Espontáneas que… Te dicen en el súper si te fajas.

Compartir
Tuitear
Compartir

A ver si consigo publicar semanalmente y consigo hacer una sección de ésas con las que te ríes en blogs vecinos.
Con Gnomita chica me está pasando como cuando paseaba con la mayor. Millones de espontáneas que corren apresuradas a ver al niño que hay dentro, generalmente dormido si va en capazo, y o te aconsejan o te cuentan su vida o te preguntan inquisidoras dudas existenciales que en ese momento les surgen.
Asi, ayer de vuelta de una reunión del colectivo de la leche me dispuse a ir a la tintorería y al súper a comprar “dos cosillas”. Obviamente era mentira porque terminé cargándo el carro gemelar hasta las trancas.
El carro es un mamotreto, útil pero mamotreto. Es un préstamo que ya he mostrado en un today, me parece, y como es de préstamo no se le mira el diente y punto!!
A lo que iba que me bifurco, que iba yo con mi tractocarrodoble por el cortinglé y fue entrar en el súper y empezar a ser abordada.
Sra. – Uy! Qué chiquitito! Y la mayor qué mona y qué andares… ¿Cuánto tiempo tiene?
Yo. – Si…tiene un mes.
Sra.- y tú ¿Estás otra vez encinta? ¿Qué esperas ahora?
Yo.- No…no me ha dado tiempo, tiene solo un mes o_O
Sra.- Pues se te ha quedado barriga ¿Pero tú no te fajas hija?
Yo.- No, qué va.
Sra.- Pues yo si me fajaba. (Aqui deberìa haberle dado el pin que se merecía pero zanjé la conversación)
Yo.- Eso son modas. Ahora la moda es no fajarse 🙂

Resultado:
Sra. 0 – 1 Yo. (jijijiji)

A ver si te atreves a preguntarle a alguien si se faja campeona..

Gnomolactancias diferentes

Compartir
Tuitear
Compartir

Aqui escribo corriendo las diferencias entre las dos lactancias de las gnomitas que en este casi primer mes de vida de la chica he encontrado.
Para empezar hay que recalcar que la de la primera fue en diferido, Medela mediante, y la segunda está siendo natural.
Para mí la de la primera en su momento me pareció la mejor opción para un bebé que no tomaba el pecho entre otras cosas porque no le gustaba. Lo intenté por todos los medios y no hubo manera. Yo comprobé que era el mejor alimento por muchas cosas pero era perfecto para su tránsito intestinal que nada tenía que ver con el de los bebés alimentados con biberón que los pobres se estriñen tanto..
Fisiológicamente era fácil jugar con los horarios y las respuestas orgánicas. Cada tres horas extraía la leche y la guardaba y distribuía a lo largo del día.
El pecho se vaciaba al completo y tenía tres horas hasta la siguiente extracción. Pocas veces me subía la leche puesto que antes de eso, ya estaba yo con el sacaleches.
El pecho se vaciaba y se llenaba para ser vaciado entero de nuevo. Depende de a qué hora fuese sacaba más o menos pero por la noche y por la mañana eran unos 250-300 ml cada vez. El resto de tomas era de 100-120. Nunca saqué más ni menos. Por ser extraída con un aparato no se extrae menos ni se retira.
No me sacaba de noche, tampoco tenía esa necesidad. Había quien decía que no tenía suficiente leche porque debía rebosarse y yo qué sé más cosas…
Con la chica tomando de manera natural no sé cuánto sale cada vez. Ella come cada 2-3 horas, hace pis y cacas y crece y engorda así. Lo mejor sin duda es la comodidad. Tal como nació ella come cada noche en mi cama acostada a mi lado mientras yo duermo. Eso me ha ayudado a tener un postparto descansado, eso, y que ella es muy buena.
Me sube la leche dependiendo de cada día. Unas veces más seguido, otras menos, unas a unas horas establecida y otras a deshora. Pero creo que siempre están llenos, no se quedan vacíos por completo nunca. Es como si la despensa estuviera ahí disponible siempre.
La primera vez me dio un subidón que me provocó bultos en la axila. Aparte de eso, lo peor es la mastitis subaguda. Mancha roja, bulto, dolor y mi opción de drenar el pecho poniendo la barbilla de la niña mirando al bulto para que se aliviara y extraer la leche. Sin fiebre.
Después volvió el dolor, sin bulto ni mancha ya, y el ardor desde lo más profundo del pecho hacia afuera. Seguía un recorrido perfecto. Durante la eyección de la leche, dolor y escozor como picazón, pero se pasaba al comer la niña. Eso no pasaba con el Sacaleches.
Cada cosa tiene su lado positivo y negativo.
Fundamental es destacar que no usar biberones, ni lavarlos ni esterilizarlos es muy cómodo también.
Y nadie podrá darle un bibi al bebé, que sólo se calmará con su mamá pero encontrará consuelo fácilmente.
Así me ha parecido a mí este primer mes casi. En general bastante positivo y bueno, doloridillo…

Las desventuras de Gnomita mayor

Compartir
Tuitear
Compartir

Gnomita Mayor es dulce. Dulcísima. Eso ya lo he dicho hasta la saciedad. Yo soy la madre de dos Pantojas. No paso por las puerta, grande y cual pavo real voy por la vida peeeerooo hay quien no ve así a mi Gnomi mayor. Ay! Qué duro fue..y cómo tuve que contenerme! Iba a convertirme en una shoni pero me frené, que una tiene un nombre.
Resulta que hace una semana, -sí, se me pasa el tiempo volando y llevo sin escribir lo màs grande-, cuando volvíamos a casa por la plaza donde vamos a jugar, a la chica le entró un hambre voraz y decidí darle el pecho ahí en medio con su momento batón rosa y la gasa en la cara tapando las desnudeces maternas. Le dije a Gnomita que se fuera a jugar y…
Hace una semana ella lo contaba así:
Mamá- ¿Qué te ha pasado hija?
Gnomita- el niño se ha enfadado
M- cuéntamelo
G- el niño dice tengo cuatro años.
Y yo digo “no, no y no” y el niño se ha enfadado y le ha dado un empujón. Y Gnomita “sa caio” al suelo y ha llorado.
Bueno, después de contarnos esta historia diez veces y totalmente verídica, tia Mono le riñe porque está muy fea esa coatumbre de decir “no, no y no” sacando el dedo amenazador y con cara de enfado. Así que ahora cuenta:
M- ¿Qué te pasó con el niño?
G- Que yo decía tengo 4 años y el niño dijo “y no, y no y no” y cuéntamelo mamá que el niño me empujo y Gnomita sa caio.
Observemos que ella ya es una víctima total..el niño fue el ser malvado y ella un ángel que buscaba amigos.
Lo que en realidad pasó fue que ella se emocionó al ver a los niños y querìa ser su amiga, pero ella es muy pequeña aún y para una patinadora de 6 años y un matón de 4, resultaba incordiante. Así que el bandolero ése le dijo que tenía 4 años y mi Gnomita dijo que “no, no y no” porque su mamà le había enseñado esa misma mañana que tenía “uno y meyio” y fue cuando la empujaron y cayó dando un culetazo y herida en su dignidad.
El padre del fistro, se levantó, le dijo que ella era pequeña y lo castigó a pensar al banco no sin antes pedirme perdón. Me pareció poco. Ahora escribiéndolo, quizás no tan poco, jejeje.
Yo lo vi todo desde el banco de al lado, impotente, pero me levanté cual gitana niña colgando en teta para recoger a la otra y poner cara de falsedad con el padre del cuatrero ése… Empujar a mi Gnomita!!

Hoy hace un año…

Compartir
Tuitear
Compartir

Hoy hace un año fue jueves.
Hoy hace un año esperaba un bebé.
Hoy hace un año la mayor tenía 8 meses.
Hoy hace un año acudí temerosa al médico.
Hoy hace un año me sentí más sola que nunca durante minutos que se hicieron horas.
Hoy hace un año la espera feliz se tornó en oscura.
Hoy hace un año el sueño roto que me temía se hizo real.
Hoy hace un año me sentí inerte por horas.
Hoy hace un año supe que no había en mí más vida que la mía.
Hoy hace un año me levanté para la revisión de las 14 semanas.
Hoy hace un año mi esposo no pudo llegar a tiempo.
Hoy hace un año mi madre salió de la consulta esperando la llegada de mi marido.
Hoy hace un año confirmé que los cólicos y dolores que me llevaron a urgencias un par de veces no traían nada bueno.
Hoy hace un año yo sola con mi médico fui informada, que no consciente, de que no prosperó la gestación.
Hoy hace un año salí de la consulta buscando el apoyo sobre el que llorar.
Hoy hace un año yo le dije entre sollozos al papá que no había a quién esperar.
Hoy hace un año yo se lo dije a mi madre.
Hoy hace un año más que nunca amé a la mayor.
Hoy hace un año necesité abrazar a mi hija y quererla y sentirla y vivirla.
Hoy hace un año pasé la noche de llanto más dolorosa que recuerde.
Hoy hace un año sabía que era la víspera de la intervención.
Hoy hace un año supe que no conocería a mi hijo.
Hoy hace un año me sentí embarazada de nada y amando a un todo que no llegaría.
Hoy hace un año sentí el vacío en mi vida en un vientre abultado.
Hoy hace un año necesité las agallas para enfrentarme a perderlo.
Hoy hace un año no había nada que perder y a la vez lo perdí todo.
Hoy hace una año, mi familia volvió a ser de tres.
Hoy hace un año estaba triste y hoy quería recordarlo.
Hoy hace un año no pensaba en un día como hoy.
Hoy hace un año no imaginé que la vida seguía.
Hoy hace un año no imaginé mi vida de cuatro.
Hoy como hace un año dí gracias por tener a mi marido y a mi hija.
Hoy como nunca doy gracias a Dios por la chica y rezo por el que no vino.
Hoy hace un año no me imaginé tan feliz en este mismo día.
Hoy como nunca soy felícisima con mi familia y comprendí que hay cosas que no se pueden cambiar.
Hoy como hace un año, te llevo en mí.

Estreñimiento y postparto.

Compartir
Tuitear
Compartir

Esta es una entrada escatológica. Mucho. Así que es hora de que si no estás de postparto abandones, yo lo haría.
Tras el parto de la chica el ginecólogo me dijo, tras un aberrante último tacto con mis puntos y todo, que estaba muy estreñida. Y era cierto, no había ido al baño desde que nació la chica pero no hacía ni 48 horas así que no me preocupé.
Él me mandó Duphalac y me fue bien, hasta hoy. Con una cucharada al día se supone que basta pero leyendo las instrucciones me tomaba a veces dos o dos y media. Es compatible con la LME y ayuda bastante. Pero hoy no pude ir con normalidad al baño. Y dolió, dolió muchísimo. Aquello no iba. Ni palante ni patrás. Asi que pedí ayuda y no me la pudieron dar en casa. Y mandé al papá Gnomo a la farmacia y me dieron Rovi. Ojo al dato que si se sufre en silencio, pica y escuecen los jodios supos lo más grande y terminas que parece que saltas sobre brasas. No porque quemen los pies si no porque das saltitos chicos y gritas uyuyyuy y piensas “mierd*” y justo eso te devuelve a la situación escatológica.
Bueno visto que ya no suelto ni el Rovi vámonos a urgencias que hace dos semanitas que no vamos al hospital. Puff otra vez igual que con la mayor; lo malo de parir, no es parir, son los post-partos, eso partos posteriores sin epidural ni oxitocina que se van por el retrete.
No hay enema compatible con la LM y me dicen que me saque y tire la leche durante 24 horas. ¿Estamos locos? Con lo cómodo que es y lo bueno!! Ése justo fue el fin de la lactancia diferida de Gnomita mayor. No. Aún es pronto y yo no estoy mala como la otra vez con el tiroides. La otra opción es una perita. No la conocía. Se rellena de agua templada y a esperar. Lo bueno es que se puede repetir varias veces hasta que se consigue el efecto deseado!! Qué bien. Espero que no, pero pensé que esa perita iba a ser mi mejor amiga hasta que me normalice.
Se ve que comer cereales con fibra, fruta, zumos de naranja, espinacas, legumbres y haber dejado los refrescos no me ayudan en el tránsito.
Hala ya sábeis por qué no estuve hoy en twitter..

13+1 febrero. Amor del bueno.

Compartir
Tuitear
Compartir

Papá Gnomo y yo empezamos a salir un 13 de febrero. San Valentín no es nuestro día del amor que ya es el de muchos y no me gusta especialmente, así que ése es el 13+1 de febrero. Nuestro primer día del amor es ése, la víspera a san Valentín, osea ayer. Hace ocho años salimos a pasear y yo de los nervios no paraba de hablar y dimos una vuelta y sin querer pisamos algunas naranjas que caen al suelo en esta época y hacía frío y fue muy bonito.
Hoy tenemos dos gnomitas, hemos pasado los días más dulces juntos y algunos de los más difíciles y tenemos una familia preciosa.
Hoy soy su enfermera. También la amantísima madre de la casa, la desastrosa que deja todo por medio, la desorganizada que se enreda por ahí cada vez que sale, la que se queja tanto, la que no ceja en su intento de perfección y de frustración a veces porque no lo consigue. Yo soy la cuidadora de las niñas, el ama de casa nefasta, su contable excelsa y a la vez derrochadora si se puede que para eso hago las cuentas, jejje. Soy quien llama al mercado, al súper, y a todos para que me traigan la compra a casa porque no me da tiempo de llegar a los sitios y las bolsas pesan mucho. Ésa más o menos soy yo. Él es mucho más.
Mucho mejor sin duda 🙂
Hoy como cada día hay una prueba de amor, hoy como cada día la superaremos sin más, hoy como cada día entre nosotros no se interpone nada que no sea eso, nuestro amor. Que no es más que eso, amor del bueno.

Mi día gnomero

Compartir
Tuitear
Compartir

Seguro que estais deseando saber cómo me apaño con las dos gnomitas y me dispongo a contarlo:
-00:00 dormimos
-2:40 toma de la chica
-3:30 dormimos..aunque yo ya dormía mientras ella comía
-7:05 toma de la chica
-dormimos dependiendo de la mayor
-9:00 despertamos la mayor y yo.
-10:00 desayuno de bibi de la mayor.
– desayuno mamagnomo
-10:30 toma de la chica
-11:00 ducha mama,vestir gnomitas, cambiar pañales, curar a papágnomo, vestirme,recoger la cocina,poner lavadora, peinar a las gnomitas, la chica vuelve a comer y a las
-13:00 a la calle a tomar el sol para la bilirrubina alta.
-14:30 volvemos para comer. La mayor no come y la chica sí y se duerme.
-15:00 almorzamos
-16:00 la mayor se duerme despues de luchar contra la siesta.
-yo me intento dormir pero la chica come.
-18:00 gnomita mayor se levanta
– 18:00-19:30 Gnomita chica decide volver a comer y dormirse muchas veces.
-20:30 baño de la chica
-21:00 la chica come
-21:15 la mayor se ducha.
-22:00 la mayor cena y se acuesta y la chica se duerme. Ya no come a las 24:00…

¡¡¡Fuego a discreción!!!

Compartir
Tuitear
Compartir

Jajajajaja aún me estoy riendo. Pongámonos en antecedentes: tia Mono es la madrina de la chica, bueno será cuando deje de ser morita. Así que ella ejerce desde que lo supo el día de los Reyes Magos, hasta entonces le decía a la mayor que ella iba a ser su favorita, cosa que sigue diciéndole por cierto ahora que lo pienso. Bueno, pues ambas gnomitas son muy diferentes, por ejemplo la mayor no cogió el pecho y la chica reptó hacía él tras salir de mi tripa. La mayor no comía, la chica me devora. La mayor no dormía, la chica hasta hoy lo hace cual lirón. Y entre comer y dormir está o conmigo o en el carro o moisés, y claro tia Mono me ayuda con la mayor sobre todo. Y hoy, la mayor acostada, la chica dormida y tia Mono que me dice “ay!! Déjame coger a mi cariño”. No tia…que está dormida “pero es que ella es mi cariño”. Bueeeno vale si te pones así… Cojo a la chica, se la paso y me dice “tia, tiene caca!” Nooo! De verdad? pues si está dormida “hay que cambiarla” bueno, espérate a la toma.
Pasan 15 minutos y tia Mono me inquiere “¿La vas a cambiar o qué?” uff verdad. Se va a enfadar, càmbiala tú. Acerco pañales, toallitas y crema.
Mi preciosa y pequeña gnomita dormida se estira y sigue durmiendo y la tia Mono empieza a jorobarla y quitarle los pañales. Ella se estira. Tia Mono coge toallitas. Ella se estira. Tia Mono coge el pañal y quita el anterior y ella se estira y…puagh!! Se hace caca en forma de chorro que sale disparado a propulsión sobre la camiseta y pantalón pijamero de Mono. Jajaja. Parecía una peli americana!! Jajaja.
La mayor nunca necesitó tener un cambiador porque jamás hizo nada a destiempo pero la chica..! Jajaja y cuando cojo otro pañal y le limpia Mono las piernas y se tapa el desaguisado, va la chica y… PIPÌ!! obviamente sobre Mono. Jajajaja. Hecha un cuadro y después de comer, me pide a su cariño de nuevo. “se va a hacer caca otra vez Mono”, ¿Más? No creo. En efecto. Gnomita chica esta vez le vomitó. Obviamente se tuvo que cambiar de pijama. La mayor nunca potaba..

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar