Hoy hace 6 años…

Hoy hace 6 años era 22 de mayo domingo de 2011, habíamos salido a dar un paseo a pesar del enorme calor que hacía ya en Sevilla.
Se cumplía la semana 41 y 2 días del primero de mis embarazos y estaba totalmente nerviosa y perdida porque no comprendía por qué no nacía mi bebé. Así que me fui a dar otro enorme paseo por Sevilla con el padre de las criaturas, que en ese momento no era ni padre ni ahí tenía criaturas, y aprovechamos para hacerme las últimas fotos de embarazada: al día siguiente debía ingresar a las 8 de la mañana para que me provocaran el parto.
Cómo pasé todo el día tranquila, igual que el resto de mi embarazo esa noche cene preparé la maleta y me fui directa a la cama esperando a que dieran las 7 de la mañana del día siguiente para ir al hospital y conocer a mi pequeña.
Ya sabía que un parto natural no iba a ser posible pues se me agotaba el plazo de tiempo para ello y decidí entregarme a mi destino.
Como cada noche me dormí rápidamente y me levanté irremediablemente con un montón de ganas de hacer pipí, pero lejos de hacer pis, al volver a la cama sentí un dolor intenso en la zona lumbar sin venir a cuento.
No sabía de lo que se trataba pero al cabo de unos 5 minutos me volvió a dar y entonces me alerté. Fue en ese momento cuando me levanté y pensé que estaba de parto y era un momento del todo increíble porque yo ya había desechado la idea de poder tener a mi niña de una manera natural.
Así que cogí un lápiz, cogí las papeletas de las listas electorales, porque ese día 22 había elecciones municipales y era el único papel que tenía mano, y me dispuse a apuntar cada cuánto tiempo me daban aquellos dolores.
No me preguntéis por qué, pero lo tomé como un momento súper emocionante, íntimo, doloroso, agradable y animal y en las 5 horas que estuve en mi casa en el salón paseando, sentándome y poniéndome de pie, no avisé en ningún momento a mi marido.
Para cuando mi marido se hubo despertado yo ya había rellenado como tres papeletas con contracciones regulares cada 5 minutos desde el primer momento; lo miré y le dije “creo que estoy de parto”. Ahora lo pienso y estaba totalmente llevada por mi instinto animal, de haberlo hecho de manera racional al cabo de una hora hubiese ido al hospital a que me vieran, pero yo sabía que era un proceso lento irregular y ahora mismo lo recuerdo como un baño de endorfinas.
Resumidamente fuimos al hospital y no había hecho más que empezar a borrar el cuello del útero y tenía un centímetro de dilatación así que me mandaron a casa. Llegué a casa de mis suegros que vivían más cerca del hospital y de ahí fuimos todos a votar, que en esta familia somos muy cumplidos con la llamada a las urnas y luego me comí un plátano y un tigretón creo que era. Tremendo error por mi parte.
Cuando ya las contracciones eran cada 3 minutos y de una duración bastante larga volví a urgencias y me dijeron que estaba de 2 centímetros 😵
Ya nos quedamos allí ingresados por fin y empezaron todas las cadenas de negligencias médicas, de enfermería, matronas y hasta celadores. Al único señor al que amaré eternamente es al anestesista que esa noche estuvo de guardia en el Virgen del Rocío y que fue la única persona que mostró un ápice de humanidad con esta pobre primeriza.
El parto se largo hasta lo indecible, la niña nació el 23 del 5 a las 3:25 y peso 3 kg 525 gramos y creo que nunca podré olvidar ninguna de esas cifras. Cabe destacar que tampoco es muy difícil porque se repiten.
Hace 6 años me estrenaba en este mundo maravilloso de la maternidad al que me costó llegar por capricho de la naturaleza y en el que me encuentro inmersa por esos mismos caprichos unos cuantos embarazos después.
Mi idea siempre fue formar una gran familia y gracias a ese día el sueño empezó a hacerse realidad. Hoy estoy exultante, feliz, y recuerdo ese parto con horror al final, pero con un cariño y una magia especial al principio cuando estuve yo sola en el salón de casa. 😍💕

7 comments

  1. Nueve meses y un día después says:

    Aaayyy, quién te diría que estarías a la espera del cuarto y que sería nilo tras las tres peques. Yo, que tengo memoria de pez, tengo recuerdos muy vívidos del primer parto. El segundo fue ayer, como quien dice así que normal. Por cierto en este último me identifico mucho con lo que comentas de vivirlo como algo íntimo, animal… lo he sentido también y creo que el miedo a la inducción, que la viví con el primero, ha hecho mucho en ese sentido. Para mí fue tal alegría ponerme de parto sola… Feliz cumple a la gnomi y a ti como madre.

    • misgnomosyyo says:

      Claro! Yo sólo me puse de parto esta vez y me reventaron el parto a base de bien. Por eso nunca jamás volví a la Seguridad Social. Siempre pensé que si me hubiera quedado en mi salón hubiera parido mejor… Pero bueno!! Agua pasada no mueve molino, no?

  2. Cristina says:

    Felicidades para reyes! Lo estaba leyendo y también me ha entrado nostalgia! Me acuerdo perfectamente!! Que tiempos aquellos Andrea! Y que buen vecindario formamos!!! 😘😘😘😘

    • misgnomosyyo says:

      Gracias chata!!! Ay… Lo mayores que están los tuyos! Que los vi en Cuaresma y aluciné 😊😘😘😘

  3. Lidia Lidueña Limón says:

    Felicidades a tu hija. Ya te dije que nació el mismo día que yo pero 28 años antes.😚. Mi primer parto también tuvo detalles que mejor olvidar pero el segundo me paso como a ti. Me quedé en casa una hora apuntando en una pizarra cada cuanto me daban y a la hora ya eran cada 3 minutos , mi márido decía vamonos que esto es muy rápido y tenia razón. Llegamos al hospital y casi 5 cm total que llamaron al anestesista y estaba en el McDonald pq esa noche no tenia a nadie😷. Y mientras llegaba yo ni hablar podía vino al cabo de una hora y ya ni efecto ni na. Quería empujar y antes de subir al potro tenia la cabeza fuera. 2.30 duro el parto. Valiente eres con los embarazos. Yo también quiero familia numerosa pero mi marido no😕. Pasar mañana buen día , yo también lo haré. Un besito de gnomo😘😘😘😘

  4. CarolAS says:

    Andrea, felicidades a la PrincesaMayor y a ti !!!! La mia tiene 4 años y me acuerdo de cada minuto del parto….felizmente yo solo tengo que dar las GRACIAS a todos los que me atendieron. Tanto que si finalmente me decido a ir por el 2o seguro vuelvo a Sevilla para tenerl@. Y eso que ahora me queda ‘un pelin’ fuera de de mano 😉 Besos desde Miami, CarolAS

Deja un comentario