Ejercitador y ginecoestetica. El deporte materno.

Hoy vengo con una entrada poco común al menos en este mi blog pero tiene mucho que ver con las campañas que veo en redes sociales concienciando en internet sobre el postparto.
Os cuento. El otro día fui a la presentación de la Clínica Londres en Eduardo Dato en Sevilla. Una clínica de medicina y cirugía estética en la que me tomé un Donete y me salté la dieta post embarazo frustrado.

image

La verdad es que las madres de a pie o dejadas como yo no pintamos mucho allí pero encontré mi lugar pronto. No estaba entre los aumentos de pecho (no por Dior) ni en la inyección de botox ni ácido hialurónico sino en los tratamientos de recuperación de la musculatura pélvica perdida tras el parto.
Sí  señoras. Han leído bien. Las clínicas de cirugía estética trabajan la ginecoestética, entre cuyos parabienes más allá de los innumerables servicios de embellecimiento, está el del uso de láser para recuperar una zona complicada de ejercitar pero ávida de flexibilidad: el músculo pubocogicceo y todo el suelo pélvico cuya misión es la de sujetar los órganos internos.
Dejo abierta la ventana a seguir informando desde un punto de vista más profesional.
De otro lado para las jóvenes madres, el suelo pélvico con la edad se debilita además, hay ejercitadores caseros
Ejercitadores como las pesas o las bolas que caen por la fuerza de la gravedad y la misión que tienen es que el cuerpo reaccione y evite su caída al vacío.
Las he visto en la farmacia, el Corte Inglés y tal y jamás me he hecho con alguna. No estoy yo para probar estas tecnologías. No me gusta. La verdad.
Como sigo incansable mirando cosas, oyendo al ginecólogo que se enfada conmigo y me manda a una fisioterapeuta específica y yo hago oídos sordos, he pensado que lo mismo no soy la única, mirad: mi

image

El ejercitador

Resulta un poco agresivo y más como de sexshop. Pues nada más lejos de la realidad.

image

No sé si os interesa el tema. Yo pasaba bastante hasta que he empezado a ver y preguntar a las amigas de mi madre, a otras abuelas jóvenes y a otras amigas madres. Y… Jeje… todas necesitamos gimnasia al parecer. TODAS.
No por hoy, ni por mañana sino por cuando seamos mayores.
Aparte de que si somos madres con 30 y cuesta recuperar el tono muscular cabe añadir que MEJORA EL SEXO POST HIJOS (período que dura ad eternum pues ya no se vuelve al estado anterior sin esfuerzo ni terapia)
o

image

Yo lo voy a probar.
El próximo 14 de marzo es el día de mi aniversario de bodas y el de la incontinencia urinaria también y pienso recordarlo por lo primero y no por lo segundo, la verdad.
Os dejo con un poco de información del producto por si os interesa leer y acercaros al maravilloso mundo del “tengo un suelo pélvico sano y sé ejercitarlo”, no tengo escapes y disfruto plenamente de todo (incluso del running que es malísimo para este tema y parece que nadie lo dice).
KegelSmart de Intimina es un pequeño dispositivo que permite a todas las mujeres realizar los ejercicios de Kegel -apretar y aflojar los músculos de diferentes formas- de una manera periódica y eficaz. Este innovador aparato asegura la correcta práctica de la rutina de Kegel, ya que actúa como un entrenador personal, a través de un programa de ejercicios completamente adaptados a las necesidades personales.
Cada vez que se usa, los sensores táctiles exclusivos del KegelSmart registran la fuerza de los músculos del suelo pélvico, seleccionando automáticamente el nivel de ejercicio adecuado para cada entrenamiento. Simplemente se deben contraer los músculos cuando el dispositivo vibra y relajarlos cuando deja de vibrar.
¿Os animáis? ¿Os atreveríais? A mí me ha convencido del todo. Ya os contaré qué tal cuando lo tenga.
Besos!

One comment

  1. Arantxa en mi cajón de sastre says:

    Yo he probado otros aparatos para fortalecer y la verdad que genial.
    Creo que es muy importante tener bien esa parte de nuestro cuerpo, pero aún nos da vergüenza comentar que hay algo mal. A ver si poco a poco eliminamos estos tabúes. Muy buen post!
    Mual

Deja un comentario