Facundo

Compartir
Tuitear
Compartir

Facundo vuelve a nuestras vidas ¿Lo conocen? No ¿verdad? Facundo lleva generaciones en la familia pero que yo sepa no lo conocen fuera.
Hace medio siglo, o más, mi tía, -malacomedora donde las hubiera-, cada almuerzo montaba un numerito para no comer. Mis abuelos, de primer cuarto del siglo XX y con otros 9 hijos más, desesperaban ante semejante cuadro y optaban por lo habitual entonces: castigos, riñas o amenazas. El último en llegar a esta ristra de despropósitos fue Facundo, el cocinero.
Facundo era el cocinero de la casa. En un domicilio donde vivían 10 niños, el matrimonio, la tia soltera y el sobrino de turno, el cuerpo de casa era obligado.
Facundo era grande, corpulento, reacio a hablar con los niños puesto que eran tantos que le distraerían y traerían sólo problemas, y pasaba el día preparando las numerosas comidas del menú familiar.
Facundo imponía y lo que más llamaba la atención de mi tía la malcomedora era un enorme embudo que colgaba de la pared de la cocina.
La familia vivía en una casa grande, que aún hoy se mantiene en pie en la ciudad, pero en aquel momento estaba casi en el campo. A uno de mis tíos el médico lo mandó a vivir lejos de la ciudad por unas fiebres que padeció y cuya única cura era respirar el aire fresco del campo.
Esto permitió a la familia crecer, ya que la casa era amplía, establecer su negocio allí mismo y albergar a todos los trabajadores que les ayudaban en la casa.
Facundo era uno de ellos. Vivía en la casa, era soltero y trabajaba muchísimo.
Mi tía, una niña de ojos vivarachos, lo miraba con respeto. Él lo sabía y la ignoraba. Todos sabían que Facundo le imponía, pero a mi tía lo que le daba miedo era el embudo.
Cada día a la hora de comer, bajo amenazas la niña comía pero si algún día se negaba, lloraba y montaba el cuadro a mi tia la amenazaban con que iban a llamar a Facundo y le iba a dar de comer con el embudo. Sí. Mi tia se veía con la boca abierta y el embudo dentro obligándola a deglutir todo aquello a lo que se negase.
La verdad es que no sé su algún día pasó de verdad. No creo. Pero a mí me decían lo mismo de Facundo y me obligaban a comer igual. Y lo hacía.
Hoy al mediodía ha venido Facundo por casa. Lejos de estar viejito y débil, Facundo se ha presentado joven, fuerte, enfadado y cumplidor de su misión.
Siempre he sido de la escuela de mi madre, malacomedora y madre de otra malacomedora ( o peor), que decía que dejáramos libres a los niños que comerían cuando tuvieran hambre. Pero hoy no he podido.
Hoy me he convertido en ese temible Facundo, en el cocinero fuerte, rudo y cuya misión era la de hacer deglutir la comida a la niña: hoy he obligado a mi hija a comer y se ha comido todo el puré de lentejas. Ha llorado, sí, pero más he llorado yo. He tirado por tierra mis principios, mis creencias, me he desesperado, me he enfadado y he hecho que mi hija almuerce. Llevaba no sé ni el tiempo sin probar más que dos biberones al día y algo de merendar.
Algo me dice que soy un monstruo, estoy destrozada, frustrada y triste. Ella está tan feliz y se comió todo sin más remedio.
Yo no sé si he ganado una batalla al fin, si he perdido la guerra, si repetiré esto algún día. Lo único que sé es que Facundo ahora soy yo y me siento rota, por haberlo invocado desesperada.

El gnomo que mece la cuna

Compartir
Tuitear
Compartir

Hoy fui al ginecólogo a revisión de las 16 semanas. Hemos visto mi analítica, mi doppler de las 12 semanas que en un ataque de ultra modernidad les ha dado por instaurar en la clínica y de mi no consentimiento al triple screening que ha respetado enormemente.
Hemos charlado sobre el bebé que él espera para la semana que viene y me ha invitado a pasar a la camilla-potro de tortura.
A tal punto de desvergüenza he llegado que me he subido el vestido antes de que me ofreciera la sábana que tapa la poca intimidad que nos queda en esa situación, circunstancia que nos hizo reir a todos.
“disculpeme doctor, a estas alturas de la vida y habiendo traído usted a una de mis hijas al mundo, poco pudor me queda ya” 🙂
Vemos al bebé: tamaño, latido, cabecita, columna, costillas e incluso la aorta O.O le hemos visto mover la cabeza hacia abajo, taparsela con las manos y ha resultado del todo increíble”.
Qué nos faltaba? El sexo doctor! No se ve qué es??? -Pues no se deja ver la verdad. A ver, éste es el pubis, no se ve nada. Y desde aqui se ven los muslos y mirad que está sentadita.- Sentadita doctor? -Sí, yo diría que parece una Niña- O.o pero doctor en la eco anterior me dijeron que podía ser niño y que a estas alturas habría bajado ya la bolsa testicular. -Pues por eso mismo, no hay ni testículos ni pito y aqui está la foto para que si cambiase quede testimonio de que no se veía nada.- Y cambiará doctor? -Pues yo diría que no. Es niña en un 95% de posibilidades.-
Y así es como hemos sabido que tendremos otro lazo más que comprar, otro traje de flamenca y otra Elsa canturreando Libre soy por esta santa casa.
Mi marido alegó que seguramente el cuarto sea varón, porque no ve a las niñas vestidas de nazareno ni con pinta de que les guste el fútbol. Ah! Y añadió que estaba ya un poco harto de tanta princesa Disney. Pobre.
Edito para añadir que yo estoy encantada pero pensaba como siempre que era niño!!! Jajajaja

La hormona de poder.

Compartir
Tuitear
Compartir

Este es un post producto de la Hormona, la hormona de poder, una hormona para gobernarlos a todos. Una hormona para encontrarlos, una hormona para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas…
Estoy ya en la semana 16 de embarazo del tercer bebé, me envuelve un halo mágico, el de dar vida, el que las madres poseemos y que sólo las madres conocemos: el de la hormona de poder.
Esta hormona entre las semanas 8 y 14 nos deja reducidas las fuerzas a muchas hasta tal punto que nos quedamos en modo Gollum en referencia al ruido regurgitante que hacemos con la garganta.

Sí, estoy en estado de buena esperanza ¿No se  me nota?
Sí, estoy en estado de buena esperanza ¿No se me nota?

Hay más. Esto no acaba aqui. La hormona de poder nos dota de un brillo especial, de una barriga cervecera una vez que acabamos de padecer la etapa Gollum. Somos capaces de que no se nos note la barriga pero que tengamos ese halo mágico que hace dudar a todos y que a los más indiscretos empuja a lanzarse a preguntarnos. Pero ya no nos importa como en la cuarentena, ya es verdad, ya podemos decirles a todos la verdad.
http://www.centralplanet.cl/web/wp-content/uploads/2012/02/Liv-Tyler-lord-of-the-rings-31543-240x300.jpg
No, no es barriga cervecera. Voy a tener un bebé.

Somos por tanto poseedoras de la hormona de poder. Esa hormona que los domina a todos: que hace que la de los pollos del mercado me cuente su vida como madre de tres. Que el carnicero me dé la enhorabuena y la pescadera me sonría. También ha hecho que mi vecina del primero me haya amenazado con un sutil “te mato” -pero tranquis, tiene 80 años más o menos y creo que es inofensiva. Creo.- También hizo que mi vecina del segundo me tocara la barriga -que por mucho que sea de embarazo creo que de gorda también tiene- y que mis amigas al celebrar mi 32 cumpleaños me dijeran que estaba fenomenal cumplir esta edad como madre de familia numerosa.
La Hormona de poder: mi tesoro. Ha conseguido que mi marido haga muchas más tareas del hogar que nunca 😉 ha hecho que duerma siestas de elefante y que me entren ataques de amor por mis niñas más frecuentemente de lo que me entraban ya antes.
Pero… no todo son ventajas.
A veces nos convertimos en Gimli. Sí, el típico enano rudo, violento, y enemigo de los elfos. Ése que tiene un fuerte temperamento y es impaciente para pelear contra los orcos; ¿Qué quiénes son los orcos? cualquier enemigo que nos encontremos. Desde la amiga que no entiende que estés tan cansada, la hermana que dice que llegas tarde y que había quedado contigo hace media hora, el marido que sirve el arroz sin estar cocido del todo y la gastroenteritis que ha dejado a la Chica K.O. y a mí dos días sin salir de casa.
http://img3.wikia.nocookie.net/__cb20080318220808/lotr/images/thumb/4/43/Gimli.jpg/758px-Gimli.jpg
Sí llego tarde, he vestido, peinado y traído a las dos niñas y a mi bombo. ¿Y?

Pero como hoy me dijo mi amiga la rubia hermosa, muy soltera, independiente, trabajadora y con novio guapo ella, lo que acabará con su calma cuando le toque el momento es la bipolaridad que ha visto que me ataca. Después de pasar por la etapa Gimli de repente pasas por Twitter y te encuentras al patio medio encendido y te unes a revolucionarlo, esta vez sin temas políticos ni noticiosos, no. Esta vez atraviesas la etapa Aragorn, hijo de Arathorn, heredero de Isildur y que está fantástico.
http://img1.wikia.nocookie.net/__cb20121128150957/doblaje/es/images/8/83/Aragorn.jpg
El hombre que nos hace revolucionarnos y cambiar de estado.

Así que rauda y veloz me uní a ese hilo de hombres portentosos, de guapos increíbles y ahí que me puse a subir fotos para sorpresa de mi marido que me miraba atónito y me decía que parecíamos de la revista Súper Pop.
Mis compis no sé si tendrán hormonas de las mías, creo que no, pero como yo tengo más he sido la primera en postear mi ránking de hombres.

Por orden invertido y de apariencia son: Rob Lowe pre botox, Cris Hemsworth, Russell Crowe, Gary Dourdan, Aleksander Skarrsgâld, Matt Bomer y estos se resumen como los mandamientos en dos: Pierce Brosnan y Paul Newman. Aqui os dejo con el slideshare 😉 disfrutenlo yo seguiré con mis hormonas…

50 cosas sobre mí

Compartir
Tuitear
Compartir

Pues llevo un montón de tiempo viendo estos posts y como hoy estoy con la Chica maluscona aqui en casa he decidido escribir el mío aunque me he dicho 500 veces que yo no lo haría, jejeje.
1. Me llamo Andrea por si alguien no lo sabe y piensa que soy un gnomo de verdad.
2. Abrí el blog hace casi 2 años, soy nueva como quien dice. Antes tuve uno en 2009 sobre noticias, pero me aburrí porque me llevaba muchas horas al día analizar la noticia del día y oir y leer diferentes versiones.
3. Este blog no hubiera nacido sin los titatita. Son la madre de la Bola, la amiga de mi gnomi, su hermana -la ahijada-, cuñado -Pada- y marido. Entre los cuatro y mi esposo me dieron el empujoncito inicial. Los amo.
4.Soy periodista de vocación, afición, titulación y locura.
5.Llevaba años sin ejercer hasta que este blog me dio la oportunidad de volver a trabajar.
6.Al principio no sabía manejar más que Facebook. Poco a poco fui lanzándome y me atreví con otras redes. Ahora las manejo todas pero hace dos años no sabía ni que existían.
7.Es básico que tengo dos niñas y estoy esperando al tercer bebé. Me pirra mi familia y mis hijos son mi prioridad y mi esposo, obvio.
8.Tengo una hermana y una madre que comparten nombre. Toda la vida la gente ha pensado que al ser la mayor, soy yo quien comparte nombre con mi madre, pero no.
9.Mi hermana se llama Mono en mi casa. Es tia Mono para las niñas y en el blog.
10. Soy de Costa Rica, nacida y de familia por parte materna.
11. Mi madre se casó con un español, de Sevilla, y vivo en esta ciudad desde el 87.
12. Tengo así mi familia sevillana, con 22 primos y otros tantos tíos. Es una gran familia, la abuela tuvo 10 hijos y sus hermanas cada una entre 6 y 13. Los primos segundos ni nos reconocemos.
13. Mi marido es el hombre bueno por definición. Me lo llevé yo para envidia de muchas 😉
14. Tengo una familia maravillosa de la que nos encargamos con esmero y cariño mi marido y yo.
15. Mis hijas son sevillanas cien por cien. Ellas ya no conocen mi país más que por la bandera y algunas historias, me da tristeza suprema.
16. No, no me he atrevido a ir a Costa Rica desde que me embaracé por primera vez. Tengo pánico al Jet Lag de dos locuelas de menos de 3 años.
17. En febrero seré madre por tercera vez y tendré tres gnomis de entre tres y cero años.
18. Tardé tanto -bueno, año y medio- en quedarme embarazada que pensaba que no tendría hijos.
19.Mis tres últimos embarazos han sido sin planificar aunque siempre a la primera.
20. El segundo con dolor de mi alma, lo perdí.
21. el actual embarazo me pilló de sorpresa y me enteré a las 9 semanas.
22. Mi vida con dos hijas supera con creces en facilidad a mi vida con una única niña.
23. No me da miedo a mi vida con tres, ni con cuatro, ni con cinco… pero seis me da respeto, jajaja
24. Mis embarazos son eternos, de 42 semanas, vamos. Se supone que el tercero no lo será y llegará el 28 de febrero. Lo hará para mi aniversario el 14 de marzo, ya veréis…
25. Fui al mismo colegio desde los 5 hasta los 16 años, salvo el año que me mudé, pero volví.
26. Me he reencontrado con algunas amigas del colegio en estos últimos 5 años y han pasado a formar parte de un círculo muy cercano de amigos. Me encanta.
27. Mi amiga Leti, compartió colegio toda la vida conmigo y ahora nuestras hijas también van juntas a primero de infantil.
28. Tengo unas grandes amigas, cada unas de un sitio: la facultad, el trabajo, mi marido y el destino. Las admiro a todas por algo.
29. En general no paro de quejarme, nací para reina, pero sólo son eso, quejas. Soy muy feliz con mi vida.
30. Mis grandes problemas se resumen en uno: no sé resolver conflictos. No sirvo para ser diplomática ni gestionar crisis.
31. Además de eso si se le suma un extra de sinceridad, estoy perdida.
32.Tengo carácter pero no pierdo el norte, soy de corazón caliente pero mente fría, las ideas las tengo claras.
33. Hace diez años ya que estuve un año en Alemania: hice grandes amigos, buenísimos compañeros y nos unió para siempre a Pao y a mí, juntas fuimos Sevilla Power.
34. Ese año, no teníamos un duro y trabajamos en muchos sitios.
35. Primero me fui a casa de Nadine, que está ahora en Sevilla, con sus padres de inmersión total alemana. Me encantó.
36. Después me fui a Kiel, con Janne como guía. Me enseñó todo de la ciudad y quedábamos mucho.
37. Cuando empezó el curso llegaron el resto de españoles y con ellos me sentí arropada.
38. En febrero se volvió Paola y yo me quedé.
39. Empezó mi otro Erasmus. Al fin pude dejar de trabajar tanto y pude vaguear un poco.
40. Al volver mi vida cambió.
41. En 8 meses conocí a mi marido.
42. A los 4 años nos casamos.
43. Estuvimos en Costa Rica de viaje de novios conociendo a toda la familia loca que ahí tengo y empezaron a cuadrarle muchas cosas…jejejeje
44. A los dos años llegó la Mayor.
45. Al año y medio la Chica.
46. Me están sobrando las últimas cosas jajajaja.
47. Mi gnomi Mayor es espontánea, ocurrente, crativa, parlanchina y un poco insomnne.
48. Mi gnomi Chica es graciosa, gamberra, cariñosa, zalamera y sinvergonzona.
49. Mi tercer bebé quizás sea niño, aunque yo siempre quiero que sean niños: iban a ser Javier y Felipe mis dos niñas.
50. Al fin terminé!! Cosa más larga por Dior…y eso que yo soy de muuuucho hablar.

Bueno pues edito el post a petición de mi colega tuitera María que como está de santo será mi regalito. Según ella de la número 25 a la número 50 no son cosas sobre mí y quería saber más cosas menos intensas supongo.

51. Mi color favorito es el azul, al añil para ser exactos.
52. Mi número favorito es el 8 seguido del 10.
53. Calzo un 39, el pie más grande de mi familia.
54. No bebo vino ni cerveza. No me gusta.
55. Si me veis haciendo propaganda de Cruzcampo es un tema que tenemos con PapaLobo, saquitodecanela y yo. Postureo puro.
56. Eso que no bebo nada de alcohol, salvo Ballantine´s Cola, Caipirinha brasileria con cachasa y Gin Lemon 😉
57. Tengo el pelo suuuper rizado, herencia de mi abuelo.
58. No me parezco a mi madre ni mi hermana.
59. Se supone que me parezco a mi abuela.
60. Me he tirado media vida metiéndome con mi hermana porque le decía que era adoptada y en verdad, se parecen tanto mi madre y ella, que creo que la adoptada soy yo.
61. Gesticulo hasta el infinito y más allá.
62. Las fotos que no son posadas para mí son una pesadilla porque salgo con la boca torcida, los ojos entreabiertos, las manos metidas o los pies doblados.
63. Eso sí, tengo el mismo tipito que mi santa madre, aunque una mijita más gorda.
64. Me pinto las uñas de rojo y me encantaría llevarlas largas aunque temo hacerles daño a las niñas.
65. Me abrieron el coche la semana pasada y me robaron la sillita de la niña y mi bolsa de maquillajes. Me dolieron más los maquillajes la verdad.
66. Uso un maquillaje en spray de Dior que ha dejado de comercializarse en España: el Airflash y me provoca desazón. Si alguien va a l extranjero que me lo traiga por DIOR!!
67. Visto a mis hijas iguales y no sin su lazo.
68. No me gusta el queso y amo el chocolate.
69. Las comidas favoritas son las de Costa Rica: arroz con frijoles, picadillo de papa, plátano maduro, arroz con pollo…Mmmm
70. Soy una gorda que no para de estar a dieta hasta que me siento tiposa con mi talla 40-42.
71. No veo bonita la delgadez y menos la extrema. Adoro las curvitas.
72. Tengo genio para dar, regalar y seguiría teniendo. Exploto como una bomba pero luego se me pasa.
73. No soy rencorosa, me da mucha pena la gente que intenta hundirte, pone zancadillas y es envidiosas Pero perdono 😉 eso no significa que volvamos a ser amigas, no soy tonta.
74. Indulgencia plenaria la tienen mi madre y hermana. Las quiero demasiado. Y mis niñas porque son chiquititas pero imagino que también.
75. He dicho que hablo mucho? Jejeje

La adaptación de la guardería de la Chica

Compartir
Tuitear
Compartir

Hace un año exactamente escribía compungida cómo sería la adaptación de la Mayor a la guarde que empezaba teniendo ella dos años y yo una angustia de primeriza bastante grande.
Recuerdo haber llorado incluso, en un ataque de propismo más de abuela que de madre, pero es que dejaba a mi niña en la guardería de manera innecesaria, porque yo no trabajaba fuera de casa y siempre me repetía que ésa era mi obligación.
La niña se fue ese primer día sin mirar hacia atrás; le puso el chupe a los que lloraban y fue la niña más feliz. Y yo me sentí tonta. Para entonces tenía otro bebé en casa y suficicente trabajo, pero ese sentimiento de culpa que no deja de sobrevolar a las madres a mí me invadía. En fin de todo se aprende.
Este año le tocó a mi gorda pequeñita. La salvajita que tenemos en casa, que le zurra a la Mayor, que le quita los juguetes, que cuando le riñes se ríe, la niña que llega después de hacer cualquier travesura y se agarra a tu pierna y te dice “Ay que te quelo” o la que te tira besos sin motivos.
Este año pasado, teniendo ella 8 meses y empezando a demandar más atención y juego que yo no le daba, me planteé mandarla a la guarde antes que a la otra pues ella ¡se aburría conmigo!
La apunté a la guarde y se quedó en lista de espera. Al cabo de un mes entró con muchísima suerte.
El 31 de agosto a las 7 de la tarde me escribieron de la guarde diciéndome que empezaba al día siguiente. No tenía ni idea y ni siquiera había preparado nada!! Pero una es resolutiva y al día siguiente iba a la guarde feliz con su mochi de Minnie llena de pañales y toallitas.
Ella entró feliz pero tener a 25 amigos llorando creo que no le gustó y salió compungida. Le preguntaba qué tal lo había pasado y sin quitarse el chupe sólo me pestañeaba -como en las pelis cuando el accidentado sólo puede mover los párpados- jajaja. Pobrecita mía. Eso le duró 3 días luego al ampliar el horario ya se acostumbró a los llorones y se dio cuenta de que se callaban y podía jugar.
A diferencia de la Mayor, ella lloró y a mí no me costó tanto dejarla. La experiencia ¿No? Mañana seguimos con la adaptación y el miércoles coincide con la de su hermana. Mis hijas de momento no la han necesitado, pero a ésta es que le ha venido hasta peor, porque iba feliz a la guarde de su hermana y se colaba y ahora le ha cogido un pelín de tirria. Pero se le pasará. 20140901_114014

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar