Cuando el embarazo no es una dulce espera

Iba a postear a petición popular sobre esas molestias que surgen en los embarazos que hacen que la espera no sea tan dulce ni que cada vez que pasees por la calle una buena señora te acaricie la tripa y te pregunte qué vas a tener para que la mires con cara de troll y le digas “un humano”.
Iba a contar que tuve memoria selectiva y mucho en mi post sobre el embarazo, porque me olvidé de que hice reposo durante unas cuatro semanas y claro, eso ya me pareció un problema a destacar en un embarazo que no es como esperaba.
Al final éste va a ser un post para alabar, ensalzar, admirar y destacar a todas estas madres que aparecen en la presentación de más abajo y que gustosas se han lanzado a compartir sus sensaciones y experiencias.
Yo iba a escribir que mi segunda hija de repente tras una visita rutinaria dejó de poner peso. No sé por qué pero la niña que iba en un buen percentil de repente se estancó y a mí me provocó una ansiedad desconocida y lo único que quería era que me hicieran una cesárea cuanto antes para que cesara esa angustia. Pero claro, la niña pesaba ya dos kilos así que no sería prematura ni iría a incubadora con casi total seguridad; aún así una que es como es, pensaba nada más en ese caso pequeño, en esa posibilidad de que salieran las cosas mal y que la niña se adelantara y se quedara en esos 2 kilos. Al final la niña nació con 3,130 kilos a las 41+5 semanas y yo comí como si no hubiera un mañana y me levanté el reposo para ir a ver la cabalgata ya de 39 semanas y sin miedo ni riesgo alguno.
Para mí hasta hoy éste ha sido un problema en un embarazo. Mi amiga R, madre reciente, tuvo contracciones y la pusieron a reposar 8 semanas, para ella también fue un trauma. Hoy veo que es algo poco importante. Muy poco.
Hoy he recibido de manera directa noticias sobre embarazos medicados, pinchados, con cicatrices, con riesgo por crecimiento intrauterino retardado, múltiples y de uno un poco diferente por haber sido la madre operada de columna y minusválida.
La verdad es que después de este escenario el que el bebé nazca rozando los 2,5 kilos y que yo estuviera en reposo 4 semanas saltándomelo porque no era riesgo verdadero me han hecho ver lo equivocada que estaba en mis sensaciones y lo mejor, he descubierto a las grandes heroínas que hay en esta blogosfera maternal.
Sobran las palabras así que os dejo a las protagonistas.

28 comments

  1. desmadreando says:

    Que no me enteré oiga que le hubiese mandado fotos de mis muslamenes todos llenos de cardenales por los pinchazos :S y si es poco importante y no no somos heroínas… tan sólo madres que nos come la angustia, el ansia y la necesidad de saber que todo va estar bien.
    Un besote desmadroso

    • Mama gnomo says:

      Ay esos jamones como coladores!! jajaja pobrecitas mias, la verdad es que un reposito como el mío por una cosa sin importancia no es nada comparado a todas las barreras que pueden llegar a surgir. Y sí, sois heroínas.

  2. Cristina Prieto says:

    jajajajajaja una fotos preciosas y llego yo y…… toma saludo a la cámara!!!! jajajajaja soy guerrera hasta encamada en el hospital. Qué pena de mujer…
    Eso sí, el post CHULISIMO!!!!! Muakssss

  3. planeandoserpadres.com says:

    Sobre mi embarazo siempre planeó la sombra de la diabetes gestacional (que nunca llegó a ser detectada). me ha gustado mucho este homenaje a esas madres con embarazos complicados que lo pusieron todo de su parte para que sus bichillos llegasen sanitos al mundo.

  4. Ladybug | art and design says:

    Mis respetos a todas esas mamás. Yo tuve un embarazo perfecto, pero en la semana 32 tuve una ecografía y chequeo; el doctor se dio cuenta que mi hijo había dejado de crecer y aumentar peso hace 3 semanas y tuvo que hacerme cesárea porque mi bebé corría peligro, ya que la placenta ya estaba envejeciendo. Pero a pesar de todo lo que viví, no es nada comparado a estas madres heroínas. Te felicito por este homenaje a ellas!
    Besos!

    • Mama gnomo says:

      Siempre parece que lo de una es menos, pero no. Cada cosa cuenta y la tuya también, porque te inyectas para que tu niña esté perfecta. Lo que no haga una madre…

  5. Elisabet says:

    Genial MamaGnomo la idea de unirlas para contarlo. Y muy original el formato de diapositivas con las protagonistas. Olé para todas. Y olé para las que luchan también incluso antes de poder tener esos síntomas, para ser madres.

    Besotes desde Deutschland***

    • Mama gnomo says:

      Eso merece otro post… pero bueno, éste era especial para todas aquellas que no podían posar emocionadas con su tripa pues estaban pasandolo regular. Muchos besos y bueno, lo de las diapositivas me ha costado eh?

  6. Mami Katabum says:

    Durante mi primer embarazo pase 8 semanas en reposo absoluto, pero casi siempre se me olvida porque aunque haya tenido un hijo “gigante”, todo era perfecto. Los siguientes embarazos para mi, perfectos. Mi respeto y amor a las madres que tienen que pasar tan duro TODOS LOS DÍAS para completar su embarazo.

    • Mama gnomo says:

      Al final todas tenemos un pequeño detalle que se nos olvida si los bebés nacen bien 🙂 así cuando somos abuelas se nos olvida todo jajajaja. Un besote reina!!!

  7. Inma says:

    Ohhh no lo había visto! Qué chulo quedó el post y el vídeo. Me encanta. 😉
    Ser madre es todo un sacrificio desde el momento en que te enteras que ya estás embarazada! 😉

Deja un comentario