La Shula. Episodio V.

Compartir
Tuitear
Compartir

El de las llamadas a la guarde

Cuando “el pada” de mamagnomo, es decir, mi cuñao, lea este post, va a descojxxarse, porque no voy a tener más remedio que darle la razón.

Tengo un conejito de mascota, uno de verdad, que se llama “cosa”. Lo tengo desde antes que naciera la bola. El pada en cuestión se metía conmigo continuamente porque decía que Lo sobreprotegia demasiado… no es que yo Lo niegue, pero a mi entender no es tanto sobreproteccion como un cariño muy fuerte. La cosa es q el pada, cuando me quedé embarazada, me decía: Ofu, habrá que verte con tú bebé, vas a ser la típica madre pesada, sobreprotectora…. Por supuesto yo negaba tal afirmación, asegurando que yo no protegeria a mi bebé más de Lo necesario… Y donde dije digo, digo Diego. Está claro.

He sido consciente de tal sobreproteccion (y esto no quiere decir que no.Lo fuera antes) con la.guarde. Bendita guarde. Bendita seños que me tienen que aguantar.

Sabéis la típica madre, que pertenece al AMPA, que prepara magdalenas para las fiestas del colegio, que se ofrece voluntaria para llevar a los niños de excursión y organizar la fiesta fin de curso???. Esa seré yo. Ahora estoy en una versión más light y algo menos conocida…en modo guarde.

Por supuesto, el.primer dia de guarde(en el.período de adaptación) hay estuve yo. La.primera que llegó, y la última que se fue. No me.conforme con cuidar a la bola, Sino que me.ofrecí voluntaria, o más bien me autoproclame, madresustituta de los niños que iban sin madres. Sí, esa era yo. Le daba abrazos y besos a los otros niños, porque lloraban desconsoldamente, les cantaba canciones, los ponía a jugar con la bola…Sí, esa era yo. Incluso, hubo un momento que ejercí de madresustituta de una niña…que resulta que tenía a Su madre al.lado…Ay! Sí, esa fui yo.

Bueno, a Lo que iba. Cuando acabamos el.período de adaptación, y por supuesto hablo en plural, porque yo también Lo necesitaba, la directora de la guardé, bendita sea, mando un email a todos los papás, con el funcionamiento del centro. Y tuvo a bien decir que los padres podíamos llamar cada vez que quisiéramos para preguntar por nuestros hijos (la pobre no sabía a quién le mandaba eso!!). Pero es que además daba 3 números diferentes de telefono( la pobre, la pobre).

Desde entonces, comencé a llamar todos los días…al menos una vez… y aunque tenga miedo a reconocerlo por mi cuñao…”en ocasiones veo…que fueron dos veces”. A mi pobre seño la tenía que traer por.la.calle de la amargura. Me la.imagino cambiando los pañales con una mano y con la otra hablando conmigo diciéndome: la bola está muy bien, ha jugado mucho, ha dormido una siesta, ha comido todo el desayuno. Cosas que por otro lado, la pobre me apuntaba luego en la.agenda.

Quizás debería haberme dado cuenta de Lo pesada que estaba siendo cuando me cogían el fijo (llamando yo desde el fijo de mi consulta) y mi seño me decía: hola mimamatrabaja!. O cuando las seños de las clases del otro edificio (a las que yo no veo) cogían el teléfono, y cuando les decía: soy mimamatrabaja, me contestaban: ah, la madre de la bola!. O cuando otra seño, le pasó el teléfono a mi seño diciéndole: es la seño mimamatrabaja (ya me.consideraban una más en la guarde).

Pues sí, esa era yo. Pero todo llega a Su fin… Lo malo es que el.fin no Lo puse yo. Jamás hubiera podido parar. Mi seño tuvo una idea genial! Me grabó en Su móvil y me escribía por whatsap!! Q lista es mi seño! Como diría mi cuñao: seguro que pensó, mimamatrabaja tiene que dejar de llamar continuamente ya! Voy a mandarle una foto de la bola y así me deja tranquila!.

Lo que no tuvo en.cuenta mi seño fue que al mandarme whatsap, yo no iba a dejar de ser pesada…iba a ser todavía más pesada!! Pobre mi seño!! De hecho, son las 22:30 de la noche y nos estamos escribiendo whatsap…

Lo que mejor ha salido de toda está historia, es que vía whatsap, me he hecho bastante amiga de mi seño. Y sí la sobreproteccion tiene como daño colateral conocer gente que vale millones, me pido ser sobreprotectora siempre!!!

La Shula. Episodio IV.

Compartir
Tuitear
Compartir

El de mi doula

Mamagnomo (Su nombre blogero, para mi la titi) y yo compartimos maternidad por whatsap…sí hubiéramos sabido de los blogs, verdad titi?? Nuestras niñas se llevan tres meses de diferencia, así que mamagnomo me iba adelantando todos los pasos del embarazo, parto (aunque gracias a dios ella fue muy prudente y me oculto la realidad de Su parto para que yo no me cagara), y del puerperio o como se llame, es decir, del cuidado del bebé. Ella era mi doula whatsapera.

Sí la bola tenía hipo en mi barriga, allí estaba mi doula explicandome que le.pasaba a mi bebé. Sí tenía ardores, allí estaba mi doula diciéndome Lo que me.tenía que tomar y que tenía que hacer. Sí lloraba desesperada porque hacia 40 grados de.calor y la.bola no salía de mi y yo no me podía mover y no hacia más que tumbarme en el.sofá y ver series (ahora lloro por no.poder hacer eso, Lo que es la vida), pues allí estaba mi doula.

Recuerdo un dia que mi.doula, ejerciendo como tal, me llevó de compras de premama. Ella tenía ya un barrigón que daba susto (aunque el.suyo daba susto desde el cuarto mes), y yo tenía una barriguita que más bien parecía barriguita cervecera, pero que yo marcaba toda entusiasmada aunque la gente ni me preguntara sí estaba preñá por miedo a meter la pata. Pues como decia, me llevó de compras de premama a HyM. También me llevó de compras para “todolonecesario” para la bola. Madre mía, me hablaba de patucos, peleles, batones, maxicoxis, gasas, arruyos(o algo así). Ay! Dios mío! Como.me agobie! No tenía ni idea de que el.lenguaje castellano era tan rico como para llamarle a los zapatitos de bebes, patucos. Y total, para que?, sí no va a andar y va a nacer en agosto, para que xxxx quiero yo patucos??? Pues nada, los compré, porque era parte de todolonecesario.

Mi doula me.dejaba flipada, porque sabía de todo, y era primerizas y no tenía hermanos pequeños, ni primos, ni nada de nada…. Ella todo Lo.leía por Internet y estaba tan puesta… y yo que tenía un montón de primos no sabía ni Lo que era el.maxicoxi… iba a ser una mala madre…

Pero mi doula Lo evitó..cuando nació la gnomita, me la prestaba para que le sacara los.gases y le cambiara los.dodotis, y viera para que servían las gasas, los maxicoxis, los arruyos (que sigo sin saber sí realmente es Lo que yo creo q es) y demás enseres absolutamente IN- necesarios (de aquí excluyo las gasas que me salvaron la vida).

Desde entonces,el número de whatsap que nos podemos escribir a Lo largo del dia mamagnomo y yo  es escandaloso. De hecho hay noches que me da miedo escribirle porque se que nos liamos (bueno, ella me lía, yo me dejó liar).

Lo malo de la doula, es que ha acabado por sustituir a mis charlas con mi marío en la cama antes de dormir. Lo cual hace a mi marío super super feliz xq el lee el Twitter tranquilamente sin que yo le bombardee a preguntas… Aunque estoy segura de que mi terapeuta de pareja, alias la torbellino, me Lo desancosejaria fervientemente sí se enterara…

Pues hace ya tiempecito que no guasapeamos Shula!! Pero bueno, tú empolla a tu huevito que ya hablaremos, ya…jejeje

La Shula. Episodio III.

Compartir
Tuitear
Compartir

El de la bola y el hermanito.

El mes pasado mi marío y yo nos enteramos de que estábamos embarazados otra vez! Fue una alegría inmensa, y he de decir que fue un momento mucho más bonito y romántico de Lo que Lo fue con la bola… pero esto ya Lo contaré en otro post.

Al enterarnos, yo, como buena psicóloga, comencé a plantearme que sería Lo mejor para la salud mental de la bola: decirle que iba a tener un hermanito, o esperar (como la casa real) a cumplir los 3 meses. Así que hablé con mi psicologa infantil, la Lu. Ella, muy sería, en modo psicologa (que no amiga) me explicó que Lo mejor era esperar un poco por Lo que pudiera pasar. Por supuesto, yo a mi psicóloga (en contraposición a algunos de mis pacientes) siempre le hago caso.

Así que claro, cuando empezamos a contarlo a la familia y amigos, sí la bola estaba delante, teníamos mucho cuidado. Decíamos: “estoy embarazada, pero ella no Lo sabe”. Obviamente la bola no se enteraba de nada, porque claro, Lo decíamos muy bien. Imposible que la bola entendiera que es estar embarazada.  Que listos somos mi marío y yo.

Hace dos semanas pusieron en la televisión el documental “En el vientre materno”. Que ilusión, con la bola no había podido verlo porque en internet estaba censurado. Que bien! Vamos a verlo! Y claro, la bola por allí por el salón dando vueltas. En esto que voy un momento a la cocina, y oigo la siguiente conversación entre la bola y mi marío:

Mi marío: mira, blanca, esa mujer está embarazada.
La bola: sí, mamá, bebé.

Toma ya!!! Y ahora que???

No me daba tiempo a llamar a mi psicologa infantil…ay dios mío…  Pues nada, de perdidos al río.

Yo: marío, no crees q ya es el momento
Mi marío: sí (con cara, gesto y tono de flipado).

Así que me senté junto a ellos en el sofá. Quería darle toda la importancia al momento porque realmente se la merecía. Y así siguió la conversación:

Yo: bola, sabes que vas a tener un hermanito?
La bola: sí

Ea. Fin de la conversación. La bola Lo sabía todo, y nosotros haciendo el imbécil.

Desde entonces ya no infravaloro a mi hija, y doy por sentado que sabe cosas que yo creo que no sabe. Mi psicologa infantil Lu me dijo que tampoco pasaba nada sí la bola sabía que venía un hermanito, pero que tuviera más cuidado con otras conversaciones que tuviéramos delante de ella, porque la niña nos había dejado claro que se coscaba de más de Lo que pensábamos.

Y desde entonces, la bola no entiende porque el hermanito no sale ya a jugar con ella, y me araña la barriga para intentar sacarlo. Yo le digo que el.hermanito saldrá cuando la barriga de mamá se.ponga gorda, gorda, gorda. Y la bola, que es muy de relacionar cosas, hoy me ha soltado esto.

Yo: bola, no puedes comer más yogur porque te vas a poner gorda, gorda, gorda

La bola: el hermanito viene??

Ea, voy a llamar mi psicóloga infantil porque ya no se como manejar esto…

Jeje…yo me pintaba un muñeco en la barriga y Gnomita me ayudaba a pintar al hermanito. De todas formas la Bola me vio a mi muy embarazada de la Chica y algo le impresionaría, ¿no?.

La Shula. Episodio II.

Compartir
Tuitear
Compartir

La Shula y las torrijas.
Ya ha llegado la semana santa. Este año, como viene siendo costumbre, llueve todos los días. Y a pesar de que yo no soy muy capillita, en el fondo me ha dado un poco de pena eso de no tener nada que hacer durante las vacaciones.
Así que, como viene siendo costumbre en mi últimamente, sí no tengo nada que hacer, me Lo invento…
Siempre le digo a mis pacientes que me hagan una lista con las que cosas que le gusté hacer (del tipo: pasear, ir al cine…). Luego les explicó que todos debemos hacer las.cosas que ponemos en nuestra lista. Pero no simplemente hacerlas, Sino disfrutar de Lo que estamos haciendo. Les explicó que no vale de nada, por ejemplo, pasear mientras hablas por telefono de trabajo o mientras piensas en el problema que tienes con tú marío… Que bien, que buenos consejos doy…
Pues bien, mi primer punto en mi lista siempre ha sido cocinar. Disfruto cocinando, amo la cocina, veo programas de cocina, leo libros de cocina. Estoy en un punto entre Brie Vandekam y Mónica Geller. Así que, viendo el plan pasado por agua de semana santa, y aprovechando que el lunes santo me tenía que quedar en casa, pensé: voy a hacer torrijas!! Óle, óle, óle! Que orgullosa estaba de mi misma! Iba a disfrutar haciendo Lo que me gustaba!
Una mierdx…
Primero me puse a cocinar un potaje de garbanzos que tenía que hacer obligatoriamente, principalmente porque no teníamos comida para ese lunes santo. Y cuando acabe con el potaje…entonces me puse con las torrijas. Y como era la primera vez, me las inventé. Y como eran las dos menos veinte, las hice deprisa porque tenía que ir a por la bola a la guarde. Bendita guarde.
Sin recoger la cocina, porque ya había entrado en modo estrés, me fui a por la bola. Y como siempre me puse a charlar con mi seño, bendita seño. Y a charlar. Y a charlar. Oye, y en esto que te metes en la conversación tanto que te flipas…y oye, que acabe diciéndole que al dia siguiente le llevaba torrijas para todos los niños de la guardé. Ea! Ya la había liado.
Pero es que llegó a casa y me escribe mi hermana diciéndome que mañana vamos a merendar ella, yo y mis 10 primas más a Su casa. Pero oye, que cojo yo y le digo que le llevo torrijas…(y está vez no hubo charla de por medio, parece que simplemente se me fundio un cable…).
Así que, con el potaje de garbanzos todavía en la boca, me voy al mercadona a comprar pan, porque obviamente ya no tenía torrijas para 15 niños, 4 seños y 12 primas…que eso es mucho pan… y mucha leche…y mucho huevo…(del que por cierto había pasado en mis primeras torrijas inventadas. Menos mal que siempre recurrimos a las abuelas que ellas, aunque se inventen las recetas, siempre dan en el clavo).
Así que así transcurrió mi lunes santo. Cocinar, cociné. Pero disfrutar, no disfruté. Resulta que va a ser verdad eso de “consejos vendo, y para mi no tengo”.  Espero que este post nunca llegué a manos de ningun paciente, porque sí no me da que van a dejar de comprar mis consejos…lógico y normal.
Jejeje..sin comentarios Shula!! La verdad es que acabo de leerlo y vaya lote de torrijas… !

La Shula. Episodio I.

Compartir
Tuitear
Compartir

Quién soy y por que estoy aquí
Soy una mamá trabajadora, psicologa y empresaria, con una hija que es Lo más maravilloso del mundo, y con un sentimiento de culpabilidad que me tiene en vilo todo el dia.

Estoy aquí por que mi amiga “la titi” para mi, para los demás mamagnomo,  me ha liado. Siempre me lía. Por supuesto ella dirá que no ha hecho nada, y realmente Lo único q ha hecho la pobre es tener un blog genial, que ha hecho que me entre el gusanillo de escribir. Según mi abuela, yo tenía que haber sido escritora. Pero ya sabemos que las abuelas no cuentan

.
Como decía, soy una mamá trabajadora, muy mamá y muy trabajadora, y obviamente, conciliar ambas cosas es muy muy complicado. Mi vida, desde hace 13 meses, que me reincorporé al trabajo, es un dilema continuo. Cuando estoy en modo madre, me siento culpable por no estar haciendo Lo que tengo q hacer de trabajo, y culpable, por estar con el teléfono pegada y con el whatsap-email-google a tope. De hecho, mi hija, protagonista única de este blog, con sus 17 meses, cuando oye el teléfono de la consulta llora y dice:”a callar”. Y a mi se me parte el alma, fundamentalmente porque Lo tengo que coger. Y cuando estoy en modo trabajadora, me siento culpable porque mi hija está en la guardé (feliz de la vida realmente, pero eso a mi no me basta, porque no estoy con ella), o con cualquier canguro-familiar, que por suerte, cuento con muchos muy muy dispuestos a cuidarla.

Y ese dilema, como decía, está ahí, presente todo el día. Y por eso voy corriendo a todos lados, meto la pata bastante a menudo, me descuido yo, descuido a “mi marío”, mi hermana me soluciona los recados y mi dejadez, y gracias a que mis amigas son mis compañeras de trabajo, si no, no tendría amigas…

Y sobre esto irá este blog. Pensé titularlo “como ser madre trabajadora y no morir en el intento”, pero como no estoy muy segura de no morir en el intento, Lo he dejado simplemente en madre trabajadora, porque Lo que sí se, es que de esto, no puedo dar consejos…

Esta es la presentación de la Shula busca espacio,con Bola y Huevo. La escribió hace tiempo y la Bola tiene ya 19 meses. La Shula sigue trabajando mucho y ampliando el negocio mientras que yo cada vez soy más Mary. Así que por eso necesita este soporte.

La Shula.

Compartir
Tuitear
Compartir

La Shula no tiene blog y necesita acomodo. Mi Shula es mayor que yo. Sí. Por lo menos 25 días y eso se nota; además trabaja así que no tiene tiempo para poder desfogar escribiendo y nos lee ocultamente. Ella me apoyó y fue mi manager en esto del blog, mi señor esposo también, que conste.
La Shula tiene un nombre bien bonito que comparte con mi madre y con mi hermana, la tia Mono, y con otra de mis más queridas amigas, la rubia hermosa.
La Shula se ganó su mote a base de contarme sus ideas y yo responderle al modo de Sanlúcar de Barrameda ¿Qué paza/dices/haces Shula? No es elegante ni mucho menos pero Shula me evoca sentimientos de cariño, nostalgia y de ingenuidad. Shula me llamaba Palomeque cuando vivía y yo comía Ropa Vieja de Maleni. Recuerdos deliciosos. Por eso mi Shula se llama así.
Pero no se equivoquen, mi Shula y yo chocamos de frente. Dos locomotoras, literalmente eso de loco-motoras, con afán de general del ejército y poseedoras de una verdad absoluta indiscutible y una dote de mando encauzada a través de un dedo índice amenazador.
¿Qué pasa entonces? Que surge el amor odio. La Shula y yo nos amamodiamos a la vez. A veces así y a veces al revés. Lo cierto es que ella era amiga de un amigo del esposo de quién se hizo muy amiga, por quien su hermana se convirtió en la ahijada del esposo, pero mi Shula dejó de ser tan amiga del esposo para ser muy buena amiga mía porque ella es la madre de la Bola que es tres meses menor que Gnomita mayor y ya fuimos inseparables hasta que empezamos a pelearnos. ¿Ha quedado claro? pues eso.
A esta colaboración la iba a llamar el rincón de la Shula ahora con Bola. Pero no me gusta. Quería hacer una sección de indeterminada duración y participación. La Shula trabaja. Ah! Y espera bebé, así que quizás escriba un par de post y se acabó o bien le de por abrirse un blog también. No se sabe.
Llamaré a la sección “La Shula busca espacio” a ver qué se cuenta. De a partir de ahora ése será su rincón, como el de Antonia y Omaíta. Yo me colaré por su sección cuando quiera que para eso es mi blog y YO mando jajajajajaja. Pero sus textos serán íntegramente shulescos y propiedad de ella y de su Bola, tan mona ella…
Así que “señolas y señoles, hablen muy fuelte, que vienen los Reyes Magos a traer juguetes a los niños buenos que se portan muy bien. Pero los Reyes Magos san io” Así lo presentaría Gnomita Mayor y así lo hago yo, que disfruten de la Shula, laBola y el Huevo (acabo de bautizarlo).
Bienvenida amiga!!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar