El Parque de María Luisa por J. Antonio Cavestany


Escuche usté, amigo:
¿Ha estao usté en Sevilla?
¿Ha visto usté el parque
de María Luisa?
¿Qué no lo conoce?
¿Qué no ha estao usté allí?
Pues…, usté no sabe
lo que es un jardín.
No, señó;
No lo sabe usté,
se lo digo yo.

El parque – el paraíso. Está en la orilla
del río más juncal y más cañí
que hizo Dios, pa lucirse haciendo ríos…

¡El Guadarquiví¡…
el río de la gracia y del salero,
que en eso da lecciones hasta el mar,
porque el mar es más grande, tié más agua…
pero menos sal.

Un cachito e tierra
e un cachito e gloria
se puso a echá flores,
se puso a echá rosas,
claveles y azahares,
y nardos y aromas
(¡vamos que las plantas
se volvieron locas¡),
y salió aquel parque…

¡Ay, Jesú, qué cosa¡…
Como pa er regalo
de una reina mora
o pa que los ángeles
tuviesen alfombra…
Un mantón de Manila
con mil bordaos,
donde los pajarillos
no son pintaos,
sino de veras…

¡Hay ruiseñó que canta
por peteneras¡
un mantón que deslumbra
con sus reflejos,
donde las rosas nacen
entre azulejos,
y por hermosas,
también corren las fuentes
sobre las rosas.

¿Quién bordó ese pañuelo de pedrería?
El sol, el sol bendito
de Andalucía…
Pañuelo moro
al que dio por flecos
sus rayos de oro.

En fin, que ése es un parque
neto, serrano,
andaluz, con hechuras,
juncal, gitano…,
¡la maravilla¡
¡El pañolón de flores
de mi Sevilla¡

Pos…misté una cosa
que no va a creé:
Ese jardinillo
lo jiso un francé. 

8 comments

  1. Monica Aranda says:

    ainsss ese parque de mi sevilla natal, que recuerdos tengo de sus jardines, el estanque de los patos…ahora que mis niños son un poquito mas grandes quiero llevarlos a que vean naturaleza pura….
    me ha encantado la entrada.

Deja un comentario