El día que cambié trabajo por hijas

Estoy en crisis. Y como lo estoy acudo aquí. No busco reconocimiento, ni alabanzas, ni siquiera que alguien me comprenda, sólo necesito soltar lo que siento.
Ya he dicho muchas veces en este blog que tengo un problema recurrente: el trabajo.
Antes de casarme, trabajaba como periodista -dichosa licenciatura ésa que casi me cuesta un disgusto porque se me atravesó a base de bien- y era medianamente feliz. Trabajaba en una agencia de noticias, no sólo en redacción de teletipos sino también como redactora de televisión. Eso molaba. Y me gustaba.
Poco me duró la dicha pues como trabajadora la crisis se llevó mi puesto por delante y bye, bye.
Han pasado 6 años desde eso. Seis años y tres niñas. Me he buscado la vida como community manager, llevando redes ajenas. Me ha encantado eso. Mal pagado, siendo freelance pero con mis clientes, a quienes he visitado, con quienes he tratado personalmente y a quienes debo mucho de lo que soy.
Y he aprendido a trabajar desde casa pero he ganado bastante poco dinero. (¿Sabéis que odio el dinero? Saca lo peor de cada uno, tanto por exceso como por defecto).
Hoy me ha surgido una posibilidad de empleo. Un trabajo perfecto para una soltera sin hijos. En la entrevista dije abiertamente “mi yo trabajadora te dice que cojo el trabajo ya. Mi yo como madre, no”.
¡Me he puesto tan contenta! Pero luego he visto el horario. El corazón me decía lo contrario de la cabeza.
¿Trabajar con horario flexible de 12-17 y de 20-24? Es el antihorario de madre. Pienso en llegar a casa a las 00:30 cansada y en levantarme a las 7 con las niñas, llevarlas al cole, dejar a mi bebé en la guarde hasta las 17 como a sus hermanas y en no estar con mi marido nada. Y no.
No seré feliz. No estaré bien. Seré menos rica económicamente hablando pero estaré tranquila. No quiero faltar de mi casa. ¿Cuánto cuesta sacarme de mi casa? De mis niñas, sus rutinas, sus duchas, sus cenas, sus peleas y gritos, sus llantos… Sus besos, sus te quiero y sus abrazos.
Yo lo siento. Pero prefiero trabajar desde casa. En lo mío. Visitando clientes, ganando algo mínimo, pero la infancia no vuelve y yo no me pierdo un minuto de las suyas a menos que dependa de mí sacarlas adelante. Mientras tanto, seguiré aquí, acompañándolas en su día a día, aunque no vuelva al mundo laboral.
Maternidad 1- vida laboral 0

image

No creo que me pueda apartar mucho tiempo de ellas, ¡no puedo!

28 comments

  1. 7paresdekatiuskas says:

    No lo dudes, yo no me puedo plantear dejar el trabajo, porque con 8 niños, o trabajo o no puedo darles de comer. Pero la sensación de que me estoy perdiendo algo o todo de su infancia me persigue y me perseguirá siempre. Si te puedes permitir decir que no, has hecho bien, puedes estar segura. Un beso y ánimo!!

  2. AdoroSerMama says:

    Hola guapa.
    Permíteme que sí, que te alabe. Y que te diga que te comprendo. Quizás te comprendo demasiado bien.

    Me parece tremendamente maravilloso que cuentes esto con tanta sinceridad y corazón porque últimamente solo leo a mujeres preocupadas porque sus hijos no les roben ni una pizca de sus vidas profesionales y de sus vidas sociales.

    Yo amo mi trabajo. Llevo 15 años trabajando en el mundo discográfico y he desarrollado las campañas de comunicación de los artistas más importantes de este país. Ha sido una etapa maravillosa en mi vida, feliz, envidiada por muchos…

    Siempre dije que no dejaría jamás de trabajar cuando tuviera hijos porque era lo que más me llenaba. Ay de mí! Desde que nació mi pequeña todo cambió.

    El dinero y el trabajo de repente cayeron en picado en mi lista de prioridades.
    Sigo currando, sí. Pero menos.
    Y viajando un 90% menos.

    Gano mucho menos que antes. No puedo permitirme vacaciones. Se me averió el coche y no tengo dinero para arreglarlo. Podría contarte mil cosas así.

    Pero no cambio ni un solo segundo que paso con mi hija por nada de eso.

    Por eso te comprendo. Porque en el amor no se manda. Y porque cada persona tenemos que seguir el camino que nos haga feliz. Y si a ti lo que te hace feliz y lo que te realiza es estar con tus hijas y puedes permitírtelo, adelante.

    Seguro que te alegrarás de por vida de tu decisión y tus hijas también.

    Te mando un beso enooooorme!!!!

    • misgnomosyyo says:

      Bienvenido es tu comentario!!! Pues no sé… He dejado escapar un buen sueldo. Aún no he cancelado la cita de mañana. Estoy esperando a que se me ilumine el raciocinio y me gane el cerebro y me vaya a trabajar porque me han dicho que eso le viene muy bien a la gente. Pero yo me conformó con tomarme una tapa con mi marido y amigas. Es todo lo que quiero zafarme de las niñas. Me alegro de que me entiendas, al final si que buscaba comprensión jajaja

  3. nosoyunadramamama says:

    Me pasó algo parecido hace dos años. Alfonso iba a la guarde y yo cuidaba de Rafa xq hacía algo más de un año q me habia quedado sin el trabajo q adoraba, el de presentadora. Al principio pensé q iba a aceptarlo, pero luego supe que nunca se cumplian los horarios, q la gente salia a las 10 de la noche tras jornadas maratonianas… y dije q no. Luego me han ido saliendo cosillas de colaboradora y presentadora pero por periodos breves y pocas horas, y ahora con el blog me saco algunos euros, muy pocos. Pero estoy feliz. Te entiendo.

    • misgnomosyyo says:

      Si ¿verdad? Dejo pasar un sueldo bueno y me atrona la cabeza, pero esto de ser madre me tiene enganchada y el estar tantas horas fuera de casa me mata.

  4. madre estresada says:

    Ay, guapi. No vi los primeros pasos de mi hijo, tengo la impresión de que hasta los tres años no distinguía quién eran los padres y quién los abuelos.
    Ha tenido los mejores cuidadores y creo que Pablo y Maria han ganado mucho con los abuelos, pero yo me he perdido mucho.
    Disfruta de tus hijas y no escuches a nadie que te diga que haces mal

  5. Mis chic@s y yo says:

    Estoy de acuerdo contigo, estas elecciones son muy difíciles. Personalmente me pasa como a ti, odio el dinero. Lo malo es que sin él no se puede vivir. A veces es mejor renunciar, pasar con menos y supongo que al final del camino nos quedará la sensación de haber hecho lo correcto.. Feliz semana

  6. Olga says:

    Gnoma! Te entiendo perfectamente. Ando igual que tu: con excedencias para poder estar con mis enanos. Somos su todo y nadie puede sustituirnos. Ya vendran tiempos de mas libertad. De momento a disfrutar de ellos. Animo! Un beso gordo.

  7. Martaharias says:

    Hola guapa!
    Yo no soy mucho de comentar! Lo importante es que tu estés contenta!!
    Hagas los que hagas y decidas lo que decidas.
    El trabajo perfecto no existe, es muy difícil así que te tiene que compensar.
    Si lo miras desde otro punto de vista lo que te ofrecen te permite levantarte con tus hijas, estar con ellas, trabajar, pasar la tarde con ellas y luego volver. A lo mejor no es necesariamente tan malo. Yo estoy poco en casa, pero a mi un día alguien me dijo que tenía la suerte de desayunar y comer con mis hijos todos los días y empece a verlo desde otro punto de vista. El vaso medio lleno!! Pero lo importante es que estés a gusto!

  8. Montse says:

    Vaya, te entiendo perfectamente porque soy periodista y trabajo de Community. Y sé que tengo una suerte enorme porque además tengo un horario conciliador, pero lo mío me ha costado llegar aquí. Antes he peleado muchos festivos, muchas noches, semanas y semanas seguidas sin librar… y al hacerme madre eché el órdago. Que me dejaban bien, que no… nunca se sabe lo que me durará, confío que mucho, pero está claro que ser madre te cambia las prioridades. ¡¡Un besazo!! Ojalá pronto encuentres algo más adecuado, o esos clientes ratillas vayan pagando mejor jejeje

  9. paloma says:

    Oleeeeee tu! Soy de tu misma opinion. En estos 3 años en el paro me han salido ofertas de empleo pero en todas ocurria lo mismo … ilusion al principio volvia a la vida laboral … y cuando se acercaba el momento de la entrevista final o.cuando me llamaban para decirme que era “la elegida” … miraba a oscar( con cara de agobio) y el mismo me decia : “vas a estar amargada cobrando para ganar 200/300€ limpios porque la guarde hasta las 17 y el comedor de emma habra q pagarlo” y en ese momento veia el cielo abierto. Trabajar para pagar y q otros disfruten de mis hijas por ahora no gracias. Aun a sabiendas que mucha gente me tilda de tonta, caradura. Yo les digo q yo ( no mis hijas) me quito de caprichitos y que quedarse en casa no es estar tocandose … las narices vamos!

  10. Planeando ser padres says:

    Pues yo sí que te entiendo, y aunque sólo lidio con la crianza de una bichilla, también renuncié al trabajo para poder criar. sé que hay quien no tendrá esta oportunidad de elegir, y otras mamás que no son nada si no tienen vida laboral, pero yo he apostado por no perderme la vida de mi churumbelita y hacer lo que puedo desde casa. Oye, y que con menos dinero también se puede vivir bien. Y esa tranquilidad de ser tú la que estás criando a tus hijas a tu manera ¡eso no lo paga nada!

  11. arantxa mi cajón de sastre says:

    Yo cuando nació la ratona renuncié a trabajar como periodista. Hasta ese momento lo compaginaba con otro trabajo porque al estar como freelance tenía la oportunidad y lo llevaba genial. Cuando nació elegí qué trabajo era el más indicado y creo que no me equivoqué, estoy segura. Trabajo a media jornada, siempre de mañana por lo que las tardes son para ella.
    Animo en esta dura decisión. Besos

  12. Marta says:

    Tía, soy fan tuya, hay veces que me planteo dejar todo para estar con mis hijas más tiempo, y otras, que quiero salir corriendo. Yo lo tengo más fácil, con dos, pero si cae ese ansiado 3ero, me replantearía unas cuantas cosas.
    Besos especiales.

  13. Mamá 2.0 says:

    Ay Gnoma… Hay que tener un par para tomar éstas decisiones. Yo tengo una vida paralela… y ahora soy mamá ama de casa 24×7.
    No cambiaría por nada el poder estar con los peques y ocuparme de ellos, que mi trabajo me ha costado tenerlos… pero echo en falta tener alguna cosa más, no por el dinero, sino porque mentalmente me sentaban bien mis pocas clases de Madrid.

    Así que creo que si sigues currando algo desde casa y disfrutando de tus tres peques, estarás la mar de feliz, aunque no ganes tanto dinero.

    Un beso gordo!

    Pd. Mi peque al ver la foto de tu post me ha preguntado si tus niñas son españolas y si podemos ir un día a jugar con ellas 😉

    • misgnomosyyo says:

      Dile que claro que sí! Que su madre las lleva a jugar, que tiene tiempo XD gracias guapa. Besotes o bisous

  14. María E. says:

    Creo que has hecho lo correcto. Como bien dices la infancia no vuelve y si te lo puedes permitir, adelante. Ojalá dentro de poco te salga algo con un horario mejor.
    Un beso!!

  15. con m de madre says:

    Te felicito x esa decisión.hay ofertas muy suculentas,xo incompatibles con la vida familiar y al final,eso es lo mas importante.quizas hoy te da pena,xo el dia de mañana lo agradeceras/agradeceran.sigue asi q tienes 3gnomitas preciosas igual q su madre!

  16. Una Mamá en la Cocina says:

    Son situaciones y decisiones difíciles. Pero escucha a tu yo interno y si no hay necesidad imperiosa económica,pues no lo cojas,si no lo tienes nada claro.

    Soy de las que les gusta disfrutar de sus peques,pero también,quiero tener un poco de parcela mía profesional,pero lo que no quiero es un trabajo que me absorba,como antes,q me quite vivir cosas importantes con ellos.
    Ahora voy a intentar disfrutar de Mis Piratas, mientras no encuentre nada y organizarme mentalmente para ver en qué fase estoy y qué es lo que quiero…

    Besos Gnoma….entiendo tú decidión y más con un bebé…con el segundo me costó la vida incorporarme al trabajo,no m lo podía creer….yo quería pasar más tiempo con ellos.
    Disfruta d tus peques

Deja un comentario