El cuarto de los juguetes

Compartir
Tuitear
Compartir

¿Hay algo mejor en este mundo que esa estancia? Pues les advierto desde ya que no. Es un must. De cada hogar con niños. Hasta este fin de semana pasado el hogar gnomo tenía una habitación libre. De sobra. Y albergaba algunas cajas de mudanza, ropa para planchar, muebles del depacho del padre gnomo y chismes, muchos chismes. Así que hartos de tener juguetes en el salón o de acostar a la Chica en una cuna donde yacía plácidamente un piano, hemos puesto en marcha el cuarto de los juguetes.
Ayer el padre, mientras yo me realizaba como ama de casa y sobre todo como mujer limpiando una nevera en la que los alimentos tenían hasta un PGOU que ya lo quisieran para sí muchas ciudades, el padre gnomo vigilaba a las gnomis allí.
Hoy mismo, la Mayor con dos velones colgando y extendidos por sus mejillas y tras no ir a la guarde por la noche de toses, se quedó con la Chica ahí todo el día. Sólo se salió para ayudarme a realizarme esta vez con la máquina de coser y la chichonera de la cuna. Pero después volvió al redil y ahí se han tirado toda la mañana O.o
Lo llego a saber y lo monto antes. Ya el peligro de morir por aplastamiento de juguete se ha visto seriamente mermado y con meter todos los cacharros en los contenedores especiales que nuestro amigo sueco el sr. Ikea nos vendió, va que chuta!!! Un gran invento, si señor. El desorden se centra en una sola habitación!
En la imagen las mocosas jugando salvajes desde diversas perspectivas.

8 comentarios en “El cuarto de los juguetes

  1. mi casa ahora es pequeña y no tenemos cuarto de los juguestes para víctor pero cuando era pequeña YO sí que tuve un cuarto de los juguetes y me parece lo mejor. todavía quedan testimonios en forma de pegatinas de lucky luke dentro del armario 🙂

    • Es ideal para mantener a las fieras distraídas y para mantener el resto de la casa a salvo del ataque de cualquier juguete mal guardado. Me ha encantado pese a lo reciente de su inauguración. Un clásico esa pegatina eh? Besote

  2. Cuando estaba embarazada de l’aînée dije que quería que hubiera un cuarto de jugar, él reformó el baño de las niñas, y yo me quedé con un cuarto de jugar, donde ellas hacen lo que quieren, ordenan, desordenan, juegan, cantan, bailan, saltan… Lo pueden tener todo lo desordenado que quieran, pero a la hora de la ducha, hay que recogerlo. Y me evito que otras estancias (mirame que “fisna” :P) estén llenas de juguetes, zapatos, ropa, libros…

    • Deja de invitar gente y a meter a las ovejas al redil. De todas maneras yo he puesto un sofá cama para que si por casualidad con la cama extra no bastase, hubiera un sitio donde albergar a algún visitante!! Un besote

  3. Me voy a ir aplicando el cuento porque mi casa por ahora parece juguetilandia o el museo del juguete… No tenemos un cuarto del juguete, sino que todos los espacios de la casa tienen “mini cuarto de juguetes” y la cosa empieza a coger dimensiones peliagudas 🙂 Un beso!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar