Cybex global 2018

Compartir
Tuitear
Compartir

Acabo de salir del evento de Cybex global 2018 que ha presentado su Edición priam y míos ediciones de moda y colaboraciones (con diseñadores).

¿Qué hemos visto?

Primero hemos asistido a una charla de seguridad impartida por Carlos, a quien ya conocía de la Feria de Puericultura en Madrid de otros años.

Ha dado una información genérica en sillitas de retención infantil. Y después he asistido a la presentación de la colección que ya había visto algo en la la Petit Style Walking en Sevilla también.

Las fotos

Os dejo aquí las cotillas que he sacado esta tarde. ¡Os van a encantar!

yo me he sacado con un modelo Koi, el gris de las fotos, súper chulo su plegado.

Y os dejo los vídeos del plegado de esta silla que mola mucho!

https://www.mamagnomo.com/wp-content/uploads/2018/05/img_4317.mov https://www.mamagnomo.com/wp-content/uploads/2018/05/img_4318.mov

¡Nos vemos en el siguiente post!

Vestir niños para un evento

Compartir
Tuitear
Compartir

Si hay una cosa complicada es vestir a los niños elegantes para un evento pero sin llegar a ser muy cursis ni muy recargados.

Para nosotros es fácil elegir porque tenemos como referente la marca Neck & Neck como ya sabéis.

Para la pedida de mi cuñada la hemos vuelto a elegir: os dejo foto. Estos vestidos pertenecen a la colección cápsula que han sacado con motivo del 20 aniversario de la marca. Diseños que han sido reeditados tras ser grandes éxitos a lo largo de la historia de la marca.

Los vestidos son maravillosos, tejidos finos y estampados vivos y florales. Nos han resultado perfectos y como siempre, dan talla, y podremos soltarles el dobladillo y seguir luciéndolos más veces.

Para todos los peques elegimos zapatos rojos de Pisamonas. Unas bailarinas rojas y para el bebé las badanas del mismo color.

Una maravillosa combinación de marcas que casualmente descubrí que esta temporada se encuentran unidas ya en la tienda de Neck and Neck. Elección acertada siempre.

Y casi me dejo atrás a mi bebé! A él le compramos un pantaloncito rojo y una camisita en blanco roto para la ocasión. Se lo regaló su madrina que está loca con él.

¡Mil gracias a todas y nos vemos en el próximo post!

Petit Style Walking Sevilla ss18

Compartir
Tuitear
Compartir

El otro día os comenté que seguiría enseñando la colección del resto de firmas que desfilaron en la Petit Style Walking en Sevilla de la temporada ss18.

OMINI

La primera marca de este segundo post es OMINI. Las hermanas Recio presentaron su colección y no defraudaron, su estilo reconocible en los tejidos, estampados y colores, no pasaron desapercibidos.

Carolo Baby

Carolo Baby es una marca de moda infantil que surgió del sueño de su creadora, la sevillana Rocío González Canto, quien lleva ya más de 20 años en el mundo de la moda.

En este proyecto aúna sus dos grandes pasiones: sus niñas CArmen, ROcío y LOla y su profesión.

Presentó una colección fresca y clásica de colores claros. Mi preferido es el look rojo del niño!

Amaya

En Amaya siempre han tenido muy presente la idea de que la moda infantil es mucho más que fabricar ropa para niños. Desde sus inicios han perseguido la esencia de la moda por el camino de la sencillez y la sofisticación, combinando diseño, tejidos y texturas, tratando de mostrar al mundo su particular visión de la moda infantil.

Cybex

Cybex es una referencia en carritos de bebé en pasarela. Cada vez que he ido a la feria de puericultura en Madrid ha tenido presencia en los desfiles y aquí no ha querido ser menos. Diseños llamativos, variaciones en las tonalidades pero siempre reconocible su estilo, ha destacado por no querer quedarse atrás en el mundo de la moda infantil.

Y habrá entrada con la última parte del desfile la semana que viene!!

Pañales Dodot bebé seco.

Compartir
Tuitear
Compartir

Como ya me he dado por vencida en la operación pañal con mi tercera, como madre de dos que actualmente llevan pañales, os vengo a hablar de los Dodot bebé seco con su tecnología aire. Los hemos probado, pero esto no es una entrada patrocinada, os cuento nuestra experiencia.

¿Qué los hace diferentes?

Para mí son muy ligeros. Los hemos probado con el peque de la casa, a quien se los ponía sobre todo para dormir y que estaba usando la talla 3. El resultado fue muy bueno porque amanecía seco y aunque había estado toda la noche con ellos, no era la sensación de carga excesiva de pipí.

Nos ha gustado por eso de los canales de aire. Realmente no es que tengan aire acondicionado ni mucho menos sino que son más transpirables o más ligeros, lo cierto es que no pesan mucho.

Nosotros normalmente no son los que usamos, especialmente porque a mí no me gustan los pañales colgones y normalmente los Dodot lo eran, pero al ver que éstos no cuelgan me han gustado mucho. Absorción, poco peso y nada colgones. Así los podría definir.

La verdad es que no los he probado en mi hija mayor, que ya hace pis de niño grande y quizás podría hacer la prueba con ella, para comprobar si realmente es resistente el pañal.

De momento, nosotros estamos muy contentos, aunque ya se nos han acabado. Pero prueba de su resistencia nocturna es que el bebé al regresar a nuestros pañales habituales empezó a mojar la cama. Los Dodot seco aguantaban más de 12 horas reteniendo el pipí con la talla 3 y al niño le tuve que comprar la 4 de la marca nuestra porque era la única manera de que no calara el pis en mi cama a diario.

Si os preguntáis por qué no estoy usando los Dodot seco ahora con los dos niños os comento que en mi supermercado habitual no los he encontrado y también aludo a su precio: la calidad se paga.

Nosotros como tenemos a dos con una media de 6 pañales al día cada uno si no hay incidencias, no es lo que se ajusta en precio precisamente, pero es una opción buenísima para las que sólo tengan un bebé con pañales.

En definitiva es una opción muy buena para los que tengáis un peque con culete delicado, porque no mantiene la humedad mucho tiempo, para aquellos bebés que hacen súper pises nocturnos, para los de la transición de talla y creo que para todos. No descarto yo volver a usarlos en cuanto se me desempañale la mayor!!!

Petit Style Walker Sevilla. SS18

Compartir
Tuitear
Compartir

El pasado sábado estuvimos en la Petit Style Walker, la pasarela que organiza la revista con este mismo nombre, conociendo las últimas tendencias en moda infantil de las marcas participantes.

Tutto Piccolo

Yo no conocía esta marca, así que fue un descubrimiento; se caracteriza por la distinción, exclusividad y la diferenciación. Un producto tradicional, cuidado y al mismo tiempo innovador es su esencia, tal y como se describe a la marca en la información que nos pasaron.

Sus prendas son para ocasiones especiales, al menos las de la pasarela. Aqui os dejo unas fotos de lo que pudimos ver.

Cocomiel

Esta firma fue otro de los descubrimientos de la tarde del sábado. Es una firma de moda infantil creada por mujeres emprendedoras que aún siendo diferentes, con dedicación, empeño e ilusión han conseguido llevar a cabo un proyecto común: Cocomiel Kids. La firma es una unión de sencillez, elegancia, exclusividad y buen gusto por las cosas bien hechas. Así se presentaron en la pasarela el sábado y os vuelvo a mostrar alguna foto. Perdonad por la calidad pero estaba estrenándome en estos lares.

Ágatha Ruiz de la Prada

A Ágatha la conocemos todos de sobra; fiel a su estilo presentó una colección colorida, que llamaba la atención con esos peculiares corazones de las modelos en sus cabecitas. La colección fue como es la diseñadora, dinámica y con mucha vitalidad. Os dejo imágenes.

Nanos

Nanos es una marca más que consolidad en el sector de la moda infantil con más de 50 años de experiencia. Su ropa se diferencia en tres grupos principalmente: en los de primera puesta, ropa de bebé y ropa junior. La colección fue muy bonita y elgante; clásica sin excesos y con toques marineros con sus rayas azules. Me gustó mucho. Os enseño las fotos que hice.

Mañana os sigo mostrando más de esta pasarela, la Petit Style, que se vino a Sevilla pero que también desfila en Madrid o Barcelona, por ejemplo. Quedan muchas marcas que mostrar pero me gustaría dosificar ya que son muchas marcas y muy bonitas todas.

Mi hijo no quiere dejar los pañales.

Compartir
Tuitear
Compartir

Sí. Es el título perfecto: largo pero cierto. Después de dos hijas mayores, mi tercera tiene justo esto: mi hijo no quiere dejar los pañales. Tiene tres años y está preparada de sobra pero aún así se ha negado rotundamente y me ha dicho que no. No va a dejar los pañales tan fácilmente.

¿Qué pasa?

Está claro que lo que pasa es su cabezonería. Ella está preparada de sobra, lo sabemos por su madurez y además porque en la guarde me lo han dicho todas sus profesoras. No es que la quiera hacer mayor yo ni nada por estilo: es que se niega.

Las pistas:

Estar preparado para dejar el pañal va en sintonía con el desarrollo psicomotor del niño. Debe ser suficientemente maduro como para poder dar el paso de reconocer cuándo tiene que ir al baño, por lo que debe también saber hablar lo mínimo, y ser capaz de demandar la visita al orinal.

Físicamente, según me explicaron a mí, debía estar preparado también y esto se veía muy bien cuando dejaban los pañales secos por la noche y amanecían limpios y cuando eran capaces de saltar con los pies a la vez. Así se mostraba que la musculatura del cuadro inferior estaba también apta, igual que la coordinación.

Los motivos:

Para cualquier niño de 3 años es un avance dejar los pañales. Así se sienten mayores, secos y seguros. Se les incentiva con ir al colegio, leyéndoles cuentos y cantando canciones sobre la temática.

La negativa:

Es una cuestión de seguridad. Poder hacer todas sus necesidades en el pañal es demasiado cómodo. Hacérselo encima da miedo. Si el niño lo consigue a la primera, como lo ha conseguido mi primera hija, podrá dejar el pañal fácilmente porque tuvo éxito y eso le da confianza. Si es como mi segunda que dijo que no quería más pañales, pues aprende rápido. Coge confianza porque es su decisión. Pero si es que no, no hay por dónde salir airoso de la operación pañal.

Las causas:

En este caso concreto, lejos de ser algo madurativo, mi hija no deja los pañales porque tiene un hermano pequeño. Es muy divertido cambiarse juntos, que papá y mamá les presten atención extra a los dos chicos de la casa y que siga siendo considerada de las pequeñas y no de las mayores.

En este caso el que no quiera dejar los pañales la une a ser de equipo de los peques con todo lo que ello conlleva y así evita que la lleven con las hermanitas, que a pesar de compartir género no le emociona la idea. Ella ya es muy mayor y juega con ellas y se incluye pero le beneficia el tener pañales para poder seguir siendo bebé.

Así que por aqui de momento, seguimos con los pañales, si mi hija no quiere dejarlos, pues se le respetará: en esta casa convertir la convivencia en un montón de gritos, enfados y momentos de tensión, no es una opción. No por flojera sino por felicidad. Quiero unos hijos felices y obligarles a llevarles al baño no ha sido nunca nuestra decisión, sino la de ellos.

Por tanto paciencia y a ver si en la playa cuando hacerse pipí no sea algo agobiante ni vergonzoso ni siquiera que se note, se anima la chiquilla. Nosotros esperaremos con ansia el momento.

 

 

La Dehesa de Abajo.

Compartir
Tuitear
Compartir

Este fin de semana hemos hecho un plan bastante divertido para ir con niños, tantos como se quiera, y que es muy visual y al aire libre: hemos visitado la Dehesa de Abajo en la Puebla del Río (Sevilla).

¿Cómo llegar?

Es relativamente fácil. Sólo hay que ir desde Sevilla en cualquiera de sus salidas hacia el Aljarafe dirección la Puebla del Río; está muy bien señalizado.
Se encuentra a unos 30 kms del centro de Sevilla. Os dejo la ruta desde el Puente del Cachorro al centro observatorio.

Está alejado pero muy bien señalizado
Ruta desde el Puente del Cachorro a la Dehesa de Abajo en la Puebla del Río.

Nosotros hemos ido en otoño y en primavera. De hecho estas fotos son de este fin de semana pasado y estaba plagado de cigüeñas.

Era la primera vez que veíamos tantas juntas. En nidos, por parejas y con sus crías.

¿Qué hacer?

Es perfecto para hacer visitas improvisadas. ¿No tenéis plan el fin de semana? Pues mochila y al observatorio de aves. Éste es un entorno de parque natural, reserva protegida y es zona de marismas, con muchísimas aves de las que pasan por el Coto de Doñana en su viaje migratorio. De hecho en otoño nosotros no vimos cigüeñas la vez anterior que fuimos.

Además nosotros hacemos picnics en los merenderos de la zona y así echamos el día entero.

IMG_3058IMG_3057

Luego emprendemos la marcha hacia el observatorio que está a 500 metros pero por un camino difícil para hacer con carrito de bebé. Con mi carro fuimos bien, aunque la que iba era mi tercera que entró en pánico y no mi bebé, pues lo puse en una improvisada bandolera hecha con el mantel que usamos para el picnic.

IMG_3066

Hay vacas pastando, nosotras vimos a una con sus dos terneritos. Cogimos flores y piedras e hicimos guerras de espigas.

Es muy buen plan para ir con toda la familia. Cuesta 2€ la entrada de vehículo particular pero incluye una consumición en el restaurante que hay.  Hay allí cuartos de baño y donde recalar si llueve por ejemplo.

Se puede dar un paseo en coche de caballos y creo que costaba 15 €. Nosotros no lo hicimos pero lo dejamos para la próxima vez.

IMG_3077

Por cierto: los alérgicos que se esperen a octubre que no esté el polen a niveles máximos 😉

El cuarto hijo: mi reconciliación con la maternidad.

Compartir
Tuitear
Compartir

Vengo de comentar por ahí cómo ha sido esto de tener un cuarto hijo y me ha salido tan real y de tan adentro que ha sido “mi reconciliación con la maternidad” que me he venido a por un post.

Os cuento mi vida como madre que sé que os gusta leerla.

Mi primera hija me superó. Por completo. Si hubiera sido como mi cuarto hijo ahora tendría diez. Es una niña perfecta, pero no nació para ser bebé: ella quería ser mayor. No os puedo explicar con palabras sin que suene a relato fantástico pero era un bebé que quería crecer rápido.

Mi segunda hija se ganó el título de Santa. Luego demostró ser un bebé y nada extraordinario pero al lado de la primera era un bebé calmado. Era un bebé de los que reposan la cabeza en tu hombro y dormía. Algo inaudito. Luego dejó de dormir y luego de comer…

Mi tercera era una gran bebé. Nació con 4 kilos y sigue siendo grande. Dormía y comía que mantener ese cuerpo no era fácil. Pasados seis meses de su nacimiento dejó de dormir bien y al año tampoco comía… Otro bebé de esos que no son de libro.

Mi cuarto hijo es un bendito y duerme y come.  De los cuatro es el único con lactancia materna que se vaticina prolongada. Se ha dado la vuelta hoy al fin por primera vez: tiene 6 meses y 12 días. Su primera hermana se sentó sola a los 4 meses y medio. La segunda a los 5. La tercera, a los seis. Él, pasado el medio año ha conseguido hoy darse la vuelta y tan ancho.

Con los cuatro la vida es más fácil. Hay momentos de mucho trabajo, no seré yo quien lo niegue, pero en general es todo más llevadero. A veces pienso que si hubiera tenido una familia de cuatro desde el principio, hubiera sido mejor. Llamadme loca.

Por otro lado las rutinas están muy implantadas en casa:

7:45 levantarse. Vestirse, asearse y desayunar.

8:20 salida al cole y guarde.

13:30 recogida de la guarde

15:00 recogida del cole

16:00 deberes.

18:00 merienda.

19: 00 duchas, pijamas, cenas y dientes.

20:30 cama.

Sólo los dos pequeños hacen siestas a la hora de los deberes y con suerte siguen este horario que es el mismo que yo tenía de pequeña. Mucho descanso y jugar. Y deberes… que ya sabéis.

Recuerdo cuando sólo tenía una niña y no era capaz de tener horarios. Cómo tenía dos y llegaba tarde a los sitios. A la guarde llegaba siempre 15 minutos después. Hoy mi marido lleva a mi tercera 5 minutos antes. Y casi 20 a las mayores. Y desayuna él con la calma.

Dice que es como ir al gimnasio. Hay quien hace running y él deja a las niñas.

Yo volveré a salir de casa algún día… supongo que en primavera ya. O No! Disfruto de este bebé muchísimo.

No quedo con nadie por la mañana porque estoy con él estrictamente porque es lo que me apetece. No trabajo para no quitarle tiempo. Le doy el pecho todo el rato que él necesite. No paseamos por obligación. Hacemos lo que nos hace felices. Recogemos andando a la tercera de la guarde. Jugamos. Por las tardes también jugamos. A veces bajamos al parque si queremos, si no queremos, no. Vemos la tele, la tablet, jugamos a juegos de mesa…

Somos felices.

Si. El cuarto hijo me ha reconciliado con la maternidad, porque yo estaba superada y decepcionada por haber conocido algo diferente a lo esperado, pero mereció la pena la espera.

¿Os imagináis que un cuarto niño os aporte la calma? La gente no se lo explica, pero uno es lo más difícil.

Cosas positivas de ser familia numerosa

Compartir
Tuitear
Compartir

Una de las preguntas que nos hacen siempre cuando nos ven por la calle es la de “qué barbaridad hacer el plan que tengamos con tantos niños” como si tener una familia numerosa no tuviese cosas positivas.

¿Qué cosas positivas tiene crecer en una familia numerosa?

Es cierto que para movernos entre multitudes es un poco complicado con un mayor número de niños pero también es verdad que una vez superado los dos niños es prácticamente igual. Para nosotros una opción siempre es ir con un carrito a ser posible con patinete. Así en vez de un sólo niño, siempre llevamos como mínimo dos niños y como máximo tres sin que se cansen.

En cuanto a la educación, cabe destacar lo de siempre: en casa no hay consumismo ni caprichos. Aún así vivimos como en una especie de Disneyland sin parar; nuestra casa está en un entorno donde abundan las familias numerosas porque los pisos aunque son antiguos, son grandes y cabemos muchos. Además tenemos un jardín abajo donde jugar y que está lleno de peques de las mismas edades. Hay muchos cumpleaños, nuestros, de la clase y de los vecinos, así que tenemos una agenda apretada y una mentalidad de regalos austera: unos por fiesta para cada niño. No os preocupéis, mi mediana 2 recibió una flamante bici nueva.

En el colegio hay también muchos niños de familia numerosa; no por ello deja de haber familias monoparentales, hijos únicos o padres divorciados, pero son mayoría los hijos de numerosas. Eso ayuda a sentirte comprendido.

Ser familia numerosa te hace ser social: necesitas de gente que tenga la misma tarita que tú para vivir feliz y sentir que no estás sola en un país que tiene de media 1,2 hijos por pareja y tu triplicas con creces esta cifra (de momento).

Los niños crecen en un ambiente sano y abierto, sin intimidad para unos, pero con comodidades para mí. Por ejemplo con respecto a las nuevas tecnologías, están en el salón y todos vemos qué se consume en canales tan polémicos como Youtube, donde los contenidos se filtran sin corte por edades. Los niños de dejan llevar siempre por el canal que más palabrotas dice y menos educativo es, eso es de base, pero al estar ellos siempre atentos, unos se controlan a los otros. Y protestan si uno pone algo que no se debe. De momento funciona en mi hogar el filtro hermano. Y el filtro oreja de madre combinado.

Tienes hermanos con los que jugar para elegir. No es extraño ver a mis medianas cambiando de bando con frecuencia dependiendo de las necesidades a la hora de jugar. Si quieren cosas de mayores se van con la primera; si quieren jugar a cosas de más pequeñas juegan entre ellas, a los muñecos o supermercados. Si la mayor quiere ejercer de hermana mayor del todo se va a cuidar al bebé. Si se quiere sentir más pequeña se une a los juegos de las chicas. En fin, que pueden elegir. Y entre ellos hacen uniones más o menos asalvajadas dependiendo de con quien establezcan alianzas.

Para mí, una familia numerosa, era la opción que yo quería para la mía, al igual que mi marido. La mayoría de nuestros amigos tienen 3 o más hijos, pues estamos todos afectados por esta misma tara, y si quedamos dos o tres amigos imaginad que rápidamente alcanzamos los 10-12 niños. Es siempre bastante divertido, y siempre tienen muchas opciones de juego.

Además se aprende a compartir, a convivir, a frustrarse que es algo muy importante, a no ser caprichoso, a ayudar al de al lado, a ir en grupo y no de manera individual, y es una escuela de vida. Bajo mi punto de vista es muy divertido y enriquecedor. Si además le añades otros familiares como los abuelos, y en nuestro caso los primos que más cercanos son, son los que están en el mismo colegio, aunque sean mayores, mejor que mejor.

Invitada a una boda en primavera.

Compartir
Tuitear
Compartir

Hay un momento en Sevilla que es especial en el año para todo: la primavera; y es básico elegir un look de celebración como las comuniones, fiestas o si vas invitada a una boda: el de preferia, escogiendo montón de Manila y lunares, por ejemplo, os cuento mi look con detalle.

Nosotros tuvimos boda el fin de semana de preferia y por ello escogí una falda negra del año pasado de HM, un Body blanco con lunares negros de Zara y unos zapatos Vintage de Antonio Ortiz.

Aquí posando para Gemma.

Lo acompañé de unos pendientes tipo flamenca lisos y dorados además de una Pamela que yo misma decoré con ayuda de mi madre con unas flores y un pomo. Hilo y silicona y listo.

Pendientes reflejando la luz.

Os dejo las fotos que me hizo Gema, que retrató muy castiza y favorecida. Gracias!

Nos llovió de camino y me puse medias negras tupidas.

La sesión fue sobre todo divertida porque esto de ser modelo y posar como para Vogue con toda la boda mirándonos y además meter algún que otro tropezón y estar a punto de morir en la escalera de la muerte, tiene su aquel, la verdad…

Nos reímos… toda la boda mirando!!

La celebración en el hotel One Shot en Conde de Torrejón.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar