No más colgonas

Hay una cuestión que la mayoría de los mortales desconocemos: el porteo ergonómico.
Cualquier mochila portabebés no es apta. La Chica esta semana pasada nos dio otro sustito: podía tener displasia de cadera. Eso, frecuente en los perros como descubrí mirando en Google, es frecuente y es que el fémur no encaja bien en la cadera, básicamente.
Pues lo que hubiera empeorado este diagnóstico hubiera sido una mochila portabebés al uso. Una de supermercado. Una como las que yo usaba con la Mayor. Una que le hubiera hecho más daño que otra cosa.
Los bebés cuando nacen son bolitas, acaban de salir del vientre materno no en vano y tienen postura de letra C. Están encorvaditos. Y una mochila colgona, les hace estirar la espalda y por tanto adoptan una mala postura y su peso recae en los genitales. Y esto debe ser molesto. A mi no me gustaría que me colgaran por ahí.
Otra cosa, no se cuelga a un bebé mirando al mundo. El bebé a la cadera a lo sumo. Si se pone de frente se joroba la postura de la espalda y las caderas, pelvis y piernas no tienen la posición correcta. Es como poner a un bebé de 4 meses de pie. No es bueno. Quizás no llore, ni se queje e incluso parezca feliz, pero se le está haciendo flaco favor.
La Chica, según supimos hoy, no tiene displasia finalmente lo que me ha hecho dudar, pues creo que el haberla llevado en un fular la ha ayudado, una colgona habría empeorado el posible diagnóstico. Desde hace tres meses la llevo en el fular y en el carro, depende. Tampoco soy de Finlandia y aqui en Sevilla con 45 grados y más, portear es complicado. Aún así la escalera de los tres pisos a diario la he subido y bajado con ella en el fular y con la Mayor o a la cadera o de la mano.
Lo mejor de todo es que a la pregunta ¿Portear duele a la espalda? Respondo contundentemente: NO, NO DUELE. Si duele es que va mal ajustado.
Portear es como seguir embarazada. Con tu bebé por delante. Es darle besos en la cabecita. Yo no le daba el pecho ya, pero ella solita me chupaba la blusa, es inevitable. Es piel con piel.
La Mayor ha sido carne de colgona y más feliz que era ella. Ahora le encanta el fular. Me pide que la lleve cada vez que puede y es que a ella sí que le apasiona. A la Chica la porteo por necesidad y le gusta, pero ella es más de carro, la Mayor es como un monito, le encanta colgarse. Y el peso se reparte tan bien que no duelen hombros, espalda ni cintura o caderas. No duele nada.
Yo porteo. Y portearé a cada bebé que tenga a bien sumarse a esta familia gnomo. ¿Y tú, te unes al porteo ergonómico? #nomáscolgonas

2 comments

  1. Madre Exilio says:

    Me algera mucho de que no tenga displacia 🙂

    Respecto a lo del porteo, soy mamá canguro desde que nació mi hija hasta ahora que casi cumple su primer añito. Te confieso que soy una pesada, soy de las madres que molesta a las primerizas en la calle y trata de explicarles por qué su colgona es una mierda y cómo le están potencialmente jodiendo la vida a su amada criatura (perdón por las palabrotas). La verdad no obtengo buenos resultados, la gente cree que estás loca y no creas que les hablo groseramente, en absoluto. Debe ser cultural… que explicar estas cosas en húngros no es nada fácil…

    Si te digo la verdad, esta semana estaba pensando en que con esto de que “portear se ha puesto de moda”, aunque no siempre hablamos de porteo ergonómico, me pregunto qué consecuencias negativa sufrirá esta generación(a nivel mundial)como producto de un porteo incorrecto.

    Saludos desde Budapest

Deja un comentario