Viaje a la playa en bus

¡¡Buenas!! De nuevo ando por aquí. Me prodigo poco pero es que la vida de madre me tiene por un lado entretenida y por otro sin nada qué contar porque pienso que no tengo nada de extraordinario.

O tenía, claro. Hoy vengo con algo verdaderamente extraordinario en mí y mi entorno. Nadie que yo conozca me ha Contado nunca que el día en que se iba a la playa con toda la familia, él coche tenía una avería, soluble, pero insegura y que no iba a haber solución hasta después del veraneo. Así que eso me hace pensar que es extraordinaria la aventura de hoy.

Hemos pensado mil cosas, cosas que pasaban por alquilar un coche dos semanas, no venirnos a la playa, pedir favores varios y tal y tal. Pero al final nos hemos decantado por viajar en autobús y por hacer uso de nuestros carnets de familia numerosa.

Dicho y hecho. Hemos salido con menos equipaje que nunca. Esto me ha estresado porque tenía muchos modelitos para las niñas que seguramente se quedarían sin poner, pero que quería traerme. Al final,una maleta ha servido para toda la familia. Era como ir sin equipaje 😂😂😂

Hemos comprado un pinta y colorea de buscando a Dory y nos ha servido para entretenernos. Después de comprar unos colores para que no hubiera peleas.

Y nos hemos venido a la playa en bus. 

Él padre de las criaturas también  venía. Aquí se aprecia su ojo de gafotas 😂😂😂😜 y nos ha parecido él viaje mas placentero de la historia de los viajes a la playa. Sin gritos, peleas, llantos (especialmente porque la Mini venía en mis brazos) y sin conducir 😱🙌👏👏👏

Hemos pintado, dormitado alguna, jugado con mi móvil y visto Masha y el Oso. 

Hemos desarrollado distintos aspectos de la vida de una familia. Pero en un bus. Cosa rara. Ah. Y también he aprendido a dibujar a Dory. Más raro aún. La Mini la coloreó y se echó la siesta. Estaría súper cansada… 😂😂😂

Al final, la moraleja: no hay barrera insuperable. ¿Habeis visto a muchas familias numerosas viajar así de incómodos? Pues no. Porque entre otras cosas, no es incómodo. Está muy bien de hecho. Pero eso sí, él trayecto era de hora y media. Tampoco me fui al quinto pino.

Al final ha sido una aventura para ellas, un viaje relajante para nosotros y una enseñanza nueva: hay alternativas para una familia grandecita si se queda sin coche. Hay que superarse y enfrentarse a nuestras propias barreras, que no pasa nada.

6 comments

  1. ana says:

    Desde luego que más hace el que quiere…..oye y tema sillita para la mini??porque creo que en IG dijiste que no te llevabas silla.Pasado súper bien.Besos

    • misgnomosyyo says:

      Nos llevamos él carrito de bebé pero iba en él maletero del autobús. Ella era en realidad quien iba menos segura porque iba en mis brazos…

    • misgnomosyyo says:

      Y es verdad!! Querer es poder aunque en estos tiempos que corren es difícil adaptarse a cosas que nos parecen raras…

Deja un comentario