Aborto diferido. El duelo en la espera.

Un aborto diferido es un tipo de aborto espontáneo que sucede cuando el embrión deja de desarrollarse y el cuerpo de la madre no lo expulsa y no sólo eso, sino que sigue embarazado.
Suele ser una sorpresa en el peor de los sentidos ya que la madre no sabe nada del estado en que se encuentra su bebé y es en el momento, normalmente, de la primera ecografía cuando se descubre que o bien, el niño no tiene un crecimiento acorde con las semanas de gestación que debiera o bien, que su corazón ha dejado de latir.
A mí con ésta van ya dos veces que me sucede.
La primera me pasó bastante avanzada pero con un bebé con 4 semanas de desarrollo. Fui a consulta y me topé con un huevo huero que se llama, algo que al parecer hace que sufras menos o que se le de menos importancia, pues no pocas amigas me han comentado esto de que “sólo era un huevo huero” y que “a no sé quien también le pasó”.
Si que es verdad que estas palabras siempre proceden de aquellas que aún no han sido madres, pues nunca me he encontrado con una madre que haya sido tan poco empática con la situación.
Pero volviendo al tema, el día que vas a la ecografía a ver a tu bebé, si es la primera vez que te ocurre esto, confías en que salga todo bien y el bebé sólo sufra de un desarrollo anacrónico y la semana siguiente, con la nueva eco, lo veas latir dentro de tí.
Esa semana entre eco y eco se hace interminable pero es la manera de asegurarse de que no hay verdadero avance en el embarazo y que no queda posibilidad de que siga con vida el niño.
La primera vez que me pasó podría existir ese baile de fechas, aunque yo ya sabía que algo iba diferente a lo habitual. Tenía cólicos frecuentes pero secos, había manchado mínimimamente cosa que no me había pasado con el primer embarazo, y además presentía que no iba bien por algo.
En esa semana intentas hacer una vida normal con la esperanza de que todo vuelva a la normalidad. El luto vendría después, cuando viese en la eco que no había nada qué hacer más que legrar el útero y dejarlo en perfecto estado de revista.
En esta semana que hoy acaba yo he llevado mi duelo de manera visible por dentro y por fuera. Tengo un aspecto deplorable que intento maquillar a diario y ocultar bajo un corte de pelo diferente.
Llevo una semana gestando a un bebé muerto. Esta vez no hay huevo huero, con lo que el dolor para los menos empáticos debe ser mayor -aunque ya os digo yo que no -, y los síntomas de embarazo siguen presentes. Ayer y antes de ayer tuve náuseas e incluso vomité; estoy cansada y me duermo de pie y no hablo del baile de hormonas y los cambios de humor que me provocan.
Llevo una semana llorando a diario por ese bebé que no abandona el seno materno, por este embarazo imprevisto pero deseado, por ese niño que iba a llegar en agosto y que ya nunca lo hará.
El lunes cuando lo supe vi la ecografía y no me sorprendió tanto. No lloré en todo el día. Mi marido si lo llevaba peor. Yo estaba impávida. Estuve con las niñas, me dormí toda la tarde y las acosté y les di de cenar como cada día y ya. Al hacerse el silencio de la noche me dio un ataque de ansiedad.
Al día siguiente amanecí llorosa. No podía parar. Alternaba fases de llanto con otras de humor estable cada 20 minutos. Casi me vuelvo loca. Le dije a mi madre y a mí amiga que era como si se me hubiese muerto alguien y las dos me dijeron “es que se te ha muerto alguien”. Nunca se llora lo suficiente a un hijo muerto por pequeño que sea.
El miércoles me fui con una amiga y organicé planes por la tarde. El jueves estaba tan cansada que me quedé en la cama toda la mañana. La sensación de depresión llegó a tales límites que llamé a la canguro y me fui con otra amiga a la pasarela de moda flamenca. No hay planes suficientes para llenar el vacío.
Llegó una conocida a hablar con nosotras, mi amiga está embarazada de 8 meses, y estuvimos hablando de eso, embarazos, estados de buena esperanza y en que es el mejor momento para la mujer. Y sí, yo también. Aunque no dije que yo también estaba embarazada, pero que mi bebé estaba muerto y que en una semana me lo sacaban. Me olvidé sin más y así me callé.
Así que he llegado al día siete. Mi bebé está muerto, detenido en la semana 6 y yo alcanzando la 11 de embarazo.
En un par de días me hacen el legrado y empieza otro minipostparto. Entuertos, sangrado y Merthergyn cada 8 horas. Pero eso después de pasar las contracciones el día del legrado para dilatar el cuello del útero, tener dolores y despertar sola de una anestesia general.
Ni que decir queda que yo no quiero otro bebé, tengo en casa uno y dos niñas preciosas, yo quería este bebé y no, tampoco quiero ir a la Feria, salir y beber copas, hacerme un traje de flamenca ni nada que suene atractivo o divertido. No. Yo sólo quería a mi bebé, pero se ha muerto dentro de mí.
Desearme suerte, hoy no es un bluemonday como cualquiera hoy es uno más triste.

image

Hoy tengo otro angelito más en el cielo.

37 comments

  1. Desmadreando says:

    No hay palabras.
    Un abrazo a tu alma.
    Cuando puedas, siembra un árbol y despídete sembrando una vida de tu pequeño. Tienes tres hijas por las cuales hay que seguir.
    Un beso muy fuerte

    • Lucía laMamádelaBebédePucca says:

      Lo siento mucho. Un post muy bonito e informativo. Yo tuve un aborto espontáneo entre mis hijos y no se me olvidará el miedo en las primeras ecografías del pequeño.

      Tu madre tiene mucha razón. Has perdido a alguien a quien querías.

      Muchos besos y ánimo.

  2. Vanesa Pérez Padilla says:

    Ay Andrea!!! Todo mi ánimo y fuerza van para tí. Porque es un duelo tan real, es un momento de pérdida, y necesitas soltarlo , desahogarte, tiempo y mirar hacia delante. Y lo sé porque mi primer embarazo fue un huevo huero y me sentí así. 12 semanas duró.Y hoy vivo ese recuerdo. Te lo repito tienes todo mi apoto y sobre todo esas tres gnomitas que son la luz de tu vida. Y en unos días el sol volverá a brillar

  3. arantxa (en Mi Cajón de Sastre) says:

    No sé que decirte, nada más que lo siento. Yo, aunque no he sufrido una pérdida de estas características, coincido con tu madre en que se te ha ido alguien, se te ha ido un bebé al que querías.
    Mucho ánimo, muchas fuerza. Y disfruta de esos tres soles que tienes en casa.

  4. Izaya (Una Mamá en la Cocina) says:

    Ains Andrea,no sabes cuánto me gustaría abrazarte en estos momentos…en estos casos nunca sé qué decir,porque a veces,las palabras sobran. Pero deseo que, aunque esta pérdida no se olvide(porque no deja de ser un hijo),por lo menos llegue el momento en que sea más libiano de llevar,viviendo y disfrutando del día a día con tus tres pequeñas Gnomis.
    Sabes que te quiero,muacs….

  5. Mami Esto Esta Chuli Chuli says:

    Mucho animo. Te mando un abrazo fuerte desde aqui, que espero que te llegue aunque sea en forma de buen karma. Es una pérdida, por pequeño que sea, era tu bebe y eso no lo cambia nadie. Ya verás como llega el día en que sea más fácil de llevar y tus princesas te ayudaran en eso. Un besazo.

  6. Gemma/El Sur says:

    Te repito que estoy aquí para lo que quieras.
    Y que te comprendo, te entiendo y te doy mi carińo y mucha luz y fuerza que tienes tres criaturitas de las que tirar adelante.

  7. Vangranados says:

    Mucho ánimo de verdad, me quedo llorando y sin palabras ante el post….como sabes yo también pasé por un huevo huero, y es totalmente verdad que se siente igual que la perdida del hijo. Porque cuando sale la rayita rosa en el palito, una se siente madre de lo que lleva dentro, tiene los síntomas, y la naturaleza hace su trabajo…vale, para los más prácticos, no hay embrión, pero si la promesa de que estuviese, la ilusión de verlo, los planes y cálculos de fechas. Mucho ánimo y fortaleza para estos días que te quedan, seguro que serán durísimos, inimaginable el dolor….pero, hija, la vida nos pone pruebas y algunas son más duras de la cuenta, afortunadamente también nos da regalos, como los tres que tienes. Disfrútalas y piensa en lo bueno que tenemos. Miles de besos guapetona!!

  8. Anya says:

    Hola,yo ya sabes que pase dos veces por eso o sea que te entiendo,a mi desde que me lo dijeron la primera vez hasta que me hicieron el legrado espere sólo un día o sea que no me dio tiempo a pensar mucho,después del legrado y la operación del extopico llega el duelo en el que me ayudasteis y animasteis mucho o sea que ya sabes donde estoy,un besazo grande

  9. Nuria U.C. says:

    No te imaginas como te entiendo y cuanto lo siento , lo siento muchísimo . Te lo digo de corazón y con lágrimas en los ojos por ti y por tú bebé . No te conozco personalmente pero es curioso como este mundo del 2.0 nos descubre gente maravillosa como tú , que te siento como una amiga . Te mando un fuerte abrazo y muchos besos .
    Nuria U.C.

  10. Objetivo mamá says:

    Hola bonita. Qué duro leer tus palabras y cómo creo entenderte. La pérdida de un hijo, aunque sea antes de nacer, es una pérdida y como tal necesitas tu duelo, tus lágrimas y vivir tu dolor. Te mando un beso enorme, mira a tus gnomitas que seguro que te sacan alguna sonrisa.

  11. Urban and Mom says:

    No sé qué decir. Es tanto el dolor que se debe sentir que no puedo imaginarlo.
    Solo que tienes que seguir porque tus hijas te necesitan y tú a ellas para comprobar todo lo bueno que te ha dado la vida.
    Un abrazo con toda el alma.

  12. Cristina Prieto says:

    Lo siento muchísimo, niña. Yo también sé lo que es perder un bebé y, como tú sabes, eso no lo cura nada. Llora y grita si lo necesitas. Y para cualquier cosa aquí me tienes.
    Te queremos

  13. gaga says:

    Nada q te diga te vale ahora. Solo te digo que se lo que estas pasando porque yo misma he estado ahí….en circunstancias muy similares…animo mujer valiente. Hablar de ello ya es un gran paso.
    Un beso de gnoma y un abrazo de osa polar.

  14. carmen says:

    No hay consuelo y cada una lleva el luto cómo mejor pueda. Tienes tres soles q te necesitan y por ellas para adelante. El pequeño está en el cielo con los demás angelitos

  15. Arusca says:

    No me imagino lo que es pasar por eso, así que no sé qué decirte. Pero si hubiera algo que te consolara, algo que calmara un poco tu dolor, te lo diría sin dudarlo.
    Un abrazo enorme, de esos infinitos.

  16. María E. says:

    Ya te lo dije esta mañana pero te lo repito ahora: estoy aquí para todo lo que necesites y te mando toda mi fuerza y apoyo.
    Ahora, como bien dices, tienes que pasar tu duelo por la pérdida de tu hijo y cuando tengas fuerzas para volver aquí estaremos esperando.
    Un besazo enorme para ti, tu marido y las gnomis

  17. Gema Lendoiro says:

    Entiendo y siento tu dolor. Te abrazo desde la distancia pero cerca de ti. Un beso enorme, andrea.

  18. Lia says:

    Nunca me he animado a escribirte aunque siempre te leo….cuando escribiste el post contando que estabas embarazada me emocione ya que yo actualmente estoy embarazada y estábamos justo del mismo tiempo y ahora que acabo de leer éste me he entristecido de corazón. Yo todavía no se si está bien (espero q si) pero me gustaría darte todos los ánimos posibles aunque me imagino q ahora mismo no hay consuelo. Un besazo muy grande

  19. Lorena says:

    Hola, siento como mío tu dolor. Se totalmente esa sensación de vacío y tristeza que te oprime el pecho. Yo también tengo mis angelito en el cielo, tuve un aborto , de un un embarazo que me pilló totalmente de imprevisto y terminada la cuarentena del parto de mi hijo, el cual fue concebido por inseminación, así que imagina mi sorpresa, mi cabeza voló y empezó a hacer planes, pero cuál fue la pena, que ese bebe nunca llegaría, por que fue un huevo huero, y tal como dices, para nosotras es un bebe al que esperas con ilusión y que de repente tienes que decirle adiós y despedirme en silencio. Creo que me acurdo de ese angelito un día si y otro también e intento aceptar que mi destino es no poder tener más bebes, por que la naturaleza no nos ha dotado de cuerpos ferties. Un beso enorme.

  20. Elena says:

    Lo siento muchísimo Andrea, de verdad, y te mando mucha luz para que la utilices cuando la necesites. Duro, muy duro, que nadie se atreva a decirte lo contrario, llora, grita, refugiate en tus niñas o simplemente haz lo que te de le gana, lo que necesites. Abrazo grande

  21. Isabel Ma. Cordero says:

    Sólo quiero decirte que te quiero mucho y que realmente lo siento, sé lo ilusionada que estabas con ese bebé. Qué Dios te dé fuerzas en estos momentos de dolor!

  22. Olga says:

    Querida Andrea,no tengo palabras.Mi más profundo pesar por tu pérdida y desde estas líneas mandarte mil besos de esos curativos que hacen que todo sea más llevadero.Un abrazo

  23. María José says:

    Yo perdí mi primer embarazo antes de los dos meses y me puse muy triste, muy poco después me quedé embarazada de mi hija y tras superar el miedo del primer trimestre muy bien.
    Cuando busqué el segundo, lo perdí con casi 4 meses, empecé a sangrar un poco y el niñ@ dejó de crecer y también tuve que hacerme un legrado.
    Me puse triste, pero ni mucho menos comparable con mi primer aborto.
    La gente me decía que me animara, que no me preocupara, y a todos le decía lo mismo: estoy bien, de verdad, siempre quise ser madre y tengo a mi hija, si no puedo tener más hijos mi premio de consolación es fantástico.
    Creo q es así como hay que tomarse las cosas, no pienses en lo que perdiste, piensa en lo que tienes, lo demás no tiene sentido.
    Tengo dos hijos más, tras dos embarazos controlados pero normales.
    Animo

  24. Planeando ser padres says:

    Andrea es muy duro que alguien tenga que pasar dos. Veces por esto. Ya ves, yo creía que al ser la segunda fatídica experiencia los sentimientos serían distintos, más calmados, menos viscerales. Pero tienes toda la razón, y nadie puede acostumbrase a gestar un hijo muerto. Un beso y espero que pronto te recuperes tanto física como anímicamente.

  25. Mónica (Mami a la Moda) says:

    Hola guapa. No nos conocemos pero he visto tu post y tenía que escribirte. Yo pase por un aborto diferido en mi primer embarazo. Era muy deseado y por eso descubrí el embarazo muy pronto. Al hacerme una primera ecografía que aseguró el embarazo me dijeron que tenía dos sacos y que traía un embarazo gemelar. Me citaron para la semana 6 y oímos sus latidos. Fue increíble, primero hacernos a la idea de que íbamos a ser bipadres sin esperarlo y fue una suma de ilusión. Por ser gemelar me citaron cada dos semanas y todo genial hasta que en la semana 10 estando sola en consulta me dijeron que no encontraban ningún latido. Yo no entendía nada. Me hicieron una eco de más resolución y confirmaron que no latía ninguno de los dos embriones. Recuerdo cuando me dijeron: llama a tu marido y que venga rápido, nunca he pasado tanto miedo. Fue todo muy rápido, ese mismo día me ingresaron y por la noche me dieron el alta. Entre a las 9 al hospital deseando escuchar los latidos de mis bebés y volví a casa sin seguir embarazada. Para mí lo peor fue el día siguiente, el pasar de una ilusión tremenda a un sentimiento de vacío total.

    Te entiendo perfectamente, no consuela que te digan que ocurre mucho, es tu hijo y tu ilusión y da igual las semanas que tengan.

    Mucho ánimo y recuperate pronto. Un beso

Deja un comentario