Bebé en podálica.

Os voy a contar hoy, debido a la experiencia que he tenido a la hora de hacerme la ecografía 4D en eco 4D Sevilla, la historia que albergo como madre de tres criaturas que se han ubicado en podálica durante el embarazo en vez de hacerlo en cefálica y facilitar mucho las cosas.
La situación con mi primera hija fue totalmente diferente: ella desde el primer momento estuvo en cefálica; es una niña súper ordenada, súper obediente y desde que estaba en la barriga ha demostrado tener una gran responsabilidad 😀 así que se ubicó perfectamente en cefálica y no tuve ningún problema.
Con mi segunda hija, en cambio, tuve muchísimas dificultades ya que no se daba la vuelta y venía en lo que viene siendo de nalgas y como además me tenían en reposo porque la niña había dejado de poner peso durante un tiempo mientras estaba embarazada, no podía hacer mucha actividad física lo que impedía que pudiera colocarse bien; de hecho de todas mis hijas la segunda ha sido la que ha tardado más tiempo en en nacer (41+5).
Como ya tenía experiencia con esta situación en el momento en que me dijeron que mi tercera hija venía también de nalgas había leído bastante sobre qué hacer para evitar llegar a la cesárea que todas las madres tememos cuando tenemos que dar a luz.
Así que me animé a llamar a una amiga de la familia que es médico naturista y homeopática y le dije que me hablara de la moxibustión y que me explicara si realmente funcionaba. Como ella creía firmemente en todos estos tratamientos me dijo que sí que funcionaba y me dio la moxa, que es como una especie de puro con un olor bastante peculiar y fuerte especialmente si estás embarazada, para que yo misma me lo aplicara sobre unos puntos específicos que hay en el dedo meñique del pie y que acercándole el calor iba a hacer que el bebé se estimulase y se girase en cualquier momento.

Punto de estimulación en el meñique.

Punto de estimulación en el meñique.


La verdad es que como estaba un poco desesperada no me importaba nada hacer lo que fuese con tal de poder tener a mi niña de un parto natural y no recurriendo a la cesárea ni a la parte anterior planteada por mi ginecólogo que era una version cefálica externa.
La version cefálica externa la hacen en quirófano creo que tiene algo de sedación y consiste en que le dan vuelta al bebé desde fuera de la barriga manipulando el útero; hay un montón de vídeos en YouTube y todos y cada uno de ellos los vi yo ya para informarme cuando mi segunda y la pera fue antes de nacer mi tercera. Al empezar el tratamiento con la moxibustión, aparte de coger un colocón cada vez que iba al cuarto de baño a estimular el punto homeopático del dedo meñique del pie y a necesitar una botella de oxígeno porque se llenaba el baño entero de un humo increíble, lo cierto es que me informé bastante sobre este tipo de tratamientos alternativos y posturas o cosas que hacer cuando estás desesperada porque el bebé se de la vuelta.
Yo las hice todas: yo hice el el tonto al máximo pues anduve a gatas por mi casa para que la niña se estimulara así e hice en el sofá como el pino (voy a ponerme ahora a hacerlo para que veáis como es y qué ridículo queda) y en la cama también lo hacía cada vez que podía.
Haciendo el pino-bombo

Haciendo el pino-bombo


Quería hacer absolutamente todo para que mis hijas se dieran la vuelta y no tener que recurrir a una cesárea. Al final en la semana 36 tuve cita con mi ginecólogo para comprobar si el bebé estaba en cefálica o en podálica y fijar para la semana 37 la version cefálica externa con el riesgo que conllevaba tener al bebé allí mismo en quirófano, porque la posibilidad de tener rotura de bolsa o contracciones cuando te hacen este tipo de maniobra es bastante alto.
Finalmente mi bebé se había dado vuelta con 4 kilos de peso prácticamente en algún momento y yo nunca lo noté. Mi médico me dijo que no lo había sentido porque la distensión que tenía ya en la musculatura uterina era bastante amplia y el bebé digamos que no estaba apretado en absoluto. Al final el bebé se dio la vuelta, no sabría decir si por todas las tonterías que yo hice o porque estaba de mano del destino que esa niña se girase. Lo cierto es que me libré de la cesárea y para la amiga de nuestra familia la moxibustión había sido un éxito y por eso se había dado la vuelta; yo estaba contenta aunque me he sentido un poco ridícula por haber hecho todas estas tonterías. Voy a hacerme unas fotillos explicativas a lo Celeste Barber… Ya veréis qué risas.
Celeste es un gran icono de las que hacemos el tonto sin pudor...

Celeste es un gran icono de las que hacemos el tonto sin pudor…

2 comments

  1. Planeando ser padres says:

    Mi bichilla estuvo en posición podálica hasta la semana 31 del embarazo. Luego se colocó divinamente y no dio problemas, porque hasta el último momento existe la posibilidad de que se giren. El niño ha sido más disciplinado y con 19 semanas ya empezaba a enfocar la cabeza hacia donde tocaba.

    • misgnomosyyo says:

      Para nacer antes si había que hacerlo! 😂 qué cruel. Pues a ver este, yo no me hago ya más nada!

Deja un comentario