El anuncio de Ikea: La carta a los padres.

Acabo de ver el anuncio de la otra carta de Ikea España, si no lo conocen pues ya les dejo yo aqui el link y les hago un pequeño spoiler en las siguientes líneas.
Yo un día apoyé a la creadora de un club, una publicista que estaba desbordada ante una maternidad que le impedía llegar a todo a tiempo, cumplir con lo que de ella se esperaba y encima sentirse bien, estar guapa y salir con las amigas como mujeres del siglo XXI que somos.
Yo me hice del club porque ya sólo la maternidad me desbordaba. Normalmente no suelo trabajar fuera de casa, aunque hago mis colaboraciones por ahí y aún así no llego a tiempo. No sirvo para estar en casa, hoy justo lo pensaba:se me ha roto el lavavajillas de nuevo. Tengo al técnico a punto de entrar en un ritual de vudú como no venga hoy y me deje tirada el fin de semana entero con platos sucios para dar y regalar, dos niñas que toman 2 biberones al día y un bombo que me molesta para fregar los platos, la verdad.
Me considero mala ama de casa, mala madre, mala mujer… y eso sin la presión del tener que trabajar. He sufrido la presión del “claro, como tú no trabajas…es todo más fácil” sí, claro. Yo si no duermo por las noches no me tengo que ir a la calle a las 8, no. Yo me tengo que quedar fregando los platos, poniendo la lavadora y recogiendo la casa, cosas que más de la mitad de las veces no hago, la verdad, pero me agobia igual porque me viene grande plancharlo todo, lavarlo todo, ordenarlo todo y hacer la comida para todos…
Pues esto tiene que ver con el anuncio de Ikea en que yo soy hija de malamadre trabajadora. Una madre que salía escopetada al trabajo después de levantarse tarde porque tenía sueño, que se dejaba medio sueldo para tener ayuda y que alguien hiciera las cosas de la casa, que pagaba a quien nos cuidaba por la tarde y que además se tomaba una cervecita y se iba con sus compis de trabajo para despejarse puesto que ya no nos iba a ver despiertas esa tarde tampoco.
El primer gran crítico e injusto con ella fue su marido, que como era funcionario tenía las tardes libres y las pasaba durmiendo la siesta. Las dos siguientes fuimos nosotras, que le reclamábamos que estuviera en casa.
No sé cómo se sentía mi madre, ni cómo se hubiera sentido si le hubiéramos escrito una carta pidiéndole esto de quedarse en casa por escrito. Pero una cosa si tengo clara: mi madre no vino a ninguna función de Navidad del colegio, ni a ninguna excursión ayudando como monitora como hacían otras, no nos dio ni catequesis ni clase de costura o manualidades, no. Mi madre nos dio ropa, educación, comida, regalos, fines de semana comiendo las tres juntas en Mc donald´s y llevándonos al cine y lo hacía sola o acompañada, aunque casi siempre venía ella con nosotras, y hacía lo que medianamente le daba la gana. Porque ella trabajaba, se lo ganaba y si se olvidaba de recogernos del colegio, no pasaba nada. Y sí mi hermana se abría la cabeza y le daban puntos, ella se los cuidaba, se los secaba e incluso se los quitaba. Y si a mí me mordía un perro, ella estaba al pie de mi cama en el hospital en la UCI, ella me consolaba cuando me vacunaban contra la rabia o me sanaban las cicatrices de la espalda que con sus garras me hizo el bicho. Ella estaba ahí, siempre, pero trabajaba fuera de casa y no jugaba al volley con nosotras.
Mi madre nos ha cuidado como toda una madre sabe hacerlo, pero no era el ama de casa que hacía las tareas domésticas, no. Nos ha cuidado de la manera que podía y me parece totalmente injusto que pongan a unos niños cuyos padres están rompiéndose la cara por darles la educación, comida, vestido y demás cosas que ellos consideren importantes a pedirles que jueguen al fútbol o lleguen antes a casa.
Los padres quieren hacerlo, pero no siempre pueden porque necesitan el dinero para darles esa calidad que ellos consideran ya un básico imprescindible.
Probemos a quitarles esas cosas básicas de las que se creen merecedores, a ver si a los padres les piden tiempo o les piden comida. Si les piden fútbol o les piden ir al colegio…
No nos damos cuenta de cómo maleducamos a nuestros hijos con estos anuncios y que conste que yo he sido de las que he llorado, pero me ha invadido este sentimiento de repulsa enorme: mimados descerebrados es lo que estamos educando así…

11 comments

  1. Pilar / MamásFullTime says:

    Estoy muy de acuerdo, sobre todo con la descripción que has hecho de tu madre y sí, yo también soy de las que he llorado viendo el anuncio, eso es así, es lo que buscaba la agencia y lo ha conseguido con creces.
    Me da que me voy a poner a escribir…
    Gracias por contar cosas tan reales y tan sinceras sobre lo que es y cuando “está” una madre..
    Bss guapa!!

    PD.- ..pero para mí siempre seguirás siendo la GnomaDelMal ¡qué te conste! jejejejejejeje

  2. Luci says:

    Sinceramente no había visto “esa parte” del anuncio…doy por hecho de que las madres y padres trabajadores no es que no quieran estar con sus hijos sino que no pueden por otras circunstancias que redundan en un beneficio para el niño que aún no ve, he dado por hecho que lo que se reclama en el anuncio es ese tiempo que sí podemos estar con ellos y simplemente estamos atendiendo al móvil o diciéndoles “juega tú solito anda cariño” (que oye, hay veces que te faltan las ganas y la vida como personas que somos) …

    La realidad es que estamos metidos en una sociedad consumista y en esta época no se nos puede ir la olla xD
    Y la realidad es que cada madre o padre lo hace lo mejor que sabe, quiere y puede. Lo mejor que la sociedad en la que vivimos nos deja también.

    Un besazo guapa!!

    • misgnomosyyo says:

      Yo vi el otro anuncio y me encantó porque era el de un niño que recibía un regalo tan simple como un molde de galletas y que a dos señoras les daba hasta lástima. El niño sin embargo estaba muy feliz. Ése me encantó, pero el de la carta me ha parecido un despropósito. En fin… un besote guapa a ver si nos vemos por aqui!!

  3. molinos says:

    Totalmente de acuerdo contigo.

    Yo trabajo fuera de casa, he hablado con mis hijas hoy que tienen 11 y 9 años y cuando les he dicho que si querían pasar más tiempo conmigo me han dicho que ya pasábamos mucho. Estamos anuncios y esta culpabilidad permanente a las madres (sobre todo) por trabajar fuera está consiguiendo que criemos niños mimados…en fin, ya hemos hablado por twitter. Ya sabes que coincidimos.

    Lo del técnico del lavavajillas putada.

    Yo ando parapetada en mi cuarto mienrtas 5 niñas de 11 años están de fiesta pijama en el slaón y no quieren verme ni en pintura….obviamente.

    • misgnomosyyo says:

      El técnico sigue sin aparecer… Así que si no juego con las niñas que sepa la humanidad que es porque estoy fregando platos.

  4. Marta says:

    Sólo puedo decir que amén. Ahora parece que si no tenemos tiempo para estar con nuestras hijas, somos malas, o no las queremos suficiente. Pero si dejamos de trabajar, y nos dedicamos a ellas únicamente, también lo somos… No sé, la vida es bastante complicada para que haya bandos, si todos intentáramos que hubiera una convivencia perfecta entre madres trabajadoras y no, entre jefes que te permitan salir y trabajar… En fin, que me ha gustado tu post.

  5. Una Mamá en la Cocina says:

    Hija de malamadre que también se dejaba los cuernos por sus hijos…y malamadre de dos piratas a los que quiero con locura….que lloró con el anuncio, y que luego tras el momento sentimental, le dió por pensar en que estoy harta de sentirme mal cada vez que me dicen Mis Piratas, “otra vez a trabajar¡” y que no quiero que encima me haga sentir culpable un anuncio.

    Me ha gustado mucho… Gnoma,te has superado, casi lloro leyéndote….

  6. ana says:

    He descubierto tu blog hace muy poquito y estoy leyendo algunos de tus posts.Totalmente deacuerdo con todo lo que escribes en este,cien por cien.

  7. ana says:

    Es que si llegas a las seis y media de la tarde de trabajar (como es mi caso) alguien tendrá que poner lavadora,recoger un poco la casa,bañar a las niñas o hacer la cena,digo yo?Los puzzles y demás se harán cuando se puedan.Ah y seguramente también habrá que preparar un disfraz para el cole de no sé que,recordar poner fruta en el almuerzo,marcar una mochila nueva y saber que esta semana toca vacunas y revisión.

Deja un comentario