sitio del que no comerían ni beberían las gnomis) y metí dentro de la muestra recogida el test de alta sensibilidad que me mandó Predictor a casa y que dice si estás embarazada hasta 4 días antes de la primera falta. Sobran las palabras.
Predictor
Se marcó enseguida la primera ventanita en un morado indeleble y la segunda que me daría la respuesta… no se marcó tanto. Al leerme las instrucciones y viendo esas dos rayas que me miraban en el lavabo me dí cuenta de que la primera ventana marcaba el embarazo. La segunda era la de control.
Sí, no cabe duda. De mano de Predictor anuncio: Esperamos gnomi nuevo en casa. El 28 tengo la primera cita. Les seguiré informando.
Pd: al saber esta maravillosa noticia me tomé dos tilas por la tarde y esta noche al fin dormí bien, ¡ya sé porque me tiraba así de repente la parte baja de la barriga!
Pd2: sí, es mi cuarto embarazo pero al parecer no se aprende nunca!! jajajaja.
Pd3: el test se rompe para todas aquellas diogeneras y madres en la vida que guardan restos biológicos como recuerdo. Juas!!
SALUDOS A TODOS!! Como estoy de muy poquito me he arriesgado a contarlo ya, pero pase lo que pase seguiré contándolo así que ¡no hay miedo!

Hoy cumplo 40 semanas de miedoembarazo

Compartir
Tuitear
Compartir

Hoy se cumple la cuadragésima semana de mi miedoembarazo. En este período he pasado por todos los estados de ánimo y casi psicosis por los que una embarazada que no presenta ninguna complicación pudiera pasar.
Esta vez,igual que la segunda, porque éste es el tercer embarazo, me dí cuenta de que estaba esperando gnomito nuevo porque sentí cómo me subía la leche. Ese pinchazo calambrito que te atraviesa el pecho. Y no amamantando a nadie. Así que como mi suegra me dijo que también le pasó en su tercera gestación y ya había sentidoyo eso en mi segunda, decidí que sí. Y a los dos días lo confirmé antes de la primera falta.
Éste ha sido un embarazo Zzzz…Zzz.. como los otros. Al principio podía hacer cosas hasta que llegué a la semana 8en la que ya dejé de hacer cosas para tirarme a dormir. Y luego llegaron las náuseas. Matuninas, vespertinas y nocturnas.¡Qué asco! estómago revuelto a todas horas y salíamos a dar un paseíto con Tia Mono y allá que en el sitio más selecto de la ciudad, allí mismo echaba yo toda la pota. Escondida detrás de unos contenedores. Sin que nadie me viera, porque a mi eso me da vergüencita…y así hasta la semana 18…
Mientras duró el tercer trimestre, me desvanecí, dormí,me mareé, me cansé, me agoté, me fui a un spa y no sé qué me pasó pero parecía como si me hubiera hecho pis encima :S y fui a urgencias una vez cada dos semanas. Ah! y comía Nutella y cereales con colacao como si no hubiera un mañana; me daba cada bajón de azúcar…
En el segundo trimestre me contré mucho mejor, mucho más fuerte y sin complicaciones, más que las dichosas gastroenteritis de Gnomita mayor que hacían que siguiera potando.
Menos mal que no engordé tanto, la gnomita chica venía pidiendo dulce porque me he dado cada atracón…
El tercer trimestre ya empezó con una tripa considerable. Menor que la que tuve con Gnomita, pero amplia. No sé en qué momento decidí tomármelo con más calma, aún. Así que con la llegadade las lluvias, la menda dejó de ir al parque y empezó su reposo. Hemos hecho Gnomita y yo miles de actividades y juegos juntas y sobre todo hemos visto películas de princesas. Nos encantan.
En la recta final, ya sabéis que la gnomita de dentro, decidió empezar su huelga de hambre y optó por dejar ya de comer que iba a nacer muy gorda. Así que empezó mi reposo relativo y con él vino mi súper descanso y las apuestas sobre la FPP!!
A ver qué pasa. Obviamente con todo lo que tengo que organizar y la visita al médico, esto es una entrada programada, ya os contarépero yo me sigo inclinando por la 41.

Desanimando a una primeriza.. Feliz 2013!

Compartir
Tuitear
Compartir

Son casi las tres de la madrugada y me acabo de acostar. Hoy he estado celebrando mi fin de año con mis amigas. He ido a un bar, toma. Como sigo de reposo pues he reposado mi cuerpito en una silla y hemos tomado algo..jejej nos hemos reído. Me encanta. Hoy me he sentido Charlotte de SNY y aunque ligeramente fuera de onda, he empatizado con ellas. Es divertida la vida de amigas. Aunque ahora que lo pienso ni me he arreglado ni me maquillado ni mucho menos me he peinado…soy madre no? Y encima estoy preñada de una gnomita canija asi que, qué más da? Mi amiga Rizos acaba de ser tia. Está aprendiendo a pasos a agigantados esto de la crianza. Su hermana está destruída, obviamente; dice que tiene la cara de otra por el cansancio, por no dormir, por intentar dar el pecho y no saber qué pasa, vamos por haber tenido un bebé, básicamente. La otra hermana, nulípara, le ha dicho que se maquille. Jeje.. cómo se nota que no ha parido. Qué desgarrador! sin duda el parto, especialmente con epidural, no es nada. No sientes, empujas, pero no sientes. Cuando vuelves a sentir es cuando empieza la fiesta. Y sobre todo cuando empieza el bebé a pedir guerrilla. ¿Qué consejos se le pueden dar a una mamá reciente?
1. Sí, todo lo que te está pasando es normal. Nos ha pasado a todas y si hay alguna a la que no, a su prima o a su amiga también le pasó. NO ESTÁS SOLA.
2. Sí, no dormir va a ser tu día a día durante…seis meses? al menos. Pero ya nunca volverás a dormir igual.
3. Sí, la incontinencia te acompaña. Tendrás varios pasos para volver a ser quien fuiste: Kegel, bolas y pesas. Ejercítate mona!
4. Sí, la leche tarda en subir. Hay que despertar al bebé cada tres horas y si no, al pecho cada hora. Ahí a estimular. Mucho piel con piel y a pedir ayuda. Sí, hay ayuda.
5. Sí, los puntos tiran. No duelen, tiran. Te sientas, y te tiran. Toses, y te tiran. Te ríes, jolín…encima de que te ríes, te tiran y después te entra tos. Tranquila, no se te saltarán.
6. Sí, te llegan visitas. Te llegaron al hospital pero el circo está por llegar. Te llegarán a casa y cuando pase la vorágine y tu familia vuelva a su rutina y tú duermas aprovechando la siesta del bebé, seguirá viniendo alguien que te jorobe porque crea que éstas no son horas de dormir. Reza para que no sea tu suegra jeje…
7. Sí, tú estás recuperándote y cuentas con la ayuda del papá, con suerte, pero esa suerte acabará y el papá volverá a trabajar para mantener a la familia y tú…, tú eres el pilar de la familia. No decaigas, se espera mucho de tí y tú misma lo harás todo. Alimentarás, asearás, vestirás, pasearás, vigilarás, cuidarás y con mucha suerte delegarás un poco y te lavarás el pelo, elegirás un conjuntito mono y dejarás los tacones… Total, te duele la espalda.
8. Llorarás y sí, es normal. Tendrás tu baby blues y las hormonas te gastarán una broma pesada pero reza para que se quede ahí. Dos semanitas llorando son suficientes.
9. Sí, eres dependiente. No puedes cocinar, barrer, lavar, tender o planchar. Irás pudiendo poco a poco, pero por ahora no. Lo peor es que necesitas vestirte y alimentarte porque la ropa se puede llevar arrugada y el suelo con pelusas que saludan queda hasta mono.
10. Lo único bueno que tiene esto es tu bebé. Disfrútalo, quiérelo con ese hálito de vida que te queda y grábalo en tu memoria porque será único y acabará pronto. Después cuando te des cuenta, te estará abriendo el monedero para irse de botellón con sus amigas a una fiesta a la que va todo el mundo y que además de ser prefindeaño, es por su cumple ¿vale? que por si se te había olvidado, es cada 27 de diciembre.

Desanimando a una primeriza.. Feliz 2013!

Compartir
Tuitear
Compartir

Son casi las tres de la madrugada y me acabo de acostar. Hoy he estado celebrando mi fin de año con mis amigas. He ido a un bar, toma. Como sigo de reposo pues he reposado mi cuerpito en una silla y hemos tomado algo..jejej nos hemos reído. Me encanta. Hoy me he sentido Charlotte de SNY y aunque ligeramente fuera de onda, he empatizado con ellas. Es divertida la vida de amigas. Aunque ahora que lo pienso ni me he arreglado ni me maquillado ni mucho menos me he peinado…soy madre no? Y encima estoy preñada de una gnomita canija asi que, qué más da? Mi amiga Rizos acaba de ser tia. Está aprendiendo a pasos a agigantados esto de la crianza. Su hermana está destruída, obviamente; dice que tiene la cara de otra por el cansancio, por no dormir, por intentar dar el pecho y no saber qué pasa, vamos por haber tenido un bebé, básicamente. La otra hermana, nulípara, le ha dicho que se maquille. Jeje.. cómo se nota que no ha parido. Qué desgarrador! sin duda el parto, especialmente con epidural, no es nada. No sientes, empujas, pero no sientes. Cuando vuelves a sentir es cuando empieza la fiesta. Y sobre todo cuando empieza el bebé a pedir guerrilla. ¿Qué consejos se le pueden dar a una mamá reciente?
1. Sí, todo lo que te está pasando es normal. Nos ha pasado a todas y si hay alguna a la que no, a su prima o a su amiga también le pasó. NO ESTÁS SOLA.
2. Sí, no dormir va a ser tu día a día durante…seis meses? al menos. Pero ya nunca volverás a dormir igual.
3. Sí, la incontinencia te acompaña. Tendrás varios pasos para volver a ser quien fuiste: Kegel, bolas y pesas. Ejercítate mona!
4. Sí, la leche tarda en subir. Hay que despertar al bebé cada tres horas y si no, al pecho cada hora. Ahí a estimular. Mucho piel con piel y a pedir ayuda. Sí, hay ayuda.
5. Sí, los puntos tiran. No duelen, tiran. Te sientas, y te tiran. Toses, y te tiran. Te ríes, jolín…encima de que te ríes, te tiran y después te entra tos. Tranquila, no se te saltarán.
6. Sí, te llegan visitas. Te llegaron al hospital pero el circo está por llegar. Te llegarán a casa y cuando pase la vorágine y tu familia vuelva a su rutina y tú duermas aprovechando la siesta del bebé, seguirá viniendo alguien que te jorobe porque crea que éstas no son horas de dormir. Reza para que no sea tu suegra jeje…
7. Sí, tú estás recuperándote y cuentas con la ayuda del papá, con suerte, pero esa suerte acabará y el papá volverá a trabajar para mantener a la familia y tú…, tú eres el pilar de la familia. No decaigas, se espera mucho de tí y tú misma lo harás todo. Alimentarás, asearás, vestirás, pasearás, vigilarás, cuidarás y con mucha suerte delegarás un poco y te lavarás el pelo, elegirás un conjuntito mono y dejarás los tacones… Total, te duele la espalda.
8. Llorarás y sí, es normal. Tendrás tu baby blues y las hormonas te gastarán una broma pesada pero reza para que se quede ahí. Dos semanitas llorando son suficientes.
9. Sí, eres dependiente. No puedes cocinar, barrer, lavar, tender o planchar. Irás pudiendo poco a poco, pero por ahora no. Lo peor es que necesitas vestirte y alimentarte porque la ropa se puede llevar arrugada y el suelo con pelusas que saludan queda hasta mono.
10. Lo único bueno que tiene esto es tu bebé. Disfrútalo, quiérelo con ese hálito de vida que te queda y grábalo en tu memoria porque será único y acabará pronto. Después cuando te des cuenta, te estará abriendo el monedero para irse de botellón con sus amigas a una fiesta a la que va todo el mundo y que además de ser prefindeaño, es por su cumple ¿vale? que por si se te había olvidado, es cada 27 de diciembre.

Bebé a bordo…!!

Compartir
Tuitear
Compartir

Pues como todos ustedes sabrán aqui mamá Gnomo está gestando otra gnomita para hacer sus días más felices y que su vida quede llena de diversión y locura insomne. Les he dicho ya que éste es un miedoembarazo porque como una es así de…no sé, de colgá, pues me imagino que lo que me pasa no es normal.
En verdad es todo, como no diría Alfonso Ussía, Súpernormal. Me hallo pues en la semana 34 recién estrenada hoy. Flamante semana. Inaugurada con la reaparición de las náuseas matutinas, -por favor dejen de leer, es el momento en que esto se va poner escatológico- y volver a los vómitos en ayunas de bilis. No contenta con esto la nueva gnomita ha decidido que vuelva a vomitar a la hora de la merienda…
Y vuelvo a estar llena de ascos por la comida, olores y mareada. ¿Por qué? Debería estar devorando menús de comida basura por las esquinas, soñando con chocolate con churros o turrón con mantecados y en vez de eso, me saliva la boca y me entra fatiga.
He adelgazado un kilo, en vez de ponerlo. Me siento gorda de igual manera pero me duele la barriga a los lados de los esfuerzos de las vomitonas…
Tengo una analítica perfecta que el médico se pidió para él. Gozo de una inmejorable salud y la gnomita chica, también gracias a Dios. Pero la jodía no podía estarse quietecita y esperar a nacer así, como sin que yo me diese cuenta. No. Ella tiene que demostrar su personalidad desde bien pronto para que sepamos que ya está aqui, dentro, pero aqui.
Supongo que esto será normal no? Porque por lo demás a mí no me pasa nada aunque ya planea sobre mi cabeza la idea de pasarme a darme una vueltecita por urgencias para que me confirmen que todo sigue bien y que entro en la categoría de psicópatas que van al hospital por nada…
¿NO ES FABULOSO EL EMBARAZO? Ciertamente para mí que no he tenido ninguna complicación ni en éste ni en el de Gnomita, los embarazos me favorecen, al menos a mis ojos, me siento muy guapa y genial con engordar sólo la panza. Eso sí, barriga tengo para tener dos o tres ahí metidos. Cualquier día termino de perder el centro de gravedad y caigo de boca, pero llevo el carrito de Gnomita así que no me preocupa, ella me salvará. Jajaja.
Esto acabará pronto… Mejor ni pensarlo, el miedoparto me acecha con su correspondiente, y aún mayor, miedopostparto.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar