Ropa de embarazada

Compartir
Tuitear
Compartir

Como ya sabéis más que de sobra esta madre espera a su tercera hija, pese a ser el cuarto embarazo, y desde -bueno, especialmente- el primer embarazo me surgió la duda de qué ropa ponerme.
Al principio, en el primer bombo allá por 2010, mis tejidos estaban fuertes y la barriga tardó lo suyo en salir (pero cuando salió, salió) y no fue hasta el casi quinto mes cuando me dije “necesito irme de compras”. La barriguita cervecera que parece que tenía iba abriendo paso a una barrigola interesante.
Paseé por todas las tiendas que había en el centro. Visité las grandes (de tallaje grande), las pequeñas (de tallaje muy pequeño) y las baratas y útiles (en las que también he comprado para combinar) pero si hubo una marca que me atrajo fue Mit Mat mamá. Era un tiendita pequeña, con una dependienta que era una gran comercial vendiendo a destajo y en la que entré buscando algo mono para Navidades y Semana Santa pues necesitaba ir vestida bien, no con vaqueros.
Me probé unos vestidos, sumé la inversión y me dio susto. ¿Cómo iba a gastarme un dineral en ropa? Ropa que no me serviría más allá del embarazo… No me convencía pero era tan mona la ropa… Me fui de allí pensando en darle caña a la Visa pero con el miedo a decir “vaya mala compra”. Hoy, 5 años después me alegro enormemente de haberme decidido a comprar, todo lo que me llevé está como nuevo vamos que no tiene ni una pelotilla ni un descosido ni nada, llevan varios usos continuados a sus espaldas y en este lustro he dado buena cuenta de la calidad de los tejidos, los diseños bonitos y sobre todo de que no sólo acompaña en el embarazo sino que se sigue usando más allá de haber tenido al bebé… ¡¡¡Cosa que yo no sabía antes!!!
Mi hija Mayor nació en mayo, y por triste que suene en octubre estaba yo usando aún mi ropa premamá. Tardé en recuperarme mucho de aquel primer parto y no sabía que se le podía dar tan buen uso XD
La ropa la he usado en año tras año hasta este 2015. ¡¡Ni un invierno le he dado de tregua!!!
En los años 10 y 11 usé la ropa con la Mayor. En el 12 la usé en mi segundo embarazo. En el 12 y 13 de nuevo con mi hija la Chica y en el 14 y 15 en este embarazo actual.
La mayor parte de la ropa es de invierno porque mis niñas nacen en invierno o primavera que en Sevilla ya se sabe que con 40 grados no es buena idea estar al final del embarazo.
La combino con jerseys largos y bailarinas pues normalmente voy plana, aunque en ocasiones especiales me he puesto algo de tacón. Sobre todo sí voy a estar sentada.
Hoy Paula Atenea me ha hecho una sesión de fotografía del amor con estas prendas, hay una sesión B en la que se centra más en la temática del embarazo con la barriga al aire, pero vamos ésa vendrá la semana que viene con sorteo y todo.
Yo quería una parte en la que saliera mona, con mi ropa, maquillada, y sí, con esta gigantobarriga que tanto me gusta, pero vestida que para eso invertí en ropa premamá.
*Post patrocinado pero ya veis que real como la vida misma.
4

3

1

7

9

Aqui con mis modelos premamá haciendo de egoblogger
Aqui con mis modelos premamá haciendo de egoblogger

Gnomita egoblogger

Compartir
Tuitear
Compartir

Resulta que he decidido hacer de mi Gnomi, al menos durante el día de hoy, una auténtica egoblogger. Eso es un post llenito de fotos de la Gnomi en versión guarde.
Hoy no ha llorado ni un poco, de hecho me hace pensar que lleva ya un tiempo soñando con perderme de vista y que por eso se lanza en brazos de las seños y ni adiós nos dice a La Chica y a mí. La niña está más que adaptada, a ver si hoy que hay reunión de padres, me permiten llevarla más tiempo que tardo más yendo, viniendo y sobre todo aparcando que ella dentro de la guarrería.
Tanto ayer como hoy elegió su atuendo la moza. El primero con camisa cruda y bermudas coral con zapatillas de Zara todo. El segundo es un vestidito marinero de GAP y zapatillas de Zara. Estos outfits son todos regalo de tia Mono, la personal shopper de las Gnomis, yo las llevaría menos monas. La última palabra la tuvo la gnomita que eligió su conjunto. No veo el día en que vayan al fin de uniforme con su mochila de Minnie, regalo de Reyes, así que traída de oriente.
Le he comprado unos botines bien chulis, ventajas de ser la Mayor y única escolarizada. Os dejo las fotos de la egoblogger. Mientras, sabed que la Chica para inaugurar nuestras rutinas matutinas el primer dia de guarde vomitó todo el bibi con una habilidad perfecta ya que cayó directamente al suelo y no nos manchamos. Ella pendía del fular portabebés y sólo giró la cabeza. Mientras fui a por la fregona me encontré a la egoblogger queriendo saltar sobre el charquito. Tuve que frenarla como pude con la Chica colgada cual mono. No, ser madre no está pagado, aunque sea de una mini estrella.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar