#rezoporfernando

Hoy es un día triste. Voy a escribir una entrada sentimental, personal y mezclando temas como siempre, os aviso.
Hace casi dos años que ando por estos lares de manera activa, antes leía blogs sin comentar ni tener perfil, eso soy yo de todo o nada; un día me abrí los perfiles de redes sociales y el blog anterior y empecé a hablar que para eso una es periodista licenciada.
Desde entonces mucho ha llovido. He entablado relaciones magníficas, he encontrado a gente estupenda, he recibido apoyo y no me sentí sola en esos momentos en los que la maternidad pesa. Me sentí acompañada cuando mi último bebé dejó de poner peso estando en mi seno aún o cuando conté cómo perdí al bebé anterior en una pérdida que aún me produce dolor por lo deseado que era ese niño. También me he sentido arropada al pasar malos momentos el año pasado cuando me mudé de casa y mi marido estaba en el hospital y bromeábamos al regresar a casa machacada del cansancio y sin dar crédito a la situación que se estaba sobreviniendo.
La mayoría de las veces este apoyo se ha hecho real a través de chistacos, míticos son mis momentos con Desmadreando con quien siempre me he reído y quien siempre ha estado ahí para alentar. Y es sólo un ejemplo: bien podría enumerar las usuarias con quienes he compartido hilos geniales desde mis comienzos hasta hoy.
Como siempre no todo son cosas buenas, pero esas cosas o personas no merecen ser recordados, la ignorancia es muy buena aliada para olvidar pues hace daño quien puede, no quien quiere.
Hace unos meses conocí un perfil que me enseñó mi marido: me mostraba a un bebé recién nacido, con una particularidad, era un gran prematuro que había llegado a este mundo a las veintitantas semanas de embarazo (24 o 26 no recuerdo ahora mismo) y cuyo padre lo mostraba cada noche con un tuit en el que relataba los avances, caídas, recaídas y éxitos que ese bebé lograba.
Le di un día a seguir porque me llamó la atención que un pequeño luchador nos estuviera dando una lección de vida y supervivencia que ni él mismo llegaría entender y que había llegado a recorrer el globo terráqueo hermanando a los países latinoamericanos como muchas otras veces.
He visto crecer a Fernandito cada día, he visto como en el camino se quedó su amigo Daniel y cómo la gemela de éste, Vera, salía del hospital e iba a casa hace bien poquito. He seguido estas historias de vida, de héroes minúsculos, de ejemplos de lucha, de padres entregados y me he sentido muy cercana.
Cuando Daniel se marchó dejando a su hermana aqui, acababa de conocer su historia a través de Fernando por cierto, creo de hecho que quizás llevaba un par de días siguiéndola, y me apenó mucho, pero su hermanita demostró que si hay vida hay esperanza y consiguió la difícil meta de conseguir el alta hospitalaria contrarrestando el dolor inolvidable de la ausencia de su hermano.
Eso esperábamos todos de Fernando. Había engordado, se alimentaba con biberones, lo vi abandonar la sonda nasogástrica, la incubadora cerrada, el paso al nido, lo vi abrir sus ojos y agarrar la mano de sus padres. Creía que Fernando conseguiría ganar la batalla y en cierta manera lo ha conseguido: ha venido a este mundo a conocer el amor infinito de sus padres, de sus abuelas, de sus hermanos, se ha aferrado, ha luchado y sido un campeón en toda regla. Ha salido en la tele, tiene miles de seguidores, ha recorrido el mundo con su ejemplo, ha sido una guía para sus padres y para todos. Ha demostrado que los seres vivos quieren luchar por la vida por pequeños que sean y se ha dejado la vida en el intento.
Hoy mi pensamiento ha estado con su familia, con este angelito que no ha cesado en su esfuerzo por sobrevivir. Yo no conozco a sus padres, nunca los he visto, no he hablado jamás con ellos, pero cada noche me llegaba un mensaje a mi Twitter de su padre en el que me contaba cómo iba y lo voy a echar mucho de menos.
Hoy, como siempre, aunque más que nunca #rezoporfernando a quien su otra madre, la Virgen, esta noche lo acunará para dormirlo y así será para siempre. Descansa angelito, tu batalla la has ganado.

27 comments

    • misgnomosyyo says:

      Pues sí. da mucha pena porque se merecía seguir aqui, seguir teniendo los besos de su familia y demostrar que es un campeón, pero ojo, ha hecho más en 4 meses que mucha gente en muchos años. Besos.

  1. Desmadreando says:

    Conocí la historia por un twit tuyo y conocí el desenlace también por ti.
    Ay (suspiros).
    No hay palabras que llenen ese hueco ni por más que seamos padres y nos acompañemos en el ciberespacio la ausencia de un hijo es un vacío que no cabe en palabras…
    Un abrazo a Fernando donde quiera que esté…y un abrazo al alma de sus padres…

    • misgnomosyyo says:

      Sí Desmadres… es un dolor inconmesurable la verdad es que yo lo siento así, habría que hablar con los propios padres. Después de esta lucha el descanso es también un regalo. El pobre ha sido un luchador nato. Besos para tí también.

  2. nuestrocachorro says:

    Madre mía! yo lo he ido siguiendo estos últimos días a través de tus retwits… pobre familia, pobre Fernando, si puede haber algo “positivo” en su historia, es que al menos ya no sufre, ya no tiene que seguir luchando por su vida y nos ha demostrado a todos que la esperanza jamás hay que perderla… rezo por ellos. Un bebé un niño jamás debería sufrir de esa manera, deberían tener oportunidad de disfrutarla, vivirla junto a su familia… ya que la vida debe ser un regalo, no un camino de sufrimiento. Un abrazo enorme a tí también por compartirlo

    • misgnomosyyo says:

      Nos ha dado una lección de vida por cada día que ha estado aqui y con eso ha hecho mucho más de lo que puede hacer una persona a lo largo de los años. La verdad es que es durísimo, para los padres especialmente. Besazos para tí, yo sólo dejé que mi alma hablara.

  3. anya says:

    Yo tuve una historia parecida con dos amigas siempre las digo que son muy valientes y ellas tienen un carácter que ya quisiera yo.tu eres muy fuerte y tienes un carácter genial Con lo de tu marido.
    #yorezoporfernando un beso

    • misgnomosyyo says:

      Gracias chata, pasar un trago así es durísimo para cualquier padre, la vida es que los hijos nos vean dejarles y no al revés.
      Por suerte lo de mi marido no fue grave ni corrió peligro su vida. Un besote!

  4. Palu says:

    Y yo conocí su historia gracias a ti, y esta mañana he tenido que irme del trabajo para llorar tranquila un bien rato.
    Estoy segura de que en el cielo le estaban esperando con ganas y de que ahora les va a alegrar a ellos.
    Gracias por tu post, me ha emocionado y encantado.
    ¡Un beso!

    • misgnomosyyo says:

      Pobrecito, que lleva luchando desde que nació y no se ha permitido ni un descanso. Hoy por fin dormirá tranquilito. He llorado, lo confieso, yo esperaba que saliera y fuera mayor y supiera de su propia historia. Ahora lo verá desde el cielo. Besos.

  5. Corriendo sin zapatillas says:

    Amiga,
    Éramos muchos los que, como tú, confiábamos en que Fernando ganaría la batalla. ¡Qué ejemplo nos ha dado¡ Él y toda su familia. Pero aún con el corazón encogida, hoy estoy más tranquilo porque sé que en cielo hay un nuevo ángel de la guarda que velará por nuestros niños. Y yo, cada noche, seguiré rezando por Fernando para que también vele por mi.

    Abracitos,

    Rocío

    • misgnomosyyo says:

      Qué pena verdad? ha cumplido su corta misión. No sólo cabe el consuelo de que dejará de sufrir sino que también hay que buscar la parte positiva de sus ganas de vivir. Ha conseguido mucho en 4 meses en los que no ha sabido tener autonomía. Siendo tan pequeño ha logrado demasiado y eso ha sido la misión que él tenía. Ha sido un héroe, nos ha enseñado mucho y siempre estará presente en la vida de otros niños a los que les pase también esto de llegar tan pronto a la vida. Demasiadas ganas de vivir tenía este campeón. Un besazo. Andrea.

    • misgnomosyyo says:

      Me alegra. Estas cosas salen solas cuando tienes la emoción dentro y necesitas escribirlo… Besazos.

  6. Dulce desespera says:

    Conocí su historia gracias a ti, por la noche me metía en el Twitter de su padre y miraba las noticias que compartían del pequeño, le vi engordar, crecer, le vi rasgos de bebe sano, rasgos de un bebe como ha sido mi hija hace unos meses, y finalmente vi como su lucha terminó a los 4 meses… Y me da pena, se me saltan las lágrimas y beso más a mi hija si cabe… Tristeza

    • misgnomosyyo says:

      La verdad es que ha sido un triste y repentino desenlace. Es un ejemplo desde luego, él y sus padres. Esperaba un final distinto, para éste no estábamos preparados. Beso!

  7. Nuria says:

    Que te quiero gnomamadre. Mil gracias por ser como eres y por comunicarte como lo haces… Siempre con el alma. Un beso y todo mi amor para fernando y sus padres

    • misgnomosyyo says:

      Más te quiero yo a tí. Todos estábamos con Fernando insuflándole vida pero no resistió el último golpe.

  8. Planeando ser padres says:

    Mira que yo soy insensible del todo pero esa historia ¡bufff! teniendo a mi bichilla tan pequeña no me atrevo ni a imaginarme el palo que debe suponer semejante tragedia para una familia. Qué pena que se haya ido tan pronto. Estas cosas no deberían pasar jamás.

    • misgnomosyyo says:

      Perder a un hijo no es ley de vida, lo contrario es lo natural y aún así nos marca. Este bebé ha sido un ejemplo de lucha y de superación y con eso debemos quedarnos. Su recuerdo debe pervivir pues ha sido una lucha constante. Besos.

  9. Marta says:

    Hola Gnoma,
    Yo me enteré ayer por una noticia, o alguna nota por fb, es tremendo. Valentía del prematuro y de sus padres durante estos pocos meses.
    Tristeza infinita por el desenlace.

    • misgnomosyyo says:

      Han sido 4 meses Marta, cuatro meses de lucha y que han terminado por desgastar al pequeñajo. Una pena pero estaba muy débil ya. La vida es así pero este niño se va como vino: puro e inocente pero habiendo hecho mucho más en este tiempo que otra gente en una vida. Besos.

  10. Lucía laMamádelaBebédePucca says:

    También conocí la historia por ti. Un beso enorme para Fernando y para su familia de valientes y luchadores.

  11. Nuria says:

    Lo lamento profundamente. Qué tristeza tan grande. Cada pérdida que percibo en mi entorno revive la mía propia y acabo llorando por las pérdidas ajenas y la mía propia como si fueran una sola. La misma siempre.

    Es muy de agradecer tu relato seguro que sus padres te lo agradecerán eternamente.
    ¡Un abrazo enorme, dama de la chistera!

    • misgnomosyyo says:

      Es así. Siempre empatizas más cuando has vivido una experiencia de este estilo. No sé qué decirte porque hay palabras que nunca son consuelo y hay veces que hay que dejar fluir los sentimientos. Recibe muchos besos tú también, sabes que leí el otro día tu historia y salí llorando igual.

  12. Marta @martuki2011 says:

    Aquí estoy, leyendo tu post y llorando como una tonta por un niño al que no conocía pero que en estos meses se volvió parte de mi día a día; todas las mañanas, nada más llegar al trabajo abría el perfil de su papá, esperando ver una nueva foto, cada día dando un pasito más. Me encantó verle tomar su primer bebé, verle conociendo a sus hermanos… y tenía tan claro que todo seguiría bien, que cuando el otro día pusieron que estaba muy maldito, primero me quedé noqueada y luego, después de no sé… ¿20 años? me puse a rezar. Soy mamá de un niño de 32 meses y otro de 11, y Fernando me recordaba muchísimo a mi bebé y ahora cada vez que le miro me acuerdo del pequeño y siento una pena muy grande porque haya acabado todo así. Mi admiración para su familia y gracias a tí que fuiste quien me descubrió a este pequeño ángel.
    Un beso.

Deja un comentario