No sin mi hija

Compartir
Tuitear
Compartir

Hemos tenido que evacuar a Gnomita. Se ha ido ya a casa de los abuelos a pasar unos días. Desde hace nueve meses no se iba fuera y nosotros no nos quedábamos solos.
Llevamos un mes con la maleta para arriba y para abajo con la historia de que la chica no crecía y luego que sí, y más tarde que llegaba la semana 40 y…y ¿Qué más cuento que no sepáis? Que todo acabará el lunes 28 como muy tarde.
Y mientras, Gnomita sabe que la maleta roja es para ella. Lleva ropa para quedarse varios días. A mí lo de provocar el parto, pues me suena a cesárea, que para evitarla me aguantan a la semana 41 y cinco días; por eso lleva su armario entero metido y sus lazos, su peine, colonia Nenuco y su cepillo de dientes de Pocoyó. Tantos días no nos hemos separado nunca, sólo dos noches a lo sumo.
Así que para que ella asimilase lo que pasaba, se lo expliqué: mamá va a ir al médico y se va a quedar unos días y va a traer a la chica. Tú te vas con los abuelos y con el tio Cacahuete y te quedas alli a jugar ¿Vale? Y obviamente me dijo “zi”. Le dio igual.
El motivo de evacuar a Gnomita es que el Papá Gnomo está como una alcayata. Malito, malito. Tiene una autoinmune que le da guerra pero la mantiene a raya, casi siempre. Ahora ella es quién lo ha “rallado”. Muy oportuna, Bruna. Yo, por otro lado, tenía contracciones tras la maniobra de Hamilton que en un delicioso tacto me hizo mi doctor. Así que no podíamos atender a Gnomita y se fue. Y fue feliz. Tan feliz. Tranquila, jugando, ni se acuerda de nosotros y al regresar su abuelo de la calle ella solo le dijo “abuelito: mami eztá en el médico”. ¡¡Qué niña más lista tengo!! Lo único es que mami le contó una mentirijilla porque está en casa con papi alcayata. Aunque está deseando que sea verdad y que tenga que ir al médico.
Y mientras tanto, ya hay una bebé preciosa en la familia de papá Gnomo que nació el 17 y que cambió la fecha con mi peque, pues era ella quién estaba para finales de mes y la mía para mediados, peeerooo…

¿Dónde está mamá?

Compartir
Tuitear
Compartir

Hoy me fui a la clínica tempranito acompañada por papá Gnomo para ver si la chica se animaba a salir y la mayor se quedó con mi hermana, su adorada tia Mono.
Este es un post breve, así que iré al grano. La desperté para darle un beso por si no volvía hoy, un poco sin querer queriendo y le dí un bibi para que desayunase.
Me fui y al regresar me dijo la tia Mono, oye yo no digo nada pero mira el concepto que tiene tu hija de vosotros.
Conversación Mono-Gnomita.
G- mami y papi za io
M- sí, pero no te preocupes
G- Papi y mami esta en el tabajo.
M- si
G- mmm…no….papi ezta en el tabajo..mami ezta…mami ezta en el baño.
Ni cocinando, ni limpiando, ni acostada, ni de compras, ni nada…la idea que tiene mi hija de mí, es que estoy en el baño?!?!!!?? o_O
Por lo demás que no, que no nace. Que la chica a este ritmo llegará a la 41+5 y me lo provocarán. Ohhh..

41 semanas juntas

Compartir
Tuitear
Compartir

Yo ya sabía que llegaría a esta semana. Sólo el doctor decidió que como ya era secundípara pues no iba a tardar tanto en finalizar la gestación. Lo que mi doctor no sabía es que mi vientre debe ser de lo más acogedor porque ambas gnomitas han tardado en abandonarlo.
No sé cómo será esta vez. Supongo que más corta. Voy a calcular, me encanta tener razón, así que si acierto me doy un pin. Si con la mayor estuve desde las 4 de la mañana casi hasta las 8 de la tarde para borrar cuello y dilatar; supongamos que ahora tarde menos en hacer la mitad del trabajo ya que la dilatación se une al borrado en un único proceso…mm.. Vale, caculo 10 horas.
Esta vez no me dejarán abandonada a mi suerte, así que si va todo bien espero que se reduzca a unas 12-14 horas. Eso no es nada, me lo meto en una muela que diría mi amiga la ojazos.
Ya los temas imprevistos y urgentes no los he podido calcular por lo que una cesárea o cualquier cosa que surja de repente, no las he cronometrado de manera imaginaria.
Voy a pensar, y estoy convencida, que va a ir todo bien. Y que con más atención que la que tuve durante el parto de Gnomita, pues mejor aún.
Es más, va ir bien la cuarentena, la recuperación, Gnomita mayor y Gnomita chica y sí, quizás llore, no lo sé, pero sé ya cuál y cómo es este proceso. Pienso ponerme el mundo por montera.
No puedo dormir. Llevo esta última semana y media desvelada por la noche y adormilada por el día. Descansando y jugando con la mayor. No sé cuánto ni cómo será querer a la chica, supongo que como la primera y que además yo hasta amo a los niños ajenos, pero mi Gnomito es para comérsela.
Estoy dispuesta a pasar por lo que sea con tal de tenerlas a las dos conmigo y con Papá Gnomo, que anda un poco pachucho pero que seguro que no es nada. Y si lo es, ya saldremos juntos airosos para cuidar de las dos Gnomitas a la vez y bueno…lo que queda es oir cómo me quejo que yo el sueño y el cansancio lo llevo muuuuuy mal!!
Luego me miraré al espejo horrorizada y habré de ponerme a régimen porque la tripa se me quedará ideal de mona. Rollo Heidi Klum.
Habré de pasar de la lactancia materna, espero que sin tanto Medela de por medio, a la artificial para más tarde poder seguir observando los cambios en mi anatomía. Voy a ser un bombón!! jajaja
Y luego será primavera y vendrán días soleados y que conste que quizás esté delirando a causa del insomnio, pero pienso ser muuuuy feliz!!
Ánimo Gnomita chica ya en cinco días como máximo estás aqui!

Gnomita y el mundo.

Compartir
Tuitear
Compartir

Gnomita sigue descubriendo el mundo a pasos agigantados y a mí me deja alucinada.

Tiene casi 20 meses y siempre ha sido una niña muy inquieta y curiosa; de hecho dándome una vuelta por los blogs de maternidad, ha sido un bebé de alta demanda que me quitaba toda la energía de pequeña y ahora es una niña que no para de hablar, jugar y aprender. Esta es la parte seria del post. Totalmente cierta, el pediatra además me ha hablado de la posibilidad de que la niña sea de alta capacidad y, bueno, a mí no me gustaría, preferiría que se quedase en una niña inquieta y simplemente muy curiosa pero eso ya se verá.

De momento nos dedicamos a jugar todo el día. Yo, en versión tranquila y ella, en modo cocinitas. Le encanta preparar cafelito y traérnoslo muuuchas veces. Le echa leche, azuquita, a veces pone Cocacola, zumo de naranja, de limón y lo que más le gusta es cuidar a sus bebés.

Tiene tres bebés que se llaman Pipe, María y Lola y un instinto maternal que sorprende. Les zampa de todo, es fácil encontrarse a Pipe con la boca llena de miga de pan, a punto de ahogarse engollipado o a Lola con el bibi clavado en la boca durante muchas horas. A diferencia de ella, sus niños sí que comen.

Luego los cambia, suelen tener caquita con bastante frecuencia, y además, pañales de recién nacido en casa, con lo que ella se sirve y coge al bebé cagón de turno y lo cambia de caquita y dice “qué peste”.

Antes de ayer nos dejó a cuadritos a Papá Gnomo y a mí. Iba a cambiar a Pipe y me dijo “voy a hasé cosquillas a Pipe”, vale -dije yo- pero cambiálo que tiene pipí. Y me respondió, “sí, y tiene musha cosquillita. Mamita, Pipe tiene esto y María y Lola tienen pompis” “¡Oh no! ¡Pipe tiene esto! Oh no!”. A ver enséñame qué tiene Pipe, que no le pasa nada, tranquila. “Y Pipe, tiene esto, y tiene cosquillas y entonse…” y claro, es verdad. Pipe tiene algo que no tiene María ni Lola, Pipe está completito, viene con todos sus avíos, así que se lo dije. Gnomita, Pipe es un niño y los niños tienen “pitín” y María y Lola son niñas y no tienen, como Mamá y como tú y como Gnomita chica. Papá es un niño como Pipe y el abuelo y el tío Cacahuete y tienen pitín. “Yo quiero verlo” o_O jajajajajaja.

A ver cómo le digo yo ahora que eso no se enseña, si además la niña entra en el baño con todas las mujeres que me visitan en casa…

Ella por ahora está encantada con su descubrimiento y ayer se lo enseñó a tia Mono y a mí otra vez. Es un poquito pronto creo yo, pero bueno. A ver con qué me sorprende la próxima vez…

Seven things about me

Compartir
Tuitear
Compartir

Pues resulta que he sido muy, muy, pero que muy feliz gracias al post y premiazo que me ha otorgado mi colega canalla Batmami. He visto yo eso de los premios rulando por ahi y pensé que claro al ser tan nueva nunca me iban a dar ninguno hasta que Gnomita fuera la estrella de la madresfera y sus aventuras requeteconocidas.
Ahora me toca darme a conocer gracias a las seven things about me!! Yujuuuu. Venga a ver si no desvarío mucho.
1. Soy un elemento dificil de encasillar. No soy ni progre, ni jipi, ni pija, ni carca. Asi que tradicional pero modernita aunque pero poco.
2. Soy muy feliz. Tengo lo que quiero, a papá gnomo y a mi Gnomita mayor y algún día, algún día, tendré a la chica.
3. Me casé joven, con 26, y hasta entonces trabajaba de periodista y otras cosas muchísimas horas.
4. Me quedé sin trabajo y ya me costaba el dinero ir a trabajar porque yo era el ama de casa.
5. Aprendí a ser ama de casa. Cocinar, poner lavadoras, tender, ir al mercado, no recoger la cocina nunca, saludar a las pelusas, planchar, pintar con brocha gorda, coser y ya al final embarazarme y echarme a dormir. Zzzzzz.
6. Me encanta el marujeo pero respetuoso. Odio el que se metan en mi dia a dia. Y tengo una amiga que… No sé cómo la aguanto!!
7. Ya lo dije, para mí ser madre lo es todo, lo mejor y lo peor que me ha pasado. Me paso el día hablando de ello con quien sea, que para eso llevo dos años y pico embarazada!!

Y ahora le otorgo el premio a dos blogueras a las que quiero conocer más aunque no sé si ya lo tienen y son… DesastreMadre y a la de los dos gatos y el bombo. Si lo tenéis haceos las longuis y contaros un algo, màs bien, siete.

Hoy cumplo 40 semanas de miedoembarazo

Compartir
Tuitear
Compartir

Hoy se cumple la cuadragésima semana de mi miedoembarazo. En este período he pasado por todos los estados de ánimo y casi psicosis por los que una embarazada que no presenta ninguna complicación pudiera pasar.
Esta vez,igual que la segunda, porque éste es el tercer embarazo, me dí cuenta de que estaba esperando gnomito nuevo porque sentí cómo me subía la leche. Ese pinchazo calambrito que te atraviesa el pecho. Y no amamantando a nadie. Así que como mi suegra me dijo que también le pasó en su tercera gestación y ya había sentidoyo eso en mi segunda, decidí que sí. Y a los dos días lo confirmé antes de la primera falta.
Éste ha sido un embarazo Zzzz…Zzz.. como los otros. Al principio podía hacer cosas hasta que llegué a la semana 8en la que ya dejé de hacer cosas para tirarme a dormir. Y luego llegaron las náuseas. Matuninas, vespertinas y nocturnas.¡Qué asco! estómago revuelto a todas horas y salíamos a dar un paseíto con Tia Mono y allá que en el sitio más selecto de la ciudad, allí mismo echaba yo toda la pota. Escondida detrás de unos contenedores. Sin que nadie me viera, porque a mi eso me da vergüencita…y así hasta la semana 18…
Mientras duró el tercer trimestre, me desvanecí, dormí,me mareé, me cansé, me agoté, me fui a un spa y no sé qué me pasó pero parecía como si me hubiera hecho pis encima :S y fui a urgencias una vez cada dos semanas. Ah! y comía Nutella y cereales con colacao como si no hubiera un mañana; me daba cada bajón de azúcar…
En el segundo trimestre me contré mucho mejor, mucho más fuerte y sin complicaciones, más que las dichosas gastroenteritis de Gnomita mayor que hacían que siguiera potando.
Menos mal que no engordé tanto, la gnomita chica venía pidiendo dulce porque me he dado cada atracón…
El tercer trimestre ya empezó con una tripa considerable. Menor que la que tuve con Gnomita, pero amplia. No sé en qué momento decidí tomármelo con más calma, aún. Así que con la llegadade las lluvias, la menda dejó de ir al parque y empezó su reposo. Hemos hecho Gnomita y yo miles de actividades y juegos juntas y sobre todo hemos visto películas de princesas. Nos encantan.
En la recta final, ya sabéis que la gnomita de dentro, decidió empezar su huelga de hambre y optó por dejar ya de comer que iba a nacer muy gorda. Así que empezó mi reposo relativo y con él vino mi súper descanso y las apuestas sobre la FPP!!
A ver qué pasa. Obviamente con todo lo que tengo que organizar y la visita al médico, esto es una entrada programada, ya os contarépero yo me sigo inclinando por la 41.

Gnomita y las joyas

Compartir
Tuitear
Compartir

Esta es una cuestión que afecta a casi toda fémina que se precie pues nos encantan los abalorios.

Yo a Gnomita cada vez que me coloco un collar le tengo que poner otro a ella; de hecho me los ha llegado a quitar de mis cajones ya y se los ha metido en el carrito de la compra de juguete que tiene. Ahí hay de todo de hecho.

Ayer por ejemplo sacó el susodicho carro y lo trajo al salón y se dispuso a ver “Tisisienta”, a quién ha rebautizado -a la vejez, viruela- y se colocó sobre su pijama manta de 5 euros de rebajas de color amarillo y rosa, un collar de cuentas de colores.

Allí estaba ella feliz cantando “y el sueño se realizará tarari rarita tararataaari” y con la emoción… OH OH!! collar roto y bolitas por todos lados!

No pasa nada, mami las recoge en un momento con la escoba y ya está y tranquila, que no es un problema. Y ella estaba alucinada de ver tanta bola saltando pero se conformó.

“Venga Gnomita, vamos a cambiarnos, vente al cuarto que mamá te va a vestir y te va a poner guapa. Venga, vente. Gnomitaaa, veen!” Y al fondo, en el pasillo resonó la voz de ella, diciendo “y yo no puedo…yo no puedo” pero bueno, ¿Qué pasa? y me la encuentro con la crema del pañal intentando abrirla para “cura el pie”. Venga ya Gnomi, vente al cuarto y llorando, se acercó al pasillo mientras me decía “yo no puedo caminar…pero estoy caminando”, bueno pues te cojo en brazos y te llevo hija.

Lo que supe luego es que tenia el cubrepijama lleno de cuentas del collar que le habían bajado hasta el piesito y “no podía caminar”!!! Pobrecita!!

Pd. Gnomita no suele mentir…

De partos y esas cosas…

Compartir
Tuitear
Compartir

Debido a la cercana,no creo que inminente aún la verdad, llegada de la nueva gnomita he recordado conversaciones sobre partos que mantuve durante el primer embarazo con distintas señoras que tienen a bien contar sus partos; inveitablemente creo que me incluyo en ese grupo,jajaja.
Pues eso, que estaba yo hinchada cual globito en el mes de marzo con una temperatura bastante más que agradable, y me encuentro con una panda de señoras conocidas y reunidas que se abalanzan sobre mí y mis curvas y me empiezan a preguntar lo típico de cuándo cumples y para cuándo estás y de que tengas una horita corta y de que a mí me pasó…
¿Y qué fue lo que le pasó? uy, uy…pues que a mí, vamos..¿Te acuerdas Fulanita, que yo casi tuve a churumbela en la puerta de urgencias? Vamos tan rápido fue que ni tiempo me dio tiempo y estaba ya en paritorio y con la niña fuera. Sin puntos ni nada. Ah, si? ¿Eso pasa?- mi ingenuidad y ser primeriza quedaba patente.
Gorda, ven aqui, cuéntale a Mamá Gnomo, cómo fue cuando nació tu gordita. Vamos…yo??? yo?? mi marido casi ni entró. No le dio tiempo a aparcar prácticamente. Ah? Si? sisisisisi…mira, empecé con los dolores y me metí en la ducha y, -aqui metió la pata, pero yo me he dado cuenta rememorando la historia en estos días en verdad-, le decía a la mayor, la hermana tiene mucha prisa, ya va a estar aqui…
Y ahora lo comprendo ambas historias; las dos señoras me estaban contando las muy petardas sus segundos partos!! La churumbela y la gordi eran las segundas!!! Sin puntos, saliéndose en la puerta de urgencias, sin tiempo apenas…
De nuevo volví a ser la estafada porque yo me creí eso, tuve a Gnomita mayor y no me cuadraba a mí mucho la historia. Pues claro. ¿Cómo me iba a cuadrar? Cuando cuente el parto de la Gnomita chica espero que sea un relato mucho más llevadero y placentero que el del jipiparto y tó sus avíos.
Y a las señoras que nos encopntramos por la calle y tienen a bien el contarnos sus partos, creo que habría que pedirles que cuenten el primero…ejem!!

Yo no puedo…

Compartir
Tuitear
Compartir

Ya he hablado de que soy la madre de la Pantoja, pero mi Panto tiene últimamente muchas dificultades. Con esto de que le va a nacer una hermanita nueva me imagino que ella está ahí viéndolas venir. Ya es plenamente consciente de que la chica está presente aunque sea en la barriga de mamá. De hecho ayer me dijo “mamá me voy al sillón con papi. Tú estás gorda, gorda”, gracias reina, gracias. o_O

Luego, me suelta perlas del estilo de “deja a mi hermana” cada vez que alguien espontáneo o amistoso me toca mi súper barriga en esa media hora de libertad condicional que me ha dado el médico para pasear.

Otra de las nuevas costumbres adquiridas es la de la rabieta silenciosa. La pobre mía debe ser que no sabe cómo enrabietarse gracias a todos los Santos, y adoptala postura de orar mirando a la Meca y se queda ahí en silencio o diciendo un ligero “aaammm ammm”. o_O

Pero mi Panto lo bordó el otro día cuando empezó con una retahíla en que decía “entonsee” y cruzaba los brazos y la repetía “y entonseee”. Y le preguntábamos qué entonces qué y decía “tene hambre y tiene fueño y tene frio”. Ahh…! claro! nos mirábamos con cara de no saber de qué narices hablaba la niña.

Y seguíamos con la duda existencial de qué estaba diciendo la Gnomita cuándo dos días más tarde empezó de nuevo con la serenata y decía “y entonsee, yo no puedo, tene hambre, tene frio, tene fueño…”. ¿Pero cielo de verdad que te pasa todo eso? Papa Gnomo, dije yo, a ver si tiene todo eso, y me decía él: “no tiene nada”. Pero es que no para de repetirlo.. ¿qué le pasará? ya casi rozando el momento “la histérica por la dos” como tildaban a la madre de Kevin en solo en casa 1.

Cuando el Gnomito me dice “y entonse tene hambre, frio, sueño y yo no puedo, yo no puedo, yo…yo no puedo trabajar” o_O.

Así que…habrá que ver qué hacemos con ella porque la pobre por lo que se ve está muy estresada y lo que es peor…si no hacemos nada porque estoy en reposo…¿De dónde ha sacado esa frase? Seguiré investigando. Por cierto…no olviden el sorteo de más abajo!!

Gnomita chica trae un sorteo debajo del brazo

Compartir
Tuitear
Compartir

Después de unas merecidas vacaciones tras el estrés post traumático causado por el no engorde de la Gnomita chica y de su ampliación de régimen de todo incluido en el vientre de su santa madre, o sea la que escribe, he decidido seguir con mis aventuras blogueras y volver a Twitter, que nunca lo dejé del todo, y al resto de redes sociales.
Dicho esto, voy a explicar lo del sorteo. Hoy hemos estado parloteando las propias en Twitter y a raíz de la pregunta de una de mis amiguitas, se ha desencadenado una petición popular que me ha encantado 🙂 mucho!!

La cuestión surgió a raíz de la duda de cuándo volvía a monitores,-DesastreMadre juro que si supiera linkearte, lo haría; lo solucionaré en breves-,e informé de que voy mañana 9 de enero a las 17:00 horas ya de 39 semanas.

Empezó ahí una cadena de tuits de mis coleguillas dando cada una una fecha diferente sobre el nacimiento de la Gnomita Chica. Como somos todas unas agonías y nos encantan los berenjenales pues queremos un sorteo. ¿Pero qué sorteo yo, alma de cántaro?, eso me pregunté. Y Jenni Peña, una artista, dijo que ella me ofrecía una tarta de pañales o un ramo de calcetines para el sorteo. Madre miaaa!!! Mi sueño: UN SORTEO!!! que llevo dos meses con el blog y hasta entonces no sabía lo que era… Y como las mamás son tan apañadisimas, Mami a tope dijo que ella daba un broche de fieltro by laprincesaquebesa. Ya con esto…emocionada!!
Entonces fue cuando se me ocurrió que podíamos participar todos, aportando algo para el super lote, que también hay que tener en cuenta que no quedan tantos días y quizás haya que dividirlo…

Asi que podéis apuntaros por aqui. Sólo debéis dejarme un comentario con vuestra apuesta y la aportación que haréis pensando que puede volver a vosotros en modo super lote. Hay que tener en cuenta que mi fecha posible de parto es el 16 de enero, en la semana 40, que Gnomita mayor vino al mundo en la 41+3, que ya hubo un amago de sacar a la chica la semana pasada y que aún no se ha perdido ese riesgo y sobre todo que más allá de la semana 42 no voy a seguir embarazada. Yo me imagino, que como con Gnomita mayor, me dirán fecha de inducción si se pasa de rosca y yo lo comunicaré pertinentemente.

En cuanto a los regalitos, cada uno puede colaborar con lo que quiera. Un babero depunto de crfuz queme dijo @SirenaRmp; un cuento escrito por uno mismo, un chupe si no quieres hacer nada y eres más de comprar, un poemita, un dibujo, una manualidad, lo que sea! pulsera, collar, lo que mejor se le de a cada uno. Y si se quiere personalizado, se tendrá que poner en contacto con el ganador, por aquello de saber las iniciales, nombres, talla de pañal para la tarta y esos detallitos que harán un regalo superchachi entre todos!! Algo aportaré yo también aparte del bebé y la fecha del parto!!

Un beso a todos, os espero por aqui y aunque me hayáis dicho ya vuestras apuestas, os agradecería que las repitieráis. QUÉ NERVIOS!!!!

Pd No olvidéis dejar vuestros emails…