La Roma imperial.

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Tuitear
Share on whatsapp
Compartir

Hola, hoy os dejo la tercera entrega del viaje a Roma: La Roma Imperial. Un paseo colosal por lo que sigue permaneciendo de un imperio que data de antes de Cristo y que es el germen de mi que somos hoy.

De repente íbamos caminando y nos encontramos con unos restos y esto fue lo que apareció bajo nuestros pies. Una casita al fondo con su tejado y todo y columnas y escaleras y mucho más.

Cuando La Roma Imperial se abre paso ante ti:

Aquí un ejemplo de la casita que os comento que tiene hasta colores en las paredes y que siguen perviviendo a pesar del tiempo.

Después de esta primera sorpresa, que fue un abrir de boca apenas, nos encontramos con el monumento a Vittorio Enmanuelle, algo impresionante que no esperas ver de repente a la vuelta de la esquina.

Este primer monumento abre paso a un nuevo conjunto asombroso que surge ante nosotros: la Roma Imperial con su columna Trajana, del emperador nacido en Sevilla Trajano, y que es maravillosa. Tallada al extremo y precisión contando detalles bélicos De la victoria sobre los dálmatas como un libro de historia en piedra.

Después de esto se abre el foro. Todos sabemos lo que es el foro y lo hemos visto en libros de historia y además lo hemos estudiado en Arte en el colegio. Pues no llegamos a imaginarnos el tamaño de lo que aparece frente a nuestros ojos.

Nosotros paseamos por fuera debido a que no tuvimos tiempo para ver la cuidad con la calma y el detalle que merece. Llegamos al arco del triunfo que inspiró a Napoleón para levantar uno en París y tomamos esta foto. No podíamos dejar de fotografiarlo todo, especialmente yo.

Obviamente me retrate con mi Emperador. Tanto Trajano comoAdriano son emperadores nacidos en Sevillaen la villa de Itálica.y de repente surgió ahí: el Coliseo Romano. Impresionante. Inmenso. Símbolo de tanta grandeza imperial y que de nuevo Te hace sentir Tan pequeña, que te resulta apabullante.

Hay bastantes turistas, como en toda Roma, pero las cosas que hay que ver son Tan grandes y especiales, que se pueden apreciar tanto como si no hubiera gente.Esta creo que es la mejor foto que tenemos: en el Coliseo y el Otro Arco del Triunfo de Constantino, un viaje en el tiempo. Creo que la cantidad de fotos que se pueden hacer en Roma son directamente proporcionales a la monumentalidad de la ciudad.

No pudimos bajar a los foros. No visitamos tampoco el Coliseo por dentro, no teníamos tiempo. Así que nos trajimos estas fotos de recuerdo para saber exactamente dónde entrar en nuestra próxima visita.

La cosa es que paseando por aquí ves la historia con tus propios ojos. Las legiones romanas llegaban al Foro victoriosas y desfilaban por allí. Los esclavos al Coliseo. Y por esta vía iban hasta el otro Arco del triunfo, el de Vespasiano, desfilando sintiéndose invencibles.

Y ya terminó nuestra visita. Estábamos extasiados y maravillados y más comiendo una lasaña boloñesa yo y una pizza mi marido con estas vistas, justo debajo del apartamento de Jepp Gambardella, protagonista de la Grande Bellezza, película que cobra sentido, aún más tras esta vista, pues Roma en sí, es eso: LA GRAN BELLEZA.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar