Gnomita y la bruja.

Compartir
Tuitear
Compartir

Sucedió una semana antes de Semana Santa. Nadie se lo podía llegar a imaginar. Pero fue así. De repente, cual champiñón, surgió de la nada una señal de tráfico que impedía aparcar; pero no pusieron muchas, no. Pusieron nada más que una al final de la calle y si no se aparcaba ahí, no se veía y esto fue lo que pasó.
Hecha esta introducción procederé a contar la historia de la grúa.
Íbamos de paseíto, uno de los tantos que nos metemos por el cuerpo las gnomitas, tia Mono y yo por el centro de la ciudad. Tia Mono aparcó el coche y ¡hala! a enredar por las calles y tiendas de la ciudad. Como siempre fuimos al cortinglé y nos llenamos de bolsas. Compramos el pan, nos trajimos unos encarguitos de tia Mono y no sé qué más, lo cierto es que llevábamos el carrito petado, que no cabíamos por las puertas y en esto que miramos el reloj y eran las dos y media. De vuelta a casa a la de ya porque hay que preparar la comida y no me va a dar tiempo. Esto es muy estilo Gnoma. Siempre voy to the limit.
A esto, de camino a casa, vamos viendo que los coches que estaban en la acera aparcados ya no están. No. De hecho lo que había era un cordón de la Policía Local que había sustituído la hilera de coches que estaban frente a casa. o.O
Jajajajajjaja el miedito empezó a invadir el cuerpecito de la Tia Mono…jejeje su coche no estaba.
Estupefacta empezó a buscar su automóvil. Oh, oh… pero si todavía no es Semana Santa, pero si es Miércoles de Pasión… si no hay cofradías hasta el Viernes de Dolores!! ¿Por quéééé?

Sí…esto es típico de la idiosincracia de la ciudad
¿De dónde es usted, de Burgos?
Así que raudas y veloces nos metemos en casa y llamamos al depósito de la ciudad porque no habían tenido ni siquiera la decencia de dejarnos una pegatina de color amarillo o naranja fosforito (flúor) para confirmarnos el paradero del vehículo. Totalmente nerviosas, llamamos y tia Mono cogió el dinerito y fue a por su coche. Hasta ahí bien.
Llegó la hora de la siesta y la Gnomita dijo que nanai. Que no. Que ella no se iba a dormir. 
¿Pero por qué Gnomi? -Porque no mamá. No quiero a dormir. -Pero hija que tienes que acostarte no vayamos a empezar eh? -Que no, no y no. Que viene la bruja – ¿La qué? – La bruja, mamá, viene la bruja -Anda ya, ¡¡Qué bruja ni bruja!! -que sí mamá, que viene la bruja, y se lleva el coche de tia Mono y no puede ir a trabajá. -Nooooo….!!!  es la grúa, gnomita, la grúa. -Que no mamá, que es la biuja y se lleva el coche de tia Mono y el dinerito de papá!! 
¡¡Grúa maldita le has provocado pesadillas a toda la familia!!

¡¡¡Fuego a discreción!!!

Compartir
Tuitear
Compartir

Jajajajaja aún me estoy riendo. Pongámonos en antecedentes: tia Mono es la madrina de la chica, bueno será cuando deje de ser morita. Así que ella ejerce desde que lo supo el día de los Reyes Magos, hasta entonces le decía a la mayor que ella iba a ser su favorita, cosa que sigue diciéndole por cierto ahora que lo pienso. Bueno, pues ambas gnomitas son muy diferentes, por ejemplo la mayor no cogió el pecho y la chica reptó hacía él tras salir de mi tripa. La mayor no comía, la chica me devora. La mayor no dormía, la chica hasta hoy lo hace cual lirón. Y entre comer y dormir está o conmigo o en el carro o moisés, y claro tia Mono me ayuda con la mayor sobre todo. Y hoy, la mayor acostada, la chica dormida y tia Mono que me dice “ay!! Déjame coger a mi cariño”. No tia…que está dormida “pero es que ella es mi cariño”. Bueeeno vale si te pones así… Cojo a la chica, se la paso y me dice “tia, tiene caca!” Nooo! De verdad? pues si está dormida “hay que cambiarla” bueno, espérate a la toma.
Pasan 15 minutos y tia Mono me inquiere “¿La vas a cambiar o qué?” uff verdad. Se va a enfadar, càmbiala tú. Acerco pañales, toallitas y crema.
Mi preciosa y pequeña gnomita dormida se estira y sigue durmiendo y la tia Mono empieza a jorobarla y quitarle los pañales. Ella se estira. Tia Mono coge toallitas. Ella se estira. Tia Mono coge el pañal y quita el anterior y ella se estira y…puagh!! Se hace caca en forma de chorro que sale disparado a propulsión sobre la camiseta y pantalón pijamero de Mono. Jajaja. Parecía una peli americana!! Jajaja.
La mayor nunca necesitó tener un cambiador porque jamás hizo nada a destiempo pero la chica..! Jajaja y cuando cojo otro pañal y le limpia Mono las piernas y se tapa el desaguisado, va la chica y… PIPÌ!! obviamente sobre Mono. Jajajaja. Hecha un cuadro y después de comer, me pide a su cariño de nuevo. “se va a hacer caca otra vez Mono”, ¿Más? No creo. En efecto. Gnomita chica esta vez le vomitó. Obviamente se tuvo que cambiar de pijama. La mayor nunca potaba..

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar