Viernes y Sábado Santo con niños en Sevilla

Compartir
Tuitear
Compartir

Después de haber disfrutado de la jornada grande de la Semana Santa sevillana y de su madrugada, disfrutaremos con nuestros niños de los días más sobrios de la Semana Santa: el Viernes y Sábado Santo.

Son ambos, días de luto, en los que en las calles de Sevilla se respira el negro riguroso, la sobriedad y la elegancia que se contagia de las cofradías de estos días.

El Viernes Santo.

Para mí muy personal punto de vista, el Viernes Santo en Sevilla es un día elegante al extremo. También me evoca la sobriedad y las jornadas lluviosas que a menudo evitan que se vean en la calle y toda su plenitud las cofradías que salen este día. Es a la vez un día para disfrutar de noche, pero con niños, es prácticamente imposible, así que saldremos de tarde y seguiremos este recorrido.

El Cachorro.

A las 16:30 horas iremos hasta la calle Castilla para ver al Cachorro. Este Cristo de la Expiración, representa perfectamente la agonía y último aliento de Jesucristo en la cruz. Es una obra de lo más real del último hálito de vida hecho talla.

La Carretería

Nosotros la hemos visto no pocas veces por la calle Temprado, pero a las 18:00 horas nos resulta más cómodo por la Plaza Nueva con nuestros niños.

La Soledad de San Buenaventura.

Aprovechando nuestra ubicación, esperaremos a que esta cofradía llegue a Plaza Nueva y la veremos también allí sobre las 19:30 horas.

La O.

La otra Esperanza, la Expectación, se viene a las calles del centro; otra Esperanza en Viernes Santo pasea por la calle San Pablo buscando la carrera oficial y la Catedral de Sevilla y allí es donde veremos pasar la cofradía con los peques. Si hace sol radiante se puede disfrutar de una tarde de diez con los niños al ver esta hermandad. Es a las 8 de la tarde más o menos.

Y se nos escapa el día ya. Ver más Cofradías no será compatible con la hora de nuestra vuelta.

Sábado Santo.

Al Sábado Santo le sucede lo mismo que al Viernes, se nos hace de noche muy pronto y apenas podremos ver pasos por tener que estar pronto en casa.

Los Servitas.

Saldremos a las 16:30 horas y veremos el paso de esta Cofradía en Dueñas.

La Trinidad.

Nos iremos hasta la calle Imagen para ver la cofradía en la calle Laraña a las 17:30 horas. Se acaban las procesiones y hay que aprovechar a ver las últimas.

La Soledad de San Lorenzo.

Nosotros la hemos visto salir, y aunque es fácil estar con los niños en la Plaza de San Lorenzo, preferimos esperar a las 19:30 a verla por la Plaza del Duque con toda la familia. Como hay tiempo entre esta hermandad y la previa, nos da tiempo a jugar en la propia Plaza mientras tomamos un café.

Santo Entierro.

Veríamos ya nuestra última cofradía en la calle por la Plaza Nueva a eso de las 21:30 al paso del Santo Entierro a su vuelta.

Y ya, hasta el año que viene si Dios quiere y es que… ¨la vida es una semana…¨que decía aquel.

Todos los horarios han sido tomados del Llamador, el programa de Canal Sur y del programa de Cadena Cope. Los recorridos han sido elaborados según nuestra propia experiencia como padres de familia numerosa con niños pequeños.

Jueves Santo y Madrugada con niños en Sevilla.

Compartir
Tuitear
Compartir

A menudo parece imposible vivir una Madrugada en Sevilla con niños pequeños, pero es un día perfecto para disfrutar con los más chicos de la casa de la jornada del Jueves al Viernes Santo viendo cofradías de la Semana Santa en Sevilla. Pero empecemos con el Jueves Santo de día.

Jueves Santo:

Empezaremos este día de grandes cofradías en la calle temprano para ver:

Los Negritos:

Nos iremos hasta la Plaza del Salvador para disfrutar de esta hermandad. No sé si los de fuera de la ciudad lo sabéis pero la hermandad data de 1393 cuando se fundó para atender a personas de raza negra. A las 16:00 horas.

Las Cigarreras:

Nos moveremos ahora hasta la calle Temprado, detrás del teatro de la Maestranza a las 17:00 de la tarde.

La Exaltación:

Tomaremos nuestro carrito y a nuestros niños para irnos a la Plaza del Duque. Allí podremos ver pasar la Hermandad de la Exaltación a las 18:00 horas.

Montesión:

Éste será un buen momento para poder ver también esta hermandad por la misma Plaza a las 19:00 horas.

El Valle:

En la misma zona podremos ver esta cofradía con todos nuestros enanos. Serían las 20:30 y hora ya de volvernos a casa a descansar a las fieras.

Nuestra segunda opción:

Las Cigarreras:

En nuestro segundo recorrido podríamos ver la Cofradía en la Calle Temprado. a las 17:00 horas.

La Exaltación:

En la Plaza del Duque podremos mantener la idea de ver pasar esta cofradía. Serán las 18:00 horas.

Los Negritos:

Tendríamos que ir hasta la Cuesta del Rosario para ver esta hermandad a las 20:00 de la tarde.

Pasión.

Ver salir al Dios hecho madera hecho por el dios de la madera en la Plaza del Salvador, no tiene parangón. Se puede ir y de hecho desde aquí recomendamos hacerlo. A las 20:25 horas.

Madrugada.

Si hay un espectáculo en Sevilla en Semana Santa digno de ver es la Madrugada y parecería una barbaridad pensar en verla con niños, pero al amanecer hay pasos y es una buena idea para las muy valientes. Cabe decir que yo lo he hecho con mis dos niñas mayores.

La Macarena:

A su paso por la Plaza de la Encarnación veremos pasar esta cofradía abandonando el centro de la ciudad y yendo para su barrio. No es el enclave más bonito, pues hay momentos realmente bellos, como a su paso por Sor Ángela, pero nos conformaremos con verla de manera amplia y cómoda, como siempre. la cita es a las 8:00 de la mañana.

Los Gitanos:

A esta hermandad la podemos ver en la Plaza de Cristo de Burgos a eso de las 10 de la mañana.

Otra opción sería:

El Calvario.

En el momento en que hace su entrada en la Plaza de la Magdalena en torno a las 7:30 de la mañana.

Esperanza de Triana.

Ver pasar esta cofradía es todo un espectáculo. Como dije ayer, yo viví en la calle Adriano, en el barrio del Arenal, y como también os he contado por Instagram yo no teenía ni idea de Semana Santa ni de pasos. Dormía profundamente cuando una banda me despertó. Me asomé asombrada a la ventana y ahí estaba. Un hervidero de gente se agolpaba abajo en la calle y veía pasar la hermandad por el Baratillo.

En el año 2014 salí con mis niñas y el taxi me dejó en Antonia Díaz. Me fui hasta Pastor y Landero y vi la cofradía perfectamente con las niñas. Hay un espacio de tiempo para verla tranquilamente entre la bulla del Baratillo y el saludo de las dos hermandades y la que se forma en el Puente de Triana de vuelta al barrio, donde comienza el espectáculo; pero eso, sin niños…

Y así nos despedimos prácticamente de la jornada. Mañana os resumo Viernes y Sábado Santo.

Miércoles Santo con niños en Sevilla.

Compartir
Tuitear
Compartir

Llega el Miércoles Santo y casi todos las vacaciones de Semana Santa. Algunos se irán a la playa y otros vendrán a Sevilla: ¿No sabes qué ver con niños? Te presento otra entrega de qué pasos ver el Miércoles Santo en Sevilla con peques, carritos y hasta los abuelos.

De nuevo nosotros nos planteamos dos opciones.

La primera opción:

La Sed

Nos iríamos al barrio de Nervión para ver a las hermandades que este día hacen estación de penitencia desde aquí. Así veríamos pasar la cofradía por Eduardo Dato a las 13:30 horas así que intentaríamos tomar algo ya que estamos en la calle después de ver pasar la cofradía.

Mamagnomo en Miércoles Santo viendo la Sed
Como veis no hay nadie detrás de nosotras en nuestro selfie.

El Carmen Doloroso

Atravesando los Jardines de Murillo llegamos con un agradable paseo al centro de la ciudad. Llegaríamos a la calle Trajano donde podremos ver pasar El Carmen Doloroso. Es un buen sitio para ver los dos pasos que lleva la cofradía.

El Baratillo

Esta hermandad es de mis favoritas y no sólo de mi marido. Yo viví muchos años en el centro y algunos de ellos en el barrio del Arenal, en la propia calle Adriano. Allí está la Capilla de la Piedad y ver la salida desde la terraza de nuestro edificio era súper emocionante. Nosotros ahora con tanto niño la veremos en la Calle Pastor y Landero ya que Adriano, no es una opción ya.

San Bernardo

La hermandad de San Bernardo es una de las más emblemáticas de este día. Tiene mucho peso y perdérsela no es una opción. Nosotros proponemos verla con toda la familia por la Plaza del Triunfo a eso de las 19.30 horas.

Cuando dejemos de ver el palio hay dos posibilidades, ver La Lanzada por la calle Alemanes o  el Buen Fin por la Plaza del Salvador.

La segunda de las opciones nuestras pasa por:

San Bernardo

Veríamos esta hermandad pasar por el Puente de San Bernardo, precisamente. Muchos sevillanos dicen que el recorrido de esta hermandad es el más bonito de la Semana Santa.

Gnomi chica cogiendo caramelos el miercoles santo.
Un nazareno de San Bernardo dándole un caramelo a mi tercera casi en exclusiva para ella.

Buen Fin

Atravesaríamos los Jardines de Murillo de nuevo para adentrarnos en el centro de la ciudad y llegar a la Plaza de San Lorenzo. Allí podremos ver pasar la cofradía a las 18:00 horas.

La Lanzada

Estamos en un buen momento y ubicación para ir hasta la Alameda de Hércules y ver la hermandad de La Lanzada pasadas las 18:30 horas.

El Carmen Doloroso

Iríamos en esta ocasión hasta la plaza del Cristo de Burgos al encuentro de la cofradía en torno a las 20:30 horas.

El Baratillo

Por la calle Santo Tomás a la vuelta aunque sería a las 22:30 y ya muy tarde para los más pequeños, aunque ya sería demasiado tarde para los más peques.

Esta guía también sirve para novatos e inexpertos como yo, que de haberlo sabido hubiera visto muchos pasos aquellas Semanas Santas de mi juventud.

Martes Santo en Sevilla con niños.

Compartir
Tuitear
Compartir

¿Qué hacer en Sevilla un Martes Santo con niños? Nosotros tenemos claro que iremos a ver pasos, y desde aquí recalcamos que ir con niños pequeños incluso en carrito no es óbice para disfrutar de las cofradías en la calle.

El Cerro

Para disfrutar de esta hermandad con nuestros pequeños gnomitos sin morir en el intento, nuestra opción pasa por llegar al centro pero verla por la Puerta de Jerez o la Calle San Gregorio pasadas las 16:30 horas.

Los Estudiantes.

La Hermandad de los Estudiantes este año cobra especial relevancia puesto que nuestra hija mayor la ha presentado en un trabajo en clase y por supuesto de mi marido, ya que ha sido hermano durante muchos años.

Nos encanta la cantidad de niños que lleva el cortejo y los vemos siempre, con admiración, a esos nazarenos que cuidan de tanto niño, que son los llamados paveros. La veremos en la Plaza del Triunfo a las 6 de la tarde.

San Benito

En este momento nos vamos bastante cerca de dónde estamos, a la calle Alemanes, a ver el paso de la Hermandad de San Benito, que otro años veíamos bastante tranquilos en Luis Montoto pero que al haber cambiado el día por completo, este año lo cambiamos por esta ubicación.

El Dulce Nombre.

Para no movernos mucho, nosotros nos vamos ahora a la Plaza del Salvador, a ver pasar esta hermandad. Hay que fijarse en el manto de la Virgen, que después de una profunda restauración, este año lo estrena.

Y nos marchamos ya a casa a descansar para el día siguiente.

Lunes Santo con niños en Sevilla.

Compartir
Tuitear
Compartir

Tras la primera jornada de la Semana grande en Sevilla llega el Lunes Santo, un día en el que se pueden disfrutar con niños de las hermandades de los barrios.

La primera de las dos opciones del Lunes.

De la misma manera en que el Domingo de Ramos salimos con nuestros niños, hoy lo volveremos a hacer igual: cogemos nuestro carrito de bebé, el patinete y las criaturas y tiramos para la calle.

Polígono San Pablo.

Veríamos el paso de la hermandad por Luis Montoto a su paso por el acueducto de la ciudad. Es un espacio abierto y amplio y se puede dejar a las fieras campar con libertad para que jueguen. Sería sobre las 13:30 horas del día.

La Redención

Aprovecharíamos nuestra ubicación para llegar a la Plaza del Cristo de Burgos. Como da tiempo de sobra desde el paso de la cofradía anterior podemos ubicarnos en un buen lugar. Aunque haya columpios en la plaza, no creo que estén muy disponibles para jugar,así que mejor hacer bolas de cera con la que cae de los cirios de los nazarenos.

Santa Genoveva

Una vez vista la Virgen del Rocío nos iríamos a la avenida de la Constitución para estar con todos nuestros niños, carrito y patinete; serían las 16:00 de la tarde más o menos, ya que cabe recordar que si la cofradía tarda en pasar no nos apremia el tiempo tanto.

San Gonzalo

Nos daría tiempo incluso de ver la hermandad de San Gonzalo a las 18:00 por el puente de Triana. Nosotros la hemos visto y pese a lo que parezca no es un sitio complicado de gente. Hay bastante espacio y una luz de tarde muy bucólica. Otra cosa es que nuestras pequeñas bestias sepan apreciarla.

En este momento tenemos un espacio de tiempo libre hasta ver nuestra próxima sugerencia. Nosotros somos muy dados a tomarnos un helado en Reyes Católicos y llenarnos de chocolate hasta que a las 21:00 veamos la siguiente hermandad.

Santa Marta

Santa Marta junto con la hermandad de la Borriquita quizás sea de las más difíciles de ver fuera de carrera oficial. Nuestra propuesta es verla en la Plaza del Salvador ya al caer la noche, a las 21:00 horas, aunque con el cambio de hora, no sería tan oscura la tarde. Y ya a casa a bañarse (o no) y dormir tras cenar.

La segunda opción del Lunes.

Para nosotros la mañana del Lunes Santo transcurre en el Tiro de Línea.

Hermandad de Santa Genoveva

Nosotros vamos toda la familia a la calle Almirante Topete a ver pasar la hermandad. El año pasado hacía muchísimo sol y calor y cómo sugerencia lo ideal es ponerse en la acera de la izquierda mirando a la calle Cardenal Bueno Monreal. Aunque este año la predicción meteorológica es de poco sol, así que nos podemos poner dónde queramos. Lo más destacable de esta cofradía son sus bandas que a los niños les suele gustar muchísimo. Especialmente los tambores, como a mi mediana mayor.

Nos retiramos a casa a comer y si nos apetece emprendemos rumbo al centro.

Las Aguas

Allí veremos a la Hermandad las aguas por la calle Castelar, a las 19:30. Nos ha dado tiempo de descansar de sobra.

Vera Cruz

Veremos entonces la cofradía de la Vera Cruz a su paso por la Plaza de la Concordia en torno a las 20:30 de la tarde.

Semana Santa con niños en Sevilla. Domingo de Ramos y vísperas.

Compartir
Tuitear
Compartir

Entramos en la semana de Pasión, lo que significa que la semana que viene es ya Semana Santa, una de las citas más importantes del año en la ciudad y aqui os traigo una guía breve para verla con niños. Empezaré con el Domingo de Ramos y las vísperas.

Nosotros normalmente salimos todos los días a ver pasos por las calles de los barrios y en el centro para ver el mayor número de cofradías posible, ya que a mi marido le gusta mucho la Semana Santa en general y disfrutarla con nuestra cada vez mayor familia en particular.

Por este motivo nos lanzamos los dos a elaborar una guía basada en nuestra experiencia sobre cómo y dónde ver y disfrutar de la cita diaria con toda la familia, especialmente si tenemos niños pequeños en casa o vamos con carritos.

Nosotros vamos en transporte público y cómo tenemos más de dos niños, éste suele ser el autobús o el metro, ya que el taxi no es una opción.

Desde esta misma semana ya empieza a haber pasos en las calles, con las hermandades de vísperas, y nosotros solemos ver la hermandad de la Misión, en el barrio de Heliópolis.

Se puede ver cómodamente, en primera fila con los niños, y gracias a esto los pequeños de la casa podrán hacer las clásicas bolas de cera, ver los pasos muy de cerca y disfrutar de las bandas de música que lleva la hermandad.

Y ya entrando en materia empezamos con el Domingo de Ramos.

Para nosotros existen dos opciones, dependiendo de la edad de los niños y de la ruta que más nos guste.

La Borriquita

La primera de ellas pasaría por ver la hermandad de la Borriquita en la Plaza del Duque a la altura del sindicato sobre las 16:00 horas.

Jesús Despojado

Rodeando San Eloy llegamos a la calle Tetuán donde podremos ver a Jesús Despojado entrando en carrera oficial y después a la Paz por Plaza Nueva entrando en Tetuán sobre las 17:00.

La Cena

Deberíamos ahora cruzar la carrera oficial hacia la Plaza del Salvador para llegar a la de la Encarnación por la calle Cuna. Allí veremos la Cena.

La Estrella

De ahí nos iríamos a Reyes Católicos a ver la Hermandad de la Estrella a eso de las 18:30 horas.

Y nos despediríamos de esta primera jornada para preparar cenas y baños de los más peques.

Segunda opción

La Paz

En la segunda de las opciones veríamos sin embargo, la Paz por la calle Brasil o incluso por el Parque de María Luisa.

Niñas en primera fila esperando a la Paz por el Parque.

La Cena

De ahí deberíamos salir al encuentro de la Hermandad de la Cena por Doña María Coronel a las 16:00.

Hiniesta y San Roque.

Iríamos después a ver la Hermandad de la Hiniesta por la calle Feria a eso de las 5 y media de la tarde para después ir a ver San Roque por la Encarnación a las 19:00 horas.

La Estrella

En este momento iríamos a ver la Estrella por la calle Velázquez que nos daría tiempo y de allí a la calle Trajano a ver la Amargura a las 9 de las noche.

Y acabaría aqui nuestra primera jornada de la Semana Santa para prepararnos para el lunes.

La familia al completo ya de vuelta.

Soy madre de un bebé colgón. (Otro)

Compartir
Tuitear
Compartir

¡Buenas de nuevo! Ya estoy aquí otra vez. Mientras me preparo para ir al pediatra aprovecho un ratín para contaros otra cosa más de esta nueva maternidad que vivo.

Aparte de ser única por ser de un niño varón que nada tiene que ver con sus hermanas, lo es por ser la única en la que se ha establecido la lactancia materna, la que me ha atado de manera única a un bebé muy tranquilo pero que no por eso, permite que me despegue de él.

Solemos pasar las mañanas juntos en casa. Me levanto para lidiar especialmente con mi tercera que se levanta de un humor para nada amable, y peino también a mi segunda. Despido a cada uno con un beso y me quedo con el benjamín de la familia. Y a veces nos dormimos juntos un rato más mientras le doy el pecho. Un gustazo.

Nos levantamos y desayunamos, él por enésima vez, y aquí desarrolla su faceta koala total.

No permite estar sentado, tumbado o reposado en ninguna superficie que no sea mis brazos o regazo. No consigo zafarme. Esto podría llegar a ser altamente incómodo de no encontrarme yo bien o tener que ir a trabajar fuera, pero como no tengo otra cosa que hacer que no sea esto (lo demás puede esperar tranquilamente), es a ello a lo que me dedico cada día desde hace casi 6 meses. Aunque cuando era más pequeñín aceptaba mejor quedarse en cualquier lado sin mí.

Lo bueno es que tolera tomar biberón y así si me coge muy a desmano, porque esté en el médico por ejemplo, su nutrición está garantizada. Pero es difícil que me pierda de su campo visual mucho rato.

No considero que lo haya acostumbrado a los brazos, tampoco a estar en su cuna, carrito o moisés más que sus hermanas, pero ha salido un poco lapa el niño.

Como gracias a Dios me lo puedo permitir, pasamos así nuestros días juntos en casa; lo único es que no veo el día en que me reincorpore a trabajar más activamente por estar tan atada y unida al bebé. Me recuerda a mi primera experiencia como madre con mi primera niña que era muy así también.

Siempre Pegadito a su mamá. Ese podría ser el eslogan de este niño. Y a mí me encanta.

¿Vosotras pudisteis despegaros para iros de compras aunque fuera un rato? Yo ya compro todo online porque es imposible salir de casa con semejante panorama demandante.

Homenaje a mi tercera niña.

Compartir
Tuitear
Compartir

Hoy hace tres años que volví a tener una de esas citas a ciegas de la que sales profundamente enamorada.

Mi tercera nació tal día como hoy hace tres años. Un parto largo, duro; una niña muy grande; 4 kilos de bebé.

Aquella mañana a estas horas ya estaba yo preparándome para vernos pero pasarían 12 horas hasta que esto pasara.

Hoy de tí, tras este tiempo conociéndonos, sólo puedo decir que eres todo personalidad y carácter.

Eres la pequeña de las tres. Pero cualquiera diría siquiera que eres pequeña. Eres enorme. Tienes salida para todo.

Un marcado carácter, fuerte personalidad, mucho genio… vamos, que sabes lo que quieres de sobra. No eres fácil de doblegar ni convencer.

Me encantaría para tí que no cambiaras. Que siempre siguieras así: fuerte, decidida y con determinación.

Hubo una vez una conocida, con hijos ya mayorcitos, que me dijo que las madres debíamos tener especial cuidado con nuestras niñas y no machacarlas. Que son muy sentidas con nuestras palabras y críticas.

Pues yo soy de querer respetar tu forma de ser porque me parece una gran virtud que no te dejes achantar, que no puedan contigo, que tengas las cosas claras, pues nosotras las mujeres siempre andamos con dudas en un mundo donde hace falta determinación.

Ser sumisa no va contigo. Al menos no ahora. Me encantaría que conservaras esta virtud ya que la de la inocencia se irá perdiendo irremediablemente.

Me encantaría que siguieras tan unida a mi madre como estás. Que fueras la nieta que siempre está con ella. Tú ves a tu abuela. Yo veo a mis dos líneas, una ascendente y otra descendente, que me atraviesan y quedan unidas.

En fin. Te enfrentas a un mundo para el que estás preparada de sobra a tu nivel. A medida que crezcas y encuentres barreras, espero que puedas franquearlas. Yo estaré aquí para observarte. Para levantarte. Para apoyarte y animarte.

No tengas miedo mi niña, vas a poder con todo. Eres genio y figura y eso es hasta la sepultura.

Me alegro de que hayas llegado a esta casa, que hace tres años vinieras tú, que aunque eras un bebé gordote y dormilón durante el día , nos diste malas noches como las demás.

Pero tú me diste la fuerza que necesitaba para salir yo adelante con mi proyecto de empresa. Me inspiraste en ideas. Me obligaste a salir. Y eso te lo agradeceré siempre. A ti y a todos tus hermanos, pues cada uno juega un papel fundamental en esta historia de mi vida.

Sois los ejes de ella. Me alegro de haberte recibido y que estés creciendo aquí ¡como una niña la mar de feliz! Que así sea, preciosa.

8M mi lucha como mujer en casa.

Compartir
Tuitear
Compartir

Hoy hay que hacer huelga. Huelga por nosotras, por la mujer, especialmente por las que tienen triple trabajo: con sus hijos, el remunerado fuera de casa y el doméstico. A las amas de casa nos han dicho que colguemos un delantal en la ventana o el balcón (como si fuéramos todo el día con el mandil puesto).

Nosotras las mujeres somos un género que necesita especial cuidado porque nuestra maternidad nos frena en nuestra carrera laboral. Nos multiplica el trabajo pues somos nosotras quienes cuidamos de la familia, nos hacemos cargo de las tareas domésticas y además no somos iguales que los hombres salarialmente hablando.

Desde aquí subrayo cada una de las líneas que bajo mi punto de vista nos empujan a la huelga pero me gustaría dar la vuelta al argumento.

Yo, licenciada universitaria, con años de experiencia laboral en distintos medios de comunicación, hoy no puedo secundar esta huelga por tener dos hijos muy pequeños de todavía dos años y otro de cinco meses ambos con pañales y totalmente dependientes. De hecho escribo este post con uno en brazos desde el móvil sujeto por mi mano derecha. (Tengo una práctica bestial, la verdad).

Entonces… ¿Cuál es mi lucha? Puede ser o no mi elección trabajar en casa, pero yo abogo por visibilizar el cuidado de la familia.

Hoy nos enfrentamos a un país que forma profesionales y olvida a las madres, sesga el valor biológico de cada una de nosotras para someternos al capitalismo más bestial. En una época donde el consumismo y el poder adquisitivo son el eje de nuestro día a día, se compra la belleza, el bienestar, el ocio; hedonismo al fin y al cabo… y nos encanta. Que el placer del disfrute es gozoso, no seré yo quien dude de esta condición.

Pero si que es verdad que se olvidan cuestiones fundamentales como el cuidado de la familia y el empoderar la condición de quienes trabajamos desde casa, bien haciendo sólo las tareas domésticas, bien haciendo además otras como labor profesional también. Además del cuidado de los peques, claro está.

Es ése mi caso. Vivimos en un maravilloso hogar formado por 4 niños, dos padres y una abuela por temporadas. Somos felices. Nos organizamos. Dividimos tareas. No nos olvidemos de mi querida María José, que ya os dije en el post anterior que es parte del engranaje familiar y se la quiere y respeta como a otro miembro más de la familia.

Pero para que esto tuviera más sentido, debería reconocerse la labor de la madre cabeza de familia quien, bien por decisión propia o ajena, dirige, coordina, cuida, establece turnos, alimenta, da cariño, enseña, acompaña o tutoriza los deberes, entre algunas de sus muchas labores. Y además lucha por no sentirse agredida cuando alguien de su familia extensa, pero cercana, que cuando intenta defender no sé qué debate añade: “sí, pero tú no trabajas” y se queda tan ancha. Porque para más Inri, suele ser mujer. 🤗

De ahí nace la reivindicación de hoy. Porque cuando posees formación, titulación, experiencia y eres joven, te frustras al verte irremediablemente enjaulada en casa y sin reconocimiento alguno. Es más, debes limpiar, lavar, fregar, tender, cuidar, organizar, comprar y todo lo antes enumerado más otras muchas tareas bajo el eslogan del “tú no trabajas” aunque no dejes de hacerlo 24 por 7 porque a diferencia de quienes tienen horario, esta labor es permanente.

Con este panorama veo que las mujeres no tengan hijos en este país. ¿Quién quiere sobrecargarse a los tiernos veintitantos de obligaciones sin beneficio alguno? ¿Es mejor trabajar por y para la familia que ganar un sueldo y plantearse más adelante tener hijos? Está clara la respuesta. Luego vendrá la cara B de la conciliación y volveremos a estar unidas en la lucha. Las que elegimos la maternidad antes que la carrera y las que eligieron carrera antes que maternidad confluimos en un único punto: estamos sobrepasadas y minusvaloradas

Si a estas mujeres se les plantease una ayuda a cambio de tener hijos a cargo ¿Dejarían su trabajo? Y no hablo de universitarias necesariamente. Hablo de todas las mujeres con hijos que por un sueldo que no es para tirar cohetes salen a trabajar para poder vivir con un mínimo de confort. Yo misma como periodista en la calle no ganaría más de mil euros, con suerte. En caso de que recibiera la ayuda por hijo que otros países se da a las madres y que en mi caso con 4 niños sería de casi 800 euros. ¿No pondría en valor nuestra figura, tendríamos más hijos y seríamos más autónomas a la vez que otorgamos futuros trabajadores que paguen las pensiones dentro de algunos años?

La población envejece, las mujeres estamos agotadas, no se nos valora, se nos pide y exige cada vez más: madres, trabajadoras dentro y fuera de casa, guapas, delgadas, jóvenes, guerreras, responsables y más.

La lista es infinita. Por eso me uno a la lucha. No a la huelga. Porque mi lucha será darle visibilidad a las que si trabajan desde casa. Y como no llevo delantal ni quiero, ni pretendo, lo hago desde aquí exigiendo ayuda a las familias, el único sitio donde sí que se nos quiere; y si alguien duda, que le pregunten a nuestros niños.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar