Situaciones complicadas de madres

Hoy he leído a Desmadreando en un post de Babycenter en el que relataba las experiencias inverosímiles de las madres a las que nos tenemos que enfrentar como no caber en una prenda de ropa y dar saltos para poder liberarnos y huir de esos malditos cubículos del horror que son los probadores.
Como buena bloguera que interactúa (ya quisiera yo…) le he dejado un comentario contándole mi experiencia de este lunes pasado, pero no me he resistido a contarla aqui ahora porque no puede dejar de ser compartida.
Este fue el caso: fin de semana del puente de la Inmaculada. Tiendas cerradas desde el viernes a las 22:00 que en Sevilla somos muy progres y modernos y no abrimos los festivos pese a que la ciudad presente un 90% de ocupación hotelera.
Sábado cerrado y domingo de nuevo todo cerrado. Llega el lunes y yo que me vuelvo loca y me voy a la calle a pasear solamente, porque el espíritu de las compras -que no el de la Navidad- me llevaba por el camino de la amargura con tanto centro comercial cerrado.
Y se hizo la luz. Allá que me fui yo al centro y mientras mi marido iba a la función de la Inmaculada, yo me salía con las niñas puesto que la Mayor pidió pipí nada más pisar la Iglesia.
Nos metimos en el Corte Inglés a respirar el ambiente navideño y a correr a la tercera planta a hacer pis que no llegábamos.
Gracias a Dios llegamos. Me puse a la cola con mi hija de 3 años, mi niña de 1 y medio en el carro y mi bombo de embarazada, sí, ése que no es nada discreto.
Pues me tocó al fin y me metí en el microcuartodebaño a evitar que mi hija se sentara para hacer pis. La cogí en brazos y dejé la puerta abierta. Y se preguntarán ¿Pero por qué? Pues muy fácil: dejé bloqueando la puerta el carrito en el que la Chica iba sentada pues no podía dejarla sola y mucho menos podía perdernos de vista.
A todo esto… ¿Pues no que me entran ganas de hacer pis mi también? Empiezo a sudar, ya no sólo porque haga calor, que lo hacía y yo iba en manga corta, no. No sólo por tener a mi hija Mayor cogida en brazos y deseando que acabe el pis más largo de la historia, sino porque necesitaba entrar yo ¡¡¡¡Y a puerta cerrada!!! (Como se imaginan el despiporre podría ser enorme ya si la hubiera dejado abierta).
Señores desde aqui denuncio que en los baños no caben los carros de niños a menos que sea el de minusválidos, que por cierto tarda una infinidad la dependienta en aparecer para darnos la llave y es posible que incluso, no llegue a hacerlo nunca, y que las madres de esos niños tenemos que entrar no podamos hacerlo, especialmente las que tenemos bombos considerables y las que no soportamos ni un estornudo en nuestros músculos de Kegel.
Al final una señora que me oyó suplicar a mi hija que me esperara fuera sin llorar, cuidando de su hermanita mientras yo les miraba los pies por debajo de la puerta y que no iba a pasar nada, me dijo que ella les echaba un vistazo. Tuve que acceder pues no me quedaba otra…
La señora, merecedora de un monumento, de oles y vítores varios, de reverencias y aplausos, entretuvo a las gnomis preguntándoles sus nombres y edades y antes de que la Chica hubiese dicho que tenía uno ya estaba yo fuera, colorada cual tomate, sudando como un pollo y agradecida hasta el extremo.
SEÑORA DESCONOCIDA: MERECE USTED TODOS MIS RESPETOS. LA AMO MUCHO Y ES USTED MUY BUENA PERSONA. Lástima que los grandes almacenes como los del Corte Inglés, se olviden de que hay madres que hacen pis y nunca van al baño solas.

9 comments

  1. Irene MoRe says:

    Nena, en mi última visita al imperio suizo (o sueco) de muebles que tienes que montar tú en casa, tuve que mear con la puerta abierta y Peque esperando en el carrito fuera. Al momento llegó una mujer. Lo bueno es que llevaba un carro con la compra y tb tuvo que dejar la puerta abierta, así que la vergüenza fue compartida, jijijiji

    • misgnomosyyo says:

      jajajajajaja mal de muchos… pero es que nosotras con los bombos estos y con la puerta abierta somos para que nos fotografíen vamos…

  2. Luci says:

    Se pensarán los del Corte Inglés que las mamis llevamos pañal o algo! xD
    Esa situación me tensa nada más pensalo ufff!!
    Un besazoo

    • misgnomosyyo says:

      Tia no vayas sola!!!jajaja un día con la Mayor nada más me la metí conmigo y no se le ocurrió otra cosa que agacharse y salirse por debajo de la puerta.. tengo infinitas historias en esos baños…

    • misgnomosyyo says:

      Yo también pero con la campaña navideña en apogeo y después de un fin de semana entero sin abrir pues la dependienta no estaba y el amable señor de deportes no me la daba. Lo odié mucho.

    • misgnomosyyo says:

      Sudé la gota gorda y lo peor fue dejarlas fuera y hacer pis corriendo sin dejar de oirlas ni de mirar debajo de la puerta… un estres

  3. Marta says:

    Eres única, Gnoma! Yo recuerdo alguna con las Genovevas, pero creo que el centro comercial era un alcampo… En fin, que si hay que firmar una petición, dime donde, que voy ya 😉

Deja un comentario