Desanimando a una primeriza.. Feliz 2013!

Compartir
Tuitear
Compartir

Son casi las tres de la madrugada y me acabo de acostar. Hoy he estado celebrando mi fin de año con mis amigas. He ido a un bar, toma. Como sigo de reposo pues he reposado mi cuerpito en una silla y hemos tomado algo..jejej nos hemos reído. Me encanta. Hoy me he sentido Charlotte de SNY y aunque ligeramente fuera de onda, he empatizado con ellas. Es divertida la vida de amigas. Aunque ahora que lo pienso ni me he arreglado ni me maquillado ni mucho menos me he peinado…soy madre no? Y encima estoy preñada de una gnomita canija asi que, qué más da? Mi amiga Rizos acaba de ser tia. Está aprendiendo a pasos a agigantados esto de la crianza. Su hermana está destruída, obviamente; dice que tiene la cara de otra por el cansancio, por no dormir, por intentar dar el pecho y no saber qué pasa, vamos por haber tenido un bebé, básicamente. La otra hermana, nulípara, le ha dicho que se maquille. Jeje.. cómo se nota que no ha parido. Qué desgarrador! sin duda el parto, especialmente con epidural, no es nada. No sientes, empujas, pero no sientes. Cuando vuelves a sentir es cuando empieza la fiesta. Y sobre todo cuando empieza el bebé a pedir guerrilla. ¿Qué consejos se le pueden dar a una mamá reciente?
1. Sí, todo lo que te está pasando es normal. Nos ha pasado a todas y si hay alguna a la que no, a su prima o a su amiga también le pasó. NO ESTÁS SOLA.
2. Sí, no dormir va a ser tu día a día durante…seis meses? al menos. Pero ya nunca volverás a dormir igual.
3. Sí, la incontinencia te acompaña. Tendrás varios pasos para volver a ser quien fuiste: Kegel, bolas y pesas. Ejercítate mona!
4. Sí, la leche tarda en subir. Hay que despertar al bebé cada tres horas y si no, al pecho cada hora. Ahí a estimular. Mucho piel con piel y a pedir ayuda. Sí, hay ayuda.
5. Sí, los puntos tiran. No duelen, tiran. Te sientas, y te tiran. Toses, y te tiran. Te ríes, jolín…encima de que te ríes, te tiran y después te entra tos. Tranquila, no se te saltarán.
6. Sí, te llegan visitas. Te llegaron al hospital pero el circo está por llegar. Te llegarán a casa y cuando pase la vorágine y tu familia vuelva a su rutina y tú duermas aprovechando la siesta del bebé, seguirá viniendo alguien que te jorobe porque crea que éstas no son horas de dormir. Reza para que no sea tu suegra jeje…
7. Sí, tú estás recuperándote y cuentas con la ayuda del papá, con suerte, pero esa suerte acabará y el papá volverá a trabajar para mantener a la familia y tú…, tú eres el pilar de la familia. No decaigas, se espera mucho de tí y tú misma lo harás todo. Alimentarás, asearás, vestirás, pasearás, vigilarás, cuidarás y con mucha suerte delegarás un poco y te lavarás el pelo, elegirás un conjuntito mono y dejarás los tacones… Total, te duele la espalda.
8. Llorarás y sí, es normal. Tendrás tu baby blues y las hormonas te gastarán una broma pesada pero reza para que se quede ahí. Dos semanitas llorando son suficientes.
9. Sí, eres dependiente. No puedes cocinar, barrer, lavar, tender o planchar. Irás pudiendo poco a poco, pero por ahora no. Lo peor es que necesitas vestirte y alimentarte porque la ropa se puede llevar arrugada y el suelo con pelusas que saludan queda hasta mono.
10. Lo único bueno que tiene esto es tu bebé. Disfrútalo, quiérelo con ese hálito de vida que te queda y grábalo en tu memoria porque será único y acabará pronto. Después cuando te des cuenta, te estará abriendo el monedero para irse de botellón con sus amigas a una fiesta a la que va todo el mundo y que además de ser prefindeaño, es por su cumple ¿vale? que por si se te había olvidado, es cada 27 de diciembre.

Desanimando a una primeriza.. Feliz 2013!

Compartir
Tuitear
Compartir

Son casi las tres de la madrugada y me acabo de acostar. Hoy he estado celebrando mi fin de año con mis amigas. He ido a un bar, toma. Como sigo de reposo pues he reposado mi cuerpito en una silla y hemos tomado algo..jejej nos hemos reído. Me encanta. Hoy me he sentido Charlotte de SNY y aunque ligeramente fuera de onda, he empatizado con ellas. Es divertida la vida de amigas. Aunque ahora que lo pienso ni me he arreglado ni me maquillado ni mucho menos me he peinado…soy madre no? Y encima estoy preñada de una gnomita canija asi que, qué más da? Mi amiga Rizos acaba de ser tia. Está aprendiendo a pasos a agigantados esto de la crianza. Su hermana está destruída, obviamente; dice que tiene la cara de otra por el cansancio, por no dormir, por intentar dar el pecho y no saber qué pasa, vamos por haber tenido un bebé, básicamente. La otra hermana, nulípara, le ha dicho que se maquille. Jeje.. cómo se nota que no ha parido. Qué desgarrador! sin duda el parto, especialmente con epidural, no es nada. No sientes, empujas, pero no sientes. Cuando vuelves a sentir es cuando empieza la fiesta. Y sobre todo cuando empieza el bebé a pedir guerrilla. ¿Qué consejos se le pueden dar a una mamá reciente?
1. Sí, todo lo que te está pasando es normal. Nos ha pasado a todas y si hay alguna a la que no, a su prima o a su amiga también le pasó. NO ESTÁS SOLA.
2. Sí, no dormir va a ser tu día a día durante…seis meses? al menos. Pero ya nunca volverás a dormir igual.
3. Sí, la incontinencia te acompaña. Tendrás varios pasos para volver a ser quien fuiste: Kegel, bolas y pesas. Ejercítate mona!
4. Sí, la leche tarda en subir. Hay que despertar al bebé cada tres horas y si no, al pecho cada hora. Ahí a estimular. Mucho piel con piel y a pedir ayuda. Sí, hay ayuda.
5. Sí, los puntos tiran. No duelen, tiran. Te sientas, y te tiran. Toses, y te tiran. Te ríes, jolín…encima de que te ríes, te tiran y después te entra tos. Tranquila, no se te saltarán.
6. Sí, te llegan visitas. Te llegaron al hospital pero el circo está por llegar. Te llegarán a casa y cuando pase la vorágine y tu familia vuelva a su rutina y tú duermas aprovechando la siesta del bebé, seguirá viniendo alguien que te jorobe porque crea que éstas no son horas de dormir. Reza para que no sea tu suegra jeje…
7. Sí, tú estás recuperándote y cuentas con la ayuda del papá, con suerte, pero esa suerte acabará y el papá volverá a trabajar para mantener a la familia y tú…, tú eres el pilar de la familia. No decaigas, se espera mucho de tí y tú misma lo harás todo. Alimentarás, asearás, vestirás, pasearás, vigilarás, cuidarás y con mucha suerte delegarás un poco y te lavarás el pelo, elegirás un conjuntito mono y dejarás los tacones… Total, te duele la espalda.
8. Llorarás y sí, es normal. Tendrás tu baby blues y las hormonas te gastarán una broma pesada pero reza para que se quede ahí. Dos semanitas llorando son suficientes.
9. Sí, eres dependiente. No puedes cocinar, barrer, lavar, tender o planchar. Irás pudiendo poco a poco, pero por ahora no. Lo peor es que necesitas vestirte y alimentarte porque la ropa se puede llevar arrugada y el suelo con pelusas que saludan queda hasta mono.
10. Lo único bueno que tiene esto es tu bebé. Disfrútalo, quiérelo con ese hálito de vida que te queda y grábalo en tu memoria porque será único y acabará pronto. Después cuando te des cuenta, te estará abriendo el monedero para irse de botellón con sus amigas a una fiesta a la que va todo el mundo y que además de ser prefindeaño, es por su cumple ¿vale? que por si se te había olvidado, es cada 27 de diciembre.

Qué miedo, Gnomo on strike.

Compartir
Tuitear
Compartir

Iba a escribir sobre el miedoparto, o terminar de contar el miedo embarazo o que se ha convertido en miedo hasta la miedocanastilla…

Jo! que yo no quiero. ¿Cómo se mantiene la calma sabiendo que tu bebé a quien el médico estimó un percentil 50-70 hace dos semanas ahora va a bajar bastante y pesará hasta un kilo menos? Sé positivamente que un bebé de 38 semanas y un peso de 2900 estimado, es un bebé a término, si hubiera sido antes esto de que no se esté alimentando le hubiera provocado males mayores pero ya madurita como está ella, no debe haber problema. Nacen muchos niños asi. Pero claro, yo ya hecha a la idea de mis casi 42 semanas y de una Gnomita de 3,500…me va a parecer pitufina la nueva miembra.

De hecho…voy a rehacer la bolsa porque deseché los pijamitas y bodies pequeñitos que me han prestado. Tiene que ser todo pequeñito ahora…ella será chiquitina, oh! una liliputiense con ropa al estilo mudito de Blancahueves (como ha bautizado Gnomita a la de la manzana envenenada). Jajajja. Qué cruel, pero va a estar divina ella toda, con su ropa grande y su cabezota, ah! porque ella no ha dejado de crecer; ha dejado de alimentarse y de engordar. “Gnomo on strike” básicamente. Así que tendrá chorla de 38-39 semanas y una cinturita de avispa, en eso saldrá a su abuela Gnomo porque nosotras cinturita…no tenemos!! aunque lo de no comer, que es muy de mi casa, normalmente lo habíamos dejado para más adelante.

¿Qué habrá pasado? Porque yo he seguido engordando y comiendo normal…De hecho creo que la niña me ha dicho, mamá paso de comer todo lo que te tragas porque engorda que no veas y ha tomado la decisión de esquivar aquello que no sean minerales y vitaminas. Anda bonita, las grasas para tus caderas y para el michelín colgón que se te quedará luego!! y se reirá malvadamente mientras yo sigo devanándome los sesos preguntándome qué será lo que falla para que la canijilla èsta no ponga peso.

Ya me he mirado todo google de arriba a abajo, cosa que cualquier médico desaconseja, especialmente si la fuente más fiable a consultar es la wikipedia. No sé por qué no se fiarán de semejante fuente de rigor científico porque mí me ha ayudado…

Se supone que hay que contarle a los lectores lo que quieren saber y no centrarse en publicar a jierro sino en que lo que se escriba sea del agrado del público y no por conseguir visitas. Pues lo siento, pero yo no estoy de humor para contar lo que tengo preparado sobre las malas amigas, los malos consejos, las cosas que molestan, vamos sobre temas mucho más diversiosos que el tener a una minignomita en una semanita.

Lo único que tengo en la cabeza es que la chica va a estar aqui ya y espero que bien!!! Aaaayyyy y en que tengo mucho zuzto!!

El miedoembarazo.

Compartir
Tuitear
Compartir

Pues hete aqui una Mamá Gnomo que si antes ha estado asustadita por un miedoparto después de haber tenido a Gnomita, ahora ha desviado totalmente su atención a lo que queda de gestación de la nueva gnomilla.
Ayer tuve revisión, monitores y toda la pesca. Ahora resulta que como soy así de co*azo pues no tenía ninguna gana de ir. En el jipiembarazo de Gnomita pues me harté de ir a monitores desde la semana 40 y era como si por ello, tuviese más posibilidades de ponerme de parto. Así que como yo soy muy ligerita, como mi amada N, decidí que no quería ir y puse muchos impedimentos argumentales para escapar de mi cita, que Papá Gnomo jamás iba a consentir. Ohhh!! y ya llevaba unos cuántos días alegando en Twitter (@mamagnomo) ante mi atónito TL que iba a tener a la mocita diez días después tal y como sucedió con la mayor. Y a toooodo el mundo le dije que lo de los monitores era un rollo, que no iba a tener a la niña por ir y bla, bla, bla… una auténtica pesadilla para el resto!! jajaja
Total que me colocan las correas sobre mi panza, que he lucido en otro post, y me tienen ahí un rato muerta de sueño y al papá Gnomo a punto de dormirse al ritmo constante de blu, blu, blu, blu del corazón gnomero y sin tener ninguna contracción.
Entro en la consulta con el doctor y bromeo sobre la dinámica de parto… si con Gnomita tenía dolores durante cuatro horas y no tenía esa dinámica, ahora sin dolores…MENOS!! De hecho el médico me dijo que los tres, leáse él mismo, mi marido y yo, teníamos la misma dinámica de parto. Es que de verdad… ¿Para qué me ponían esas citas en la semana 37? QUE YO SOY DE TENER A MIS BEBÉS EN LA 41!!
Vamos a la ecografía, el doctor empieza a medir la cabeza, el femur, el abdomen, el abdomen, el abdomen… Empieza a hacer una doppler así de repente como quien no quiere la cosa y hala! que está todo muy bien. La placenta, el cordón, el líquido, el bebé, el latido de la niña…todo salvo que no está poniendo peso!!!!! La Gnomilla ha decidido seguir los pasos de su hermana y ha empezado ya su huelga de hambre…está secundando la de su mayor!!! Nooooooooooo!!!!!!!!!!!!!
Ya bromas aparte, voy la semana que viene de nuevo y posiblemente ya me provoquen el parto ¡¡¡¡¡Toma la Gnoma!!! con que otras casi 42 semanas no? pues por chula, campeona! vete comprando lo de la canastilla que a todas tan bien has recomendado y mételo en la bolsa de clínica, cielo. Eso me ha estado diciendo mi hija toda la noche. Y añadió, y hazme un hueco en tu cama, que llego la semana que viene.
Para la semana que viene además tengo que hacer reposo y una dieta rica en proteinas… menos mal que no me han quitado el turrón, el chocolate ni nada.. Al parecer vamos a intentar que engorde una mijita. Aunque yo creo que ha hecho panda con la hermana…

En brazos…de Morfeo

Compartir
Tuitear
Compartir

Surgió anoche el debate tuitero de cómo conseguir dormir a nuestros bebés. Bien, yo no tengo el remedio único ni universal, de hecho creo que aqui hace cada uno lo que buenamente puede.

Mi Gnomita dormía hasta los cinco meses cada tres horas porque tenía toma nocturna, ella tiene naturaleza botellonera y prefería empinarse sus bibis de noche. Yo lo asumí como normal y aqui paz y después gloria. Ella dormía en su cunita a mi lado de la cama y todos los demás opinaban sobre sacarla del cuarto, quitarle las tomas a partir de las 20:00 y dejarla llorar y …

Pues cuando empezó con su momento draculina y los dientes hicieron aparición, la cosa se fue a pique. Lloraba cada hora y media sistemáticamente. La cogíamos, la intentábamos calmar, ella lloraba dormida hasta despertarse berreando más aún y nosotros no teníamos ni idea de qué era lo que pasaba.

Se lo dije al pediatra. Le conté que no dormía y que si eran pesadillas, a ver si la niña estaba viendo en mi a la madrastra de alguna princesa y estaba asustadita perdida… Pero no, el pediatra me dijo “lee a Estivill, duérmete niño, porque el problema es que la niña no sabe dormir”.

Bueno, pues empecé a leérmelo jajajajajajjaaj… Estivill, hijo de mi vida, los niños, los medianos, los mayores, ninguno funcionamos cual reloj. Por lo menos en mi familia que somos unos espíritus libres.

Otra cosa muy importante, la hora del sueño Estivill la asocia a la hora de la comida; desde aqui hago una invitación formal al doctor para que venga a darle de comer a mi hija y le zampe superbiberones cada cierto tiempo. No…ésa no era la solución que necesitaba yo.

Papá Gnomo iba al trabajo zombie, yo que estaba súper mala hipotirodísticamente hablando, no podía cuidar bien de la niña porque no dormía y ella, estaba alterada como un gnomito saltarín, aparte de ser muy activa, sobrestimularse con un soplido y estar siempre en brazos. Llegó a agotarnos. Sobre todo porque si lloraba y la metíamos en la cama, ella no se calmaba; seguía llorando, se retorcía, brincaba, ponía la cabeza mirando a los pies, se intentaba tirar de la cama… se convirtió en una Kamikaze de la cama y nosotros en un par de vallas anticaída, además de en dos sacos de boxeo dispuestos a recibir patadas en los riñones, costados, cara y más partes de vital función en nuestro organismo. Y el bicho seguía inquieto. Sólo al amanecer se medio calmaba y retomaba el despertarse a las cuatro horas y ya vuelta a la actividad frenética.

Yo leí en mi super foro de las locas, en el que yo soy la primera loca, que había unas gotitas de melatonina, que si el antihístamínico tal les dormía (y atontaba), y mil cosas. Y ninguna me servía.

Mi suegra se reía porque mi señor esposo estuvo sin dormir no sé cuánto tiempo y dijo que ¡ea! Ahora nos tocaba a nosotros. Aquello era infernal. Las noches sin dormir, las siestas a deshora, el malhumor provocado por el cansancio, el trabajo bien en casa bien de mi marido hecho por dos muertos de sueño, la mala baba que tenía sobre todo yo… Y todo el mundo, me decía que hiciera el Estivill ése, mientras que yo lloraba de impotencia y pensaba cambiar de pediatra.

Hubo un día, cuando Gnomita tenía siete meses, en que descubrí que estaba embarazada otra vez…!!!!!! hala!! y yo ahí sin dormir. Esto me dio la solución. Tenía que cambiar algo.

Y cambió, sin quererlo, pero sin poder evitarlo. Estábamos acostados, llevaríamos hora y media dormidos, y lloró la gnomita. Y yo no tenía alma de despertarme ni podía abrir el ojo y se levantó el papá gnomo y le dije “déjala, ella sabe que estamos aqui al lado y yo no puedo más”. Le hablé, la tranquilicé, le encendí la lamparita y tras 40 minutos llorando. Se durmió. Eso pasó otra vez más esa misma noche. A la noche siguiente, repetimos sólo que esta vez hubo un único despertar. Y desde entonces, empezó a dormir 12 horas por la noche, y en ese momento dos siestas de dos o tres horas y conseguí, lo que nunca hubiera imaginado: un bebé dormilón y con horario.

Ella sigue siendo muy sensible a los cambios, un día se le cambia el horario por cualquier cosa y dura un mes volviéndose a acomodar pero la calidad de vida que ganamos, el no divorcio de los papás gnomos y muchas otras ventajas no tienen precio.

¿Estivill? No sé, yo le llamo el método gnomil. Funcionó a la perfección pero no es infalible. Si vamos a casa de los caris, de la Shula, a la playa o salimos a cenar se va todo al traste y hay que estar metiéndola en vereda. Yo la meto en la cuna le hablo y la relajo, o su padre, y ahí nos quedamos viendo cómo se duerme. Y hacemos…lo que podemos.

Gnomita en Burrikin

Compartir
Tuitear
Compartir

Aaaaaaaaaahhhhhh!!! Me siento ahora frente al portátil brevemente para narrar mi tarde de hoy. Vengo eslomaíta. Resulta que hace un rato, antes de caer semicomatosa en el sillón, estuvimos echando la carta de Sus majestades los Reyes Magos de Oriente y luego, como cada año hacemos en estas fechas mi señora madre, la Tia Mono y yo, nos vamos a comer algo rápido. No es que ingiramos con una velocidad desconocida, y menos yo, sino que elegimos un clásico de la comida rápida y seguimos la ruta del bacalao, ay no! la del regalao!!
Total que habíamos visto ya unos juguetes “pesiosos” y estábamos allí enredando un rato cuando nos picó el bichillo y nos fuimos a Burrikin a por unos menuses. Sentamos a Gnomita en una súper trona antifugas infantiles, que ¡ojo! sigue en huelga de hambre y ya le dura un mes, y nos tomamos lo que pudimos. Una lástima que no nos cupieran dos cocacolas porque daban la posibilidad de recargarlas gratis…ay! qué bien educadas que no consumimos sólo porque no haya que pagarlo!
A la Gnomita le pregunté frente a una farmacia si quería un potito y me dijo que no. Yo ya estoy curada de espanto así que le y me permití el lujo de no llevarme nada de la farmacia y darle un menú burrikinero. En mi casa se estila eso. Jejejej. En mi pueblo, se desayuna en McDonal con frijoles negros…MMMM qué ricura!!
Nosotras estamos acostumbradas a comer desde bien pequeñas en sitios así; de hecho vemos raro que los autóctonos de estazona no conozcan estos hábitos y no vean normal a un bebé como fue en su día Tia Mono que con seis meses comía patatas fritas desaforadamente en este tipo de restaurantes allá en la lejanía.
Le hemos pedido unos pollitos y patatas, total, ella se pirra por las papas fritas y el minimenú traía de sobra y también un postre lácteo que ha decidido que no era lo suyo. No se ha comido el pollo tampoco; sólo las patatas, pero ahí las lleva!! Estoy contenta de que haya ingerido algo. Aunque sean patatas del burrikin.
Ahora bien, la niña ha estado más callada que en misa. Ni se ha intentado escapar de la trona, ni se ha puesto a llorar ni ha dado la lata con nada. No, Gnomita es de nuestra cultura. Gnomita ama el Burrikin y el Macdonal espero, y así con muchas otras cadenas de las que somos consumidoras.
Me alegra que le guste, los abuelos gnomos que deben estar leyendo esto ojipláticos (jejejjeje), no son como la Bú, Mono o yo. Ellos han crecido con platillos sanos y españoles. Nosotras en cambio, hemos sido de las niñas que recibían la llamada de su madre diciendo “chiquitas, llego muy tarde del trabajo y no hay comida preparada ¿Quieren comer una hamburguesa?” y nosotras decíamos: “¡Siiiiiiiiii””” yupiiiii, yujuuuu”. No es que esté especialmente orgullosa de que me encante la comida rápida y basura, pero si me gusta esa sensación de improvisación y jornadas maratonianas de compras navideñas, que normalmente suelen ser el 5 de enero, pero que mi hermana y yo este año hemos adelantado sorpresivamente!!!!
QUÉ VIVAN LAS NAVIDADES Y LAS TRADICIONES FAMILIARES Y EL BURRIKIN Y EL MACDONAL Y MI GNOMITA!!!!!!!

La canastilla del bebé

Compartir
Tuitear
Compartir

Bueno he entrado en una espiral consejera que me impide dejar de asesorar. Hoy me voy a dedicar a escribir sobre la canastilla del bebé. Voy a dejar a un lado el concepto batones y camisitas de batista, me voy a centrar en la higiene y cuidado personal, todo producto genérico porque aqui no patrocina nadie jejeje.
Para el bebé hacen falta pañales. Eso lo sabe todo el mundo; hasta yo lo sabía jeje. Lo que me aconsejaron que me vino muy bien fue que, sobre todo q los bebés que toman pecho y pesan sobre los 3,5 kgs o menos, se les pongan pañales de prematuros porque les quedan ajustados y evitan escapes de cacas y pises, esto último especialmente si son varones. Se necesitan toallitas obviamente y cremita para el culito, aunque yo se la he puesto a gnomita cuando estaba irritada si no, no me parecía indispensable. Elijo una de pasta al agua que protege muy bien.
En lo referente al baño e higiene del bebé, hay que elegir un champú y jabón especiales que no sean agresivos, vamos que no laven prácticamente, con poco jabón. Con Gnomita elegí el jabón, el champú y la colonia sin alcohol de la misma marca, ah! Y la cremita hidratante que se despellejan con su fueran lagartos de “V”. No hay que obsesionarse con que salgan atópicos ni ponerles productos de esa gama si no lo son… Yo lo veo contraproducente.
No puede faltar el alcohol etílico de 70° para las curas del ombliguito y hay que dejarlo que se seque libremente. Hay quien afirma que se debe fajar a los bebés. Yo no lo creo, no lo hice Gnomita, quien por cierto luce una bella hernia umbilical, pero no creo que se deba a que no le ponía una venda en el abdomen apretándole el cuerpo y haciéndola parecer un 8, la verdad. Es como lo de estirarle las piernas para enderezárselas. Animaladas de bisabuelas, èstas últimas de mi pueblo de ultramar.
Se necesitan unas tijeras de punta redonda para a los 15 días empezar a cortarles las uñas durante las siestas. Lo normal es que se arañen muchísimo pero hay que tener cuidado con las yemas y el nacimiento de las uñas y es mejor aguantar esos días, en teoría. Yo no lo haré esta vez, lo hice con la mayor y se echó la cara abajo tampoco creo que pase nada. Ahí cada una que decida.
Yo también soy muy fan del uso de gasas. Se necesitan para limpiar las babillas y muchos imprevistos, pero yo las he usado sobre todo para acompañamiento. Mi hija ha dormido, cogido, buscado y necesitado el apoyo y la seguridad en su gasa. Hasta que la ha soltado ella sola cuando ha querido. Me gustan mucho, le ayudaban a conciliar el sueño también.
Añado el tema biberón. Yo dí dos meses leche materna en bibi y el resto ya de bote. Es un rollo el esterilizar los biberones pero hay que hacerlo. Estricta fui dos meses. Sólo 15 días creo que después de cada uso los esterilicé. Luego ya una vez al día y con cuatro meses, dejé de hacerlo: los metía en el lavavajillas y adiós muy buenas.
Yo hervía los biberones y chupes. A veces a modo tradicional, megaolla de Ikea de 9 litros y para adentro y otras en tuppers en el microondas; con que hirviese va que chuta. Esta vez me aconsejaron unas tabletas que se deshacen en agua y sirven 24 horas. Quizás sean más cómodas, aunque para cómodos los discos de lactancia y dar el pecho. Se lava tanto biberón..!! De Gnomita tengo biberones así que les cambiaré la tetina sólo. Son de silicona y de recién nacido, con esas beben muy bien y no se atragantan. Y son el complemento al bibi anticólico del que se alimentaba la mayor. Una pijadilla.
Los chupes están también incluidos y creo que no hace falta mucho más. La ropa es a gusto de consumidor, cuanto más algodón y con corchete delantero, más cómodo.
Creo que ya falta el termómetro, que el mío es uno normalito digital ya pero los hay superguays de frente, de oido, en forma de chupe y más cosas innecesarias y tampoco hay que olvidar los bastoncitos para las orejas, que no oidos.
Una esponja suave de mar, no se debe olvidar aunque con las manos se lava muy bien a los recién nacidos y suero fisiológico y gasas estériles por si hay que limpiarles algo más que el ombligo.
Creo que no olvido nada. Qué de cosas..
Para las pobres madres, las compresas tocológicas de celulosa, yo me compré de algodón y no retenían nada, el enemita, la antihemorroidal, la cremita purelan para las grietas aunque funciona muy bien el calmarse con la propia leche extendiéndola sobre el pezón y dejando que se seque al aire. Vienen bien los empapadores de celulosa para los escapes que pueden suceder en el salón por ejemplo… Y espero que a nadie le haga falta un enema de los grandes, como a mí, aunque es bastante frecuente. Las tripas se paran en la cuarentena y después también.

Gnomita draculina

Compartir
Tuitear
Compartir

El pediatra que normalmente ve y revisa a Gnomita es un señor formado y con una consulta llenita de diplomas. Ella lo odia desde que la llevé a él a los tres meses. Suelen tener una batalla cuerpo a cuerpo por conseguir o evitar el toque de fontanela, la apertura de boca o el cierre de ésta así como de ojos, oidos y un largo etcétera.
El doctor es bueno. Yo llegué con una gnomita escuchimizada con tres meses que no quería biberones ni tragar nada, salvo agua que bebía como una condenada, y èl me tranquilizó y sobre todo evitó que le diera la papilla de cereales que el del ambulatorio me recomendó para mi tierno bebé. El muy animal me dijo que le llenara el bibi con cereales lo que pudiera, justo para que pasara por la tetina. Ella casi muere ahogada, empapillada.
Pues nuestro doctor, muy leído e instruído él y al que cada vez hago menos caso y se lo digo en toda su cara, no cree en la salida de los dientes. Según él, no hay nada que avale que los dientes fastidian a los niños.
A los cinco meses Gnomita empezó a no dormir; cada hora y media se despertaba. No estaba mala, y según el médico era que no sabía dormir. Bueno, yo pensaba que eran los dientes pero èl, no y me aconsejó enseñarla a dormir. Otro día posteo sobre esto.
Ahora Gnomita vuelve a estar muy molesta. Desde hace mes y medio no levanta cabeza la pobre. Primero le dio una dermatitis del pañal, luego se resfrió y en cuatro días recayó y ahora estamos en fase de recuperación.
Ella no va a la guarde con lo que con quedarnos las dos en casita tenemos más que de sobra para reponernos. Si a eso se le une la falta de apetito… Creo que yo sé más que el pediatra. Yo soy madre, tengo un título que él no tiene, sin más. Yo no lo tengo colgado de la pared ni enmarcado, no. Yo lo llevo normalmente de la mano y hasta enero dentro de mi barrigota.
Gnomita tiene que le están saliendo los colmillos de abajo y las dos muelas de arriba.
Los síntomas son: una huelga de hambre prolongada desde hace ya un mes; una dermatitis del pañal, “que se le picó el culito” como me dijo una señora; algunas diarreillas puntuales que duran un día; mocos, tos y la boquita con puntitos rojos alrededor. Eso son los dientes doctor.
No nos hemos juntado con enfermitos, no hemos salido salvo que luciese el sol, nos hemos abrigado, le he puesto las cremas y le he dado los jarabes. La niña es una bendita durmiendo, pero a veces se despierta incómoda y ella que de tendencia es rebelde pero que está muy pautada, lleva un tiempo haciendo lo que le da la reverenda gana y duerme siestas a deshora y cae a medionoche a dormir hasta el día siguiente. Doctor, a mi hija le están saliendo colmillos de draculina y la pobre sufre con dignidad.
Yo no he estudiado 9 años o más, a decir verdad, bastantes menos, pero hay algo que es de cajón y de abuela y es que “la niña está rabiando con la boca”. Creo que me dejaré llevar por mi instinto porque o es eso o es que tengo una niña burbuja, y que me perdonen todos los niños burbuja y sus familiares, que esto es una forma de hablar sólo, pero es imposible que le contagie la nada y la pobre se ponga tan malísima ah!! Y se muerda la mano enterita y se rasque con picos la encía!!!!

La bolsa de clínica. Parte II.

Compartir
Tuitear
Compartir

La bolsa de clínica.
Bueno dentro del post didáctico dije que había dos vertientes, la de hospital y la de clínica. Sobre la segunda, yo casi la tengo terminada y no estoy muy segura de haberla hecho perfecta.
He puesto para el bebé obviamente lo del hospital, toallitas, peine, limita para las uñas, en mi caso el sacaleches porque la gnomolactancia no fue lo mio, y un chupe.
Ahora viene lo novedoso. He metido seis bodies, por aquello de las posibles regurgitaciones y los pipis y caquillas; cada uno con su pijamita. La duda que me asaltó fue pijama de pelito o de algodón más fresquito, ya que en allí hace calor incluso. Metí de los dos, ni gnomilla cocida ni gnomilla heladita y como van con body interior, no habrá problema.
Llevaré pañalitos por si acaso, aunque sé que me los darán; llevo dos muditas, una para sacarla y otra por si la ensucia. Llevo gorritos, dos de algodón y dos de lana. Llevo patuquitos y manoplitas. Calcetines, dos pares. Y por si veo engorroso sacarla con los conjuntitos, llevo un pijamita de calle constituido por polainas, jersey, gorrito y patucos de lana rosa. La envolveré en una toquilla de lana también, amigas de América aqui es invierno, si se cambia la lana por perlé sirve para verano.
Los biberones y ayudas las ofrecerán allí con seguridad…Yo me llevaré los mios por aquello del sacaleches.
Para la mamá he puesto tres camisones, una bata y las zapatillas y chancletas para la ducha. Escarpines, los sujetadores de lactancia y los discos, las braguitas desechables, Nolotil -que al parecer en esta clínica no lo dan-, la bolsa de aseo como en el hospital.
Así quedaría la lista más o menos. Es la del hospital pero aumentada.
1. toallitas y peine.
2. Una limita de uñas, por si el bebé nace como si participara en un reality choni.
3. un chupe si se le va a dar bibi. En la LM, no está muy recomendado al parecer.
4. Yo me llevaré mi extractor de Medela y mis biberones.
5. Bolsa de aseo para mamá. Pasta y cepillo, cremas, champú, gel, secador de pelo, maquillaje…
6. Discos de lactancia y sujetadores.
7. Crema antihemorroidal y enemita compatible con LM. En este caso también Nolotil.
8. Zapatillas y chanclas.
9. Braguitas desechables.
10. un conjuntito premamá para salir del hospital.
11. Toquilla o manta para el bebé y la maxicosi en el coche para que vaya bien a salvo.
11. Los seis bodys con sus pijamitas, tres de algodón más fino y tres más calentitos.
12. Las muditas del bebé, para volver a casa y los gorritos
13. leotarditos, manoplas y patucos.
Creo que no se me olvida nada. Eso espero. Se me está ocurriendo otro post sobre la canastilla del bebé y de la mamá para cuando llegue a casa.
¿Créeis que se me olvida algo?

La bolsa de clínica

Compartir
Tuitear
Compartir

Hoy sin que sirva deprecedente voy a hacer un post didáctico para todas aquellas madres que, como yo al tener a Gnomita,no sabía qué se mete en una bolsa de clínica que me vendieron a un módico precio y con una rebaja del cincuenta por ciento.
Hay grandes diferencias entre los hospitales públicos y las clínicas privadas así que haré dos listitas diferentes para cada caso.
Para la del hospital hay que llevar bastante poco porque lo bueno es que hay de todo y es de lo mejor para el bebé y la mamá. Variará de lo cursi que sea la mamá y de lo que le dejen utilizar allí. A mí por ejemplo no me dejaron ponerle absolutamente nada a Gnomita. Iba ella súper divina de la muerte con su camisola del SAS y un gorrito que se dedicó a quitarse de diversos manotazos, supongo que por feo. Iba en pañalitos y camisolilla abierta, básicamente en pelotillas; asociado a la época del año me imagino, aunque mi amiga Shula en agosto vistió a la niña con más ropa en el mismo hospital pero ella tenía enchufe, dato importante para que te traten como
a un ser humano y no como a una burra. A mí me venían a quitarle los patuquitos que le tejió su tia Lola, o las manoplitas de tia Mono e incluso nos prohibieron a mis compis y a mí ponerles los pijamitas nuevos. Así que los bebés no necesitan nada. Sólo usé toallitas de bebé para medio limpiarle la cabecilla y poder peinarle los pelos rebeldes que traía de fábrica y que apestaban por culpa del meconio. Llevamos pues un par de cosas: toallitas y peine! Este dato fue muy tenido en cuenta porque ya en su momento a tia Mono hubo que peinarla con 48 horas de vida y hasta entonces pareció un cespin.

Para el bebé es lo único que se necesita en la sanidad pública.
Para la mamá, dependiendo de lo coqueta que sea, pues se llevará los útiles de aseo;leáse el cepillo y la pasta de dientes, el gel y el champú así como la mascarilla o la espuma de rizos, muy importante si tienes rizos para no parecer el actor secundario Bob de los Simpsons

Además, hay que llevarse las chanclas para ducharse y unos calcetines por si se es friolera. Aunque no se siente ni padece mucho por los pies justamente. Unas zapatillas vendrán muy bien y la crema hidratante porque no se proporciona nunca. En definitiva un neceser apañao. Las colonias y eso no son necesarias sobre todo para que el bebé te reconozca y coja bien el pecho y tal. Los discos de lactancia igual que los sujetadores y las braguitas desechables son indispensables.
Una vez acontecido el feliz nacimiento si la mamá no tenía de antes, y ha tenido que empujar sufrirá en silencio y necesitará una crema antihemorroidal así como un pequeño enemita que le ayude a ir al baño y no interfiera en la lactancia materna. Si se alimenta a bibi la criatura, estos detalles no son importantes y pueden ser productos más agresivos.
Ya con el alta en la mano hay que ponerle una ropita al bebé, con su gorrito para que no se enfríe y una mantita para envolverlo o una toquillita. Ya el conjunto es a libre elección. Muy importante es que la madre sepa que necesitará una mudita de ropa PREMAMÁ, pues aunque se piense una que el bebé estará ya fuera, la barriguilla tarda en perderse y estará presente al menos una semanita(jejejeje…) después del alumbramiento.
Así que:
1. toallitas y peine.
2. Una limita de uñas, por si el bebé nace como si participara en un reality choni.
3. un chupe si se le va a dar bibi. En la LM, no está muy recomendado al parecer.
4. Bolsa de aseo para mamá. Pasta y cepillo, cremas, champú, gel, secador de pelo, maquillaje…
5. Discos de lactancia y sujetadores.
6. Crema antihemorroidal y enemita compatible con LM.
7. Zapatillas y chanclas. Y los camisones y la bata, dependiendo de lo cursi que se sea.
8. Braguitas desechables.
9. un conjuntito premamá para salir del hospital.
10. Toquilla o manta para el bebé y la maxicosi en el coche para que vaya bien a salvo.
Esto es lo que se va a echarde menos si no se lleva al hospital, dependiendo de cada una. Yo no me maquillé, ni se me hubiera ocurrido pero tengo amigas que hasta han ido a la peluquería antes de estar no-sé-cuánto-tiempo con contracciones y empujando…Dudo que el peinado les aguantara, pero de todo hay en la viña del Señor.

Pd. se aceptan sugerencias para el siguiente post que será el de laclínica y sobre todo ¿Qué llevásteis vosotras? al hospital, ojo!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar