Mardisión gitana

Estaba contando. Mi vida en Alemania pero hoy me ha pasado algo que tengo que contar. Voy. Por la calle con las niñas y me asalta una señora pidiendo dinero. Otra más, me parte el alma ver a cada vez más gente pidiendo y durmiendo por la calle pero ¡¡no puedo solucionarlo yo sola!!
Pongo cara de póker y le digo a la pobre -ingenua de mi, la pobre soy yo- que no tenía nada pero a ella no le bastó. Como era gitana española y no rumana y siempre me ha sonado raro que los últimos hayan quitado de enmedio a los primeros, y porque tambien ella me dijo que le diera algo para comer, pues fui y le dije que comida toda la que quisiera. Nos fuimos así a la panadería más cercana a comprarle a la señora el pan para sus cinco hijos.
De camino me ofreció una ramita de romero, leerme la buenaventura y por supuesto euros, euros dubidu.
Llegamos a la panadería y la señora me dice que se lleva 5 vienad y un paquete fe magdalenas pero de los grandes. Le digo a la dependienta que adelante y que no le falte de ná a la gitana ya que estamos. La señora agradecida me dice que me lee la mano porque he “sio de mu buen corasón con ella”, le digo que paso que ya se ha llevado mucho. Tres euritos nada más. Y me acorrala y me lleva a una esquina dentro de la panaderia y se empeña en agradecerme lo buena que soy leyéndome la mano y me acordé de una frase de la bisabuela gnomo que decia “si no te la dan a la entrada, te la dan a la salida”.
Y empezó: vas a tener un varón más bonito que todos los luceros del cielo; hay una persona a tu alrededor a quien tu quieres mucho mu bien vestía y que te tiene mucha envidia; hay una muerte de un familiar muy cercano que te ha marcado; Estás alegre pero por dentro tienes penas y tristezas -¿Cuánta gente vive en tu casa? Tres dije yo y me suelta- esa gente que te rodea es la que te quiere; vas a hacer un viaje más allá de los mares y no sé qué más.
Luego me pidió los 10 euros que vio que llevaba porque a pesar que dije que no tenía me contestó que los habia visto y me “bendijo”. Me aseguró que no iba a tocar el billete pero a lo Robin Hood le dio la vuelta y zas! Me los quitó en un abrir y cerrar de ojos. Flipada le dije que me habia asegurado que no me iba a cobrar y me dijo que era por las velas y el aceite. (?)
Viendo que estaba asustadita se iba a aprovechar hasta que me puse a llorar y le dije “nooooo, por favor no me quite usté el dinero, mire a mis niñas le tengo que comprar leche y no tengo más, por favor no me los quites” y segui llorando ahi en medio en la panaderia mientrad miraban ojiplaticos los clientes y la panadera. Ahora edito entrada porque no se ha entendido bien que me puse yo peor que la gitana en cuestión y le lloré y conseguí embaucarla y darle pena y que SOLTARA LOS 10 EUROS hombreya! Que una es buena y hace como Zipi y Zape “la buena acción del día” pero si la ocasión lo requiere le quita hasta a a pedigüeña ladrona, llora e incluso ella me dijo que me devolvía hasta el pan, pero ya eso me pareció canalla. La gitana se fue y yo en vez de una bendición me llevé una mardisión gitana en toda regla. Me enjugué las lágrimas y seguí de compras.

8 comments

  1. Irene MoRe says:

    Bueno, pues si te devolvió el dinero no está tan mal la cosa. Yo pensaba que, además de la maldición, te había dejado pelá, jeje.
    Como me dice mi madre, “de buena que eres pareces tonta”, hay que tener más vista con los listos que andan por ahí.

  2. Remorada - Purple Prose says:

    una vez me asaltó una gitana en zaragoza, yo era joven y viajaba sola, me dio una ramita de algo – yo no sabía de qué iba eso de recibir la ramita – y a lo único q atiné fue a hablar en inglés y decirle “i’m not from here, i don’t understand!”

    supongo q no coló y me echó alguna maldición pero crucé mis deditos por si acaso! XD

    :***

Deja un comentario