¡Niña al agua!

Compartir
Tuitear
Compartir

Llevamos un par de semanas contándonos en casa historias de terror sobre piscinas y niños que han caído. Afortunadamente ninguno de ellos resultó malparado sino que más bien fueron tocados por el ángel de la guarda y rescatados a tiempo.
Ayer el ángel de la guarda se pasó por aqui por casa, con forma de niña rubia de maravillosos ojos azules y de seis años.
Todo empezó en julio. En casa no tenemos reja en la piscina de nunca. Nadie se ha caído. Jamás. Nunca se ha bajado la guardia. De hecho todos sostenemos que las caídas se producen por no estar atentos. Mi amiga, mi amada N, ella estaba tan tranquila en la cocina mientras que los niños jugaban en el jardín. Los niños tenían 4, 2 y 1 año. Mi vecina ordenaba la cocina. De repente cerró el grifo y le prestó atención a la mediana que entró diciendo algo con su chupete en la boca. Mientras la entendía y no, salió al jardín a ver qué pasaba y no pasaba nada. Hasta que vio la cerca de la piscina abierta y al pequeño de sus niños flotando en el agua. Espantada sacó al niño del agua, lo reanimó y el niño volvió en sí. Susto.
La clave fue confiar en la reja. Historias de niños que saltan la reja que los protege de la piscina y caen al agua con el añadido de que sí han trepado, los mayores no escalan con la misma facilidad y el rescate se complica.
Bien. Por eso aquí no hay reja. Para evitar confianzas.
Ayer vinieron unos amigos. Hablábamos mientras las niñas nadaban. Hubo un momento de esos de peleas por pistolas de agua, por los flotadores, por las pelotas… Lo normal. Nosotros charlábamos animados con los ojos puestos en el agua. De repente nos pusimos a pensar en la merienda y a repartir el bizcocho de limón con el que nos agasajaron nuestros invitados.
De repente cortaba porciones de bizcocho y dejamos de mirar la piscina. De repente dejé de oír a las niñas porque estaban jugando y estaban bien. De repente la mayor de todas, de seis años, sacó a la mía de dos del agua. Había pasado un nanosegundo. Todo fue de repente. No dio tiempo a nada. Mi niña se tiró como parte del juego, pero se había quitado los manguitos. Las otras dos niñas de 4 años jugaban dentro del agua ensimismadas. Ni se dieron cuenta. Fue la de seis la que vio que mi niña no salía del agua. La agarró y la llevó a la escalera, un trayecto de 30 centímetros, no creo que más.
No pasó nada. Mi niña lloraba porque tragó mucha agua. Las otras dos ni se enteraron. La de seis fue quien la vio y como no asomaba más que la frente de la Chica decidió cogerla.
Salvó a mi gnomi sin darse cuenta de lo que hacía pues era un acto instintivo.
Ayer no pasó nada. Niña al agua, ángel de la guarda dulce compañía en forma de rubia y en un ratito ya estaba con los manguitos puestos.
Quizás estoy dramatizando, quizás estoy exagerando, pero a mí el susto tardó en que se me pasara.
Ni verja, ni charlas ni bizcochos. No hay que bajar la guardia ni perder de vista el agua…

image
Piscina

La adaptación de la guardería de la Chica

Compartir
Tuitear
Compartir

Hace un año exactamente escribía compungida cómo sería la adaptación de la Mayor a la guarde que empezaba teniendo ella dos años y yo una angustia de primeriza bastante grande.
Recuerdo haber llorado incluso, en un ataque de propismo más de abuela que de madre, pero es que dejaba a mi niña en la guardería de manera innecesaria, porque yo no trabajaba fuera de casa y siempre me repetía que ésa era mi obligación.
La niña se fue ese primer día sin mirar hacia atrás; le puso el chupe a los que lloraban y fue la niña más feliz. Y yo me sentí tonta. Para entonces tenía otro bebé en casa y suficicente trabajo, pero ese sentimiento de culpa que no deja de sobrevolar a las madres a mí me invadía. En fin de todo se aprende.
Este año le tocó a mi gorda pequeñita. La salvajita que tenemos en casa, que le zurra a la Mayor, que le quita los juguetes, que cuando le riñes se ríe, la niña que llega después de hacer cualquier travesura y se agarra a tu pierna y te dice “Ay que te quelo” o la que te tira besos sin motivos.
Este año pasado, teniendo ella 8 meses y empezando a demandar más atención y juego que yo no le daba, me planteé mandarla a la guarde antes que a la otra pues ella ¡se aburría conmigo!
La apunté a la guarde y se quedó en lista de espera. Al cabo de un mes entró con muchísima suerte.
El 31 de agosto a las 7 de la tarde me escribieron de la guarde diciéndome que empezaba al día siguiente. No tenía ni idea y ni siquiera había preparado nada!! Pero una es resolutiva y al día siguiente iba a la guarde feliz con su mochi de Minnie llena de pañales y toallitas.
Ella entró feliz pero tener a 25 amigos llorando creo que no le gustó y salió compungida. Le preguntaba qué tal lo había pasado y sin quitarse el chupe sólo me pestañeaba -como en las pelis cuando el accidentado sólo puede mover los párpados- jajaja. Pobrecita mía. Eso le duró 3 días luego al ampliar el horario ya se acostumbró a los llorones y se dio cuenta de que se callaban y podía jugar.
A diferencia de la Mayor, ella lloró y a mí no me costó tanto dejarla. La experiencia ¿No? Mañana seguimos con la adaptación y el miércoles coincide con la de su hermana. Mis hijas de momento no la han necesitado, pero a ésta es que le ha venido hasta peor, porque iba feliz a la guarde de su hermana y se colaba y ahora le ha cogido un pelín de tirria. Pero se le pasará. 20140901_114014

La canastilla del recién nacido

Compartir
Tuitear
Compartir

Hoy le dedico mi post a una abuela muy simpática que ha aparecido por la tienda de mi amiga Vero ( elpekeshop), aqui al lado de casa. Os cuento que la señora tiene una hija que está esperando un bebé para septiembre y que a la pobre le da un poco de reparo preparar la canastilla del bebé; tanto reparo que la niña no tiene aún ni la cuna ni el carrito en casa y tampoco ropita.
Ni corta ni perezosa la abuela ha asomado por la tienda de Vero y se ha llevado algunas cositas para el bebé pero claro, no sabía exactamente qué escoger que fuera imprescindible. Yo le dije que le haría un post, tan rapidita como siempre, pero luego me he puesto a darle vueltas y no es tan fácil.
Si a día de hoy tuviera que hacer un ajuar para el bebé creo que incluiría:
– 7 Bodys de manga larga o corta según corresponda y con cierre delantero, los de meter la cabeza nunca son buena idea.
– 3 polainas de algodón que las de lana creo que pican un poco salvo que sea invierno, que entonces deben ser calentitas y me haría con un conjunto de jersey y pantaloncito.
– 5 pijamitas de algodón que con todo lo que ensucian los bebés, más vale que sobre.
– Para la clínica pondría un gorro con manoplas y patucos de algodón para que el bebé no pierda temperatura.
– 7 leotardos bien de hilo o de lana pero siempre que no fuese verano, en Sevilla ya se sabe, pero si no, los calcetines son una buenísima opción.
– 2 rebecas de primera postura al menos, aunque tener 4 siempre sería mejor por aquello de las regurgitaciones de los recién nacidos.
– 4 batones larguísimos. Yo soy muy fan de esta prenda tan clásica y tan de bebé que me vuelve loca.
– un par de bodies con cuello de batista que vienen fenomenal para ponerlos bajo las polainas o usarlos con el cubrepañal directamente, dependiendo de la época del año.
– Soy fan de las capotas, siempre que no sea agosto a las 4 de la tarde, pero por las noches, se puede. con 2 o 3 se puede apañar bien.
– 3 pares de patucos, de ellos siempre un par blanco y los otros dependiendo del tono que predomine. Los míos son rosa casi todos, claro está.
Esto en cuanto a ropa de canastilla para la casa, creo que se necesitan dos toallas, sábanas de carro que sirven para moisés, sábanas de cuna, la chichonera, el antivuelco, las gasas para las babas del bebé (esto me recuerda que me compré una prenda inútil total que se llamaba babitas y servía para retener la salivilla que se le escapase a la niña acostada en el carro y nunca la usé) y añadiría una mantita de algodón para arrullarlo y hacerle un rollito aunque sin meterle los brazos que creo que es un poco agobiante.
Aqui os dejo algunas fotos de cómo van los gnomitos de recién nacidos por casa y en la calle.

Con batón y lazo
Con batón y lazo

Con capota tejida a mano y jersey azul bebé.
Con capota tejida a mano y jersey azul bebé.
Con jersey rosa a juego con la capota y batón.
Con jersey rosa a juego con la capota y batón.

Yvosotras ¿Créeis que falta algo? ¿Cómo vestís a vuestros bebés?

¡Superamos la Alergia a la proteína de la vaca! (APLV)

Compartir
Tuitear
Compartir

Os debía este post desde principios de mes. En la penúltima visita del especialista de digestivo infantil del hospital recibí órdenes concisas de la médico en las que me decía que cuando empezara el mes de abril debía comenzar a darle yogurt a la Chica para ver si empezaba a tolerarlo. Esto lo conté ya en este post en el que os explicaba el miedo que me daba darle a la niña el alérgeno que le ocasionaba unas reacciones nada agradables.
Comenzó el presente mes y yo no tenía ni pizca de interés en empezar con la prueba del yogurt pero con la ayuda del padre gnomo me armé de valor y… le di la cuchara y el yogurt para que fuera él quien se la daba mientras yo iba cogiendo el teléfono para empezar a marcar el teléfono de urgencias por lo que pudiera pasar.
De esta manera le dio mi marido una cucharada de Yogurt y tachán!! no le pasó nada ni a los 5 minutos, ni a lo largo de la tarde ni siquiera por la noche. Esto me dejó con esta cara O.o esto significaba que no le estaba ocasionando reacción alguna a la niña la leche de vaca ni la alergia a la proteína: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡MI HIJA HABÍA SUPERADO SU APLV!!!!!!!!!!!!!!!!
¡Qué felicidad por Dios! aún así al día siguiente le dí dos y al otro tres. La niña se relamía con cada cucharada y hemos ido aumentándolas diariamente de una en una. En Semana Santa la niña se puso malita de la barriga y detuve la introducción de lácteos pero volvimos y la pobre mía se come las galletas María como si no hubiera un mañana y me mira con ojos de “¿Por qué no me has dado esto antes?”.
Esto quiere decir que mi hija está ya recuperada y que la especialista nos dio el alta y aqui se acabó esta historia de alergias lácteas.
Me solidarizo con todas las madres de alérgicos, especialmente con Silvia y Leti, porque ambas tienen niños ya mayorcitos de unos 5 años y siguen con estas alergias. En el caso de Leti, su hijo es IG mediada y en el de Silvia es no mediada, pero de todas maneras ninguno de los peques puede tomar nada de leche de vaca, ni cabra, ni oveja, que para quien no lo sepa, algunas comparten proteínas y otras son similares y se pueden cruzar las alergias, o sea que pueden ampliarse y no ser ya sólo a la vaca sino a la de estos otros animales.
intolerancia-leche
De momento abandono el club de madre de niños alérgicos, espero no volver, pero conozco casos de madres con dos hijas alérgicas e incluso Silvia puede volver a enfrentarse a otro diagnóstico con Pulguita, espero que no. Podéis ojear esta web sobre los menús sin leche. Os deseo mucho ánimo a todas las mamás que miran etiquetas de envasado buscando los componentes prohibidos, sois geniales aprendiéndoos esas listas negras de alimentos a evitar según qué marcas.
Madre no hay más que una, sólo ella va a ser capaz de elegir los alimentos adecuados para cada niño con APLV, al huevo, al pescado, etcétera. Un Hurra por todas ellas ¡Hip, hip, hurraaaaa!

La foto es de http://www.babymoon.es/blog/wp-content/uploads/2013/06/intolerancia-leche.gif

La APLV de la Chica

Compartir
Tuitear
Compartir

¡Qué mal repartido está el mundo! Mi hija mayor, la primera Gnomi que inundó este blog con historias de madre ultra ñoña que sentía total devoción y predilección por ella -cosa fácil puesto que nadie le hacía la competencia- sólo tiene dos pequeños puntitos a destacar para no convertirse en un ser alado, que duerme fatal y que no come.

Como ustedes habrán imaginado estas dos pequeñas nimiedades no son nada en comparación con las múltiples virtudes que la niña tiene. Bueno paro ya que me desvío para variar. Lo cierto es que ella que tiene todo un abanico abierto de posibilidades ante sí para hincharse a comer, como a veces lo hace su santa madre, ella decide que no, que mejor no come.
Y mientras mi Chica, la niña más buena y con más genio, que le pega a la Mayor sin conocimiento y que no habla ni anda a sus 13 meses y medio, ella lo duerme todo y se zamparía de un tirón todo lo que se le pusiera por delante, pero ¡Ay injusticia! Ella no puede.
La Chica grita cuando oye un paquete abrirse y dice “aeta” claramente identificable como galletas; ella grita hambrienta “bebeeeee” cuando le traen el biberón de leche elemental por las mañanas o noches y ella se muere por coger algo de la mesa que no sea el pan que está rico, pero le falta algo -y no es agua precisamente- para maridarlo.
A la niña le dieron cita en la seguridad social para mayo para revisarla de nuevo y se cumpliría entonces un año y tres meses de Alergia a la Proteína de la Vaca. La APLV nos interrumpió una lactancia feliz y nos sumió en los biberones, pero más allá del debate teta, sí o teta, no, la niña ha crecido fuerte y sana es lo único que importa.
En un mes me enfrento a un gran reto aqui sola en mi casa: le tengo que dar la primera cucharada de yogur -así como si nada-que la niña va a tomar en su vida.
http://blog.leftos.com/wordpress/wp-content/uploads/2010/05/hitch-300×173.gif
De aqui a dos semanas me toca ponerme ante ella y ante todos mis miedos, porque no pasará nada seguramente, pero en Hitch casi le da a Will Smith un Shock anafiláctico por tener alergia al marisco, y el temor a que algo le pase aqui conmigo me aterra, de hecho creo que voy a irme a un bar a darle para que si pasa algo la histeria sea colectiva y no sea yo la única que me desmaye cual Aramis Fuster en los juzgados.
Que Dios nos coja confesados que falta nos hace, yo mientras pienso en que no veo que llegue el día en que no tenga que darle la leche Neocate y que ella se tome su Cola Cao como su hermana y moje galletitas. De momento se tiene que conformar con mirar a la Mayor y morder otro trozo de pan.
Pd: Hoy es un día de luto nacional, pero quería que nos riéramos mínimamente.

La fiesta de cumple de la Chica

Compartir
Tuitear
Compartir

El viernes pasado celebramos con los amigos el cumpleaños de la Chica. La verdad es que tenía muchas ganas de hacerle algo a las niñas porque este año pasado las circunstancias fueron adversas y tuvimos que pedirle a mi amiga que hiciéramos el cumple en su terraza porque nos mudamos y todo eso.

Así que de casualidad pasé por el Prado aqui en Sevilla y fui a ver a mi amiga Leti, compañera desde preescolar en mi colegio y con quién coincidí en el bautizo de unos íntimos amigos. Leti me habló de la flamante tienda de juguetes que montó con su socia Marciala y me quedé con las ganas de verla. Sabía que hacían talleres infantiles allí y deduje que el aula que tienen para ese uso tendría otras utilidades y en efecto Leti me dijo que organizaban cumpleaños así que me planteé su tienda como opción.

Aquí la tienda de juguetes con el aula adornada con globos que nos pusieron especialmente para el cumple, fue un detalle porque yo pedí sólo el espacio. ¡Gracias!

Sinceramente, el hecho de acudir a una juguetería con un aula especial donde celebrar con 15 niños de entre 0 y 3 años una fiesta con padres también y que no tuviera que acondicionar un espacio en mi casa me vino de perlas. Ni corta ni perezosa le reservé a Pares o Nones, que así se llama la tienda, para que me guardase el sitio para el día 31.

Os enseño los disfraces de Caperucita, al final llegaron dormidas, las faldas se le caían y no quedaron tan ideales, pero no lo parece ¿Verdad?

Para este día compre unas telas muy monas y les hice unas falditas a las niñas y unas caperuzas para que fueran vestidas de caperucita roja y encargué una oblea de Fondant para que adornase el bizcocho que hice hasta dos veces, pues no llevaba ni huevo ni leche y me costó conseguir darle el toque adecuado. No llevaba soja tampoco pero al final salió muy bueno. Mirad qué mono quedó.

Al final llegué 15 minutos tarde al sitio y encima ¡se me durmieron las dos niñas en el coche! Pero lo pasamos muy bien. Os dejo las fotos y sobre todo la recomendación de la visita a la tienda tan mona, ya sea virtual o físicamente, pero sus juguetes son un amor.

Cumpleaños Feliz

Compartir
Tuitear
Compartir

Parece mentira que haya pasado ya un año entero desde que llegó la Chica, sin duda lo mejor de este nefasto 2013.
 La Chica llegó como es ella, sin molestar apenas. Dormilona, tranquila, cariñosa aunque con mucho genio, así. Su llegada marcó no sólo el año sino mi concepto de maternidad. El postparto fue un camino de rosas en comparación con el primero e incluso con el período tras la pérdida del segundo embarazo. Con ella llegó la fuerza, la energía, la vitalidad, el descanso reparador, los paseos soleados en enero, las tardes entretenidas con la Mayor, vinieron las peores épocas de enfermedad, mudanza y grandes decepciones, pero todo lo sobrellevé con esa fuerza que me insuflaban las hormonas buenas.
 Tanto me enganché a esos superpoderes que sentí que tenía que  repetir maternidad enseguida. Por otros motivos la pospondré un poco aunque espero que no mucho más. (Avisados quedan. Todos.)
 La segunda maternidad me ha demostrado que los bebés no tienen nada que ver entre ellos, como cada persona, que por ser hermana de otra no es idéntica. Pero sobre todo me ha demostrado que el amor por la Chica no es sólo de sus padres sino que su hermana la adora. Ha nacido un sentimiento nuevo, que la Mayor no conocía, lejos de tener celos, ella se ha volcado con la Chica desde que nació. La ha bañado, la ha cambiado, la ha vestido, la ha besado y se han unido de forma increíble. La Chica llora cada mañana al ver salir a la Mayor rumbo a la guarde y la Mayor nunca se va sin darle un beso a la Chica. La Mayor quiere jugar con la Chica y que se despierte y van tan a la vez que también ha decidido dejar a un lado la operación pañal y seguir con dodotis hasta que la Chica los abandone.
Desde que la Chica nació mi casa está más completa. Las niñas hacen un tándem perfecto y el otro lo hacemos los padres.
A mí me encantan las familias grandes, pero las grandes, grandes. Desde que llegó la Chica miedo me doy. Lo único que sé es que ellas dos son maravillosas, que lejos de ser una carga la segunda se lleva fenomenal y hace que la mayor se entretenga.
 No me puedo creer que ya haya pasado un año, ¡Con todo lo que ha pasado!, pero sí. ella es un año mayor igual que yo y sólo deseo que esté igual de bien el resto de su vida. ¡Ojalá pudiera ver todos los cumples de las dos!
Aqui un minuto antes de entrar a paritorio a conocer a la Chica. Si queréis profundizar pasaos por su relato de cuando nació.

Chica salvaje…

Compartir
Tuitear
Compartir

Buenas! hoy vengo con una historieta para no dormir y literalmente. Me ha pasado esta noche y es que tengo una pequeña kamikaze en casa y hasta hoy no he llegado a ser consciente de ello. La Chica se ha caracterizado por sus largas siestas, sus sonrisas de boca abiertota y sus dos dientes además de sus ansias por ponerse de pie, que con 8 meses ya lo hace divinamente.
Mi hermana, su madrina a la sazón, la ha visto pocas veces despierta porque siempre sestea allá por donde va, no es de grandes llantinas, le gusta estar en su carrito y poco más. Una joya la niña. Pero si además cuento que desde hace dos semanas duerme la noche de un tirón y cae a las 9 o 10 de la noche hasta las 8 o 9 de la mañana, y juro que es verdad, me convierto en una madre de ésas que dan envidia y fastidian a las que no duermen.Y sí, ésa era mi vida hasta hace dos días.
Vivimos en una espiral gnomera de mocos y toses provinientes de la guarde de Gnomita y cuando la Chica lloró el primer día a las 2 de la madrugada, no me etrañó. Luego lloró a las 5 y más tarde a las 7, estos últimos despertares ya en mi cama y berreando como si la despellejaran viva. Pobre, estará malita. Segunda noche y mismo plan. Y esta noche pasada, ya no tenía mocos, pero lloró. Y a las 3 de la mañana una se vuelve muy del club de las @malasmadres y claro, además de tener a la niña en el carrito dormida y medio incorporada para evitar toses, en vez de llevármela a la cama hoy, para que no se acostumbre claro, pues le meneé el carrito y hala a dormir.
Ella decidió unilateralmente que mi plan no era perfecto así que volvió a la carga. Y yo también. Echamos un pulso hasta que cansada la dejé que llorara un poquito que seguro que volvía a dormirse. La llevé al cuarto de los juguetes y la puse para que durmiera y si lloraba no despertase al resto de la familia. Lloró y una resulta ser sólo medio malamadre porque no pude evitar ir a consolarla pero ya era demasiado tarde. Ella en plan Hudeini se había zafado de sus amarres y saltado desde el caro. Me la encontré desencajada, gateando en el suelo, hecha un gurruño en la mantita de juego y berreando cual salvaje.
La cogí, la abracé, me fustigué un rato y me la llevé a mi cama. Allí ha dormido muy agustito.

El trencito que volando va

Compartir
Tuitear
Compartir

Aqui sigo, pese a no tener ránking en Madresfera, pero como que ya me he enganchado a esto de escribir y contar las aventuras gnomeras y no puedo parar ni estando de vacas.
El finde ha sido ajetreado, nunca sé en qué día vivo pero sin que mi esposo trabaje, menos aún. Ahora es lunes ya. Y puedo decir que el planazo de mi veraneo hasta ahora ya ha tenido lugar: me he montado en un trencito turístico de esos con música de los payasos petado de niños y abuelos y me lo he pasado PI-PA.
Tengo la capacidad de disfrutar con grandes chorradas así que cuando a la abuela gnomo se le ocurrió sacar a pasear a las Gnomis en el tren, allá que dije yo velozmente que sí, of course.
Para que quede constancia de lo Malamadre que soy, a la Mayor le zampé su dosis correspondiente de Apiretal tal debutar con 38,5 de fiebre, la duché y vestí y tiré con las dos y la aweli para la calle. Mi planazo estrella del verano no había quién me lo chafara y la pobre Gnomi quería ir también.
Nos encaminamos ni cortas ni perezosas a la parada del tren y esperamos con los nervios propios de los veraneantes preguntándonos si pasaría o no el cacharro ése.
Y pasó, menos mal que pasó, porque yo, que no tenía muchas expectativas, disfruté más que todos los viajeros juntos. Sería injusto si no dijese que la Chica también flipó pero en silencio, de hecho flipó tanto que le salió espontáneamente tocar unas palmitas y todo. Mudas, pero eso no le resta mérito.
Ya montadas, empezamos la ruta. Mi Gnomi Mayor va para princesa. Sin que nadie le dijera nada y muy tiesa en su asiento, sonreía todo lo que el paracetamol le iba permitiendo y ladeaba su mano como si de Lady Di -aunque bastante menos desequilibrada- se tratara. Orgullo de madre.
La Chica es más campechana ella;
La tenía la weli (Obsérvese la falta de letras a medida que la renombro) y se enloqueció, se empujaba con esos jamones que tiene por muslos y arriba y abajo no dejaba de saltar con su chupe en los morros.
Y luego estaba yo. Que primero sonó “lunes antes de almorzar, una niña fue a jugar pero no pudo jugar porque tenía que planchar” -canción que narra mi desdicha actual, que de niña yo no hacía nada- y otras infantiles y las bailaba con la Gnomi. Pero fue sonar Marisabel y su ‘antes muerta que sencilla‘ o el ‘Aserejé‘ de las Ketchup, que lo bailaba yo en Alemania de fiesta mientras que los pobres teutones alucinaban porque me sabía toda la letra enterita, y claro, casi le robo el micrófono al conductor y me pongo a animar el tren. He saludado a todo el pueblo, cantado y enseñado las coreografías a la Mayor y ya el éxtasis acabó con Melody y ‘el baile del gorila‘, demasié pal body.
Por cierto que el tren lo alquilan para despedidas de soltería, bodas, cumpleaños y divorcios!! Jajaja
Puf! Creo que no voy a poder dormir en dos o tres noches seguidas debido a lo emocionante del viaje de esta tarde!!! No quiero ni pensar si salgo y me tomo una caipirinha…
Por si hay alguien que se ha perdido, el padre gnomo está en unas vacaciones paralelas con paracetamol, antibiótico, antihistamínico y durmiendo todo el día. Recayó de lo suyo. El mantra de este verano mío es “no hay dinero que compre la salud”.

El Baby Led Weaning de la Chica

Compartir
Tuitear
Compartir

La Chica cumplió ayer seis hermosos meses en los cuales la niña ha tomado exactamente tres papillas, dos de fruta y una de pollo. Y serán las últimas.
La chica tiene Alergia a la alfa-lactoalbúmina osea a la Proteína de la leche de la vaca (APLV). Nos dijeron que era más intolerancia que alergia a través de una analítica pues salía que era IgE no mediada.
A los 4 meses empezamos con el calendario de Alimentación complementaria (AC) e introdujimos puré de fruta a la hora de la merienda. ¡¡¡Se relamió al tragar aquel zumito de naranja con plátano, pera y manzana!!! Y se estriñó, se estriñó mucho y fuimos a que la sondaran a la clínica. Se había hecho bolas esa papilla y los pediatras me dijeron que hasta los 6 meses podía estar sólo a biberón. Allí me encontré con una conocida mamá de un niño alérgico y me dijo que era frecuente el estreñimiento en estos niños. Mmmm, le retiré las papillas entonces. No quería ver a mi bebé sufrir por comer aquello.
Así pasaron dos meses (uff qué rápido) y de nuevo hay que darle otra cosas que no sean sólo leche.
Y le di pera disuelta en zumo de naranja para que no le pasara como la otra vez y… ¡Le pasó!
Así que decidí empezar el BLW, el Baby led warring como dice Solomillito, y echarle de comer aparte literalmente.
Como come lo que buenamente puede, la introducción de alimentos es muy lenta y progresiva y así me ahorro viajes al hospital porque no estriñe lo mismo la merienda salvaje que incluye 3 frutas que el ponérselas a trozos y que pille lo que quiera.
Le mantendré los biberones como hasta ahora y que vaya comiendo lo que le plazca y a ver si así va empezando a acostumbrar a su organismo a tolerar otros alimentos. Se supone que irá comiendo más a medida que lo necesite y mientras juega y afina el tacto, la psicomotricidad y el gusto o la vista.
Nunca pensé que esto lo fuera a hacer yo, bien es cierto que a Tia Mono -a la sazón mi única hermana y pequeña- le daban LM y picoteaba de todo lo que comían los demás allá a finales de los 80 gracias al consejo de un pediatra francés que trabajaba allí en mi pueblo caribeño.
Salió comiendo bien y le gusta todo, no como a mí que no como de nada y me obligaban a tragar papillas como mi Gnomita Mayor también.
Sucede que se une la mala experiencia con la Mayor que sigue en pie a base de leche casi exclusivamente.
Ya este finde he recibido alguna crítica que otra, sabios consejos parq que haga purés de verdura y pollo y yo pienso hacer caso omiso a todas esas sugerencias, no sé por qué pero paso, cuento con el apoyo tuitero de @sirenarmp @lautiara @pilarmtnez y muchas más a quienes me alegro de haber conocido en esta vida virtual.
Os dejo estas fotillos, en tuiter e instagram o facebook encontraréis más, os invito a seguirme acabo de empezar e intuyo que me queda un tiempo de guarreo hasta que coma la Chica como el resto de seres civilizados, mientras dejaremos que actúe el instinto y ¡¡¡a ver si se copia la Mayor!!!

Error: el token de acceso no es válido o ha caducado. El feed no se actualizará.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Hay un problema con el token de acceso de Instagram que estás usando. Por favor, obten un nuevo token de acceso en la página de ajustes del plugin.
Si continúas teniendo problemas con tu token de acceso, consulta este FAQ para más información.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar