La maternidad y Botero

Si hay algo que llevo fatal es el cuerpo postparto. No pensaba que fuera tan devastadora la maternidad, no. Tengo la buena suerte de haber estado siempre muy muy muy pero que muy satisfecha con mis curvitas, de hecho he padecido lo que yo autodenominé “contranorexia” que para mi es verme en un espejo y sentirme bella y esbelta (pese a tener algunos kilillos de más). Soy barrigona de siempre. Piernas flaquitas, brazos flaquitos y barriguita prominente. Así que no hace falta que explique el tipin que de me quedo tras tener a Gnomita mayor, el segundo embarazo y ahora tras la chica. El infierno.
Con esto me gustaria expresar el sentimiento tan negativo que me invade al verme en bikini. Antes de ser madre no es que no me importase pero es cierto que me daba mucho mas igual.
Yo, como casi todas he pasado por muchas tallas, desde la 36 a la 46, ésta última fue para el bautizo de la Mayor cuando tras la cuarentena seguía como embarazada.
No hay derecho que a las madres se nos exija tanto, antes todas eran regordetas y hala a trabajar con los niños en casa y tan felices. Ahora no, ahora hay que estar delgada porque asi lo exige la concepción estética de nuestros días y bien es verdad que a todas nos gusta estar guapas pero #@*%¡¿¿¡¡!!? No es necesario.
Supongo que habrá a quien le guste su cuerpo tras haber sido madre o haberse quedado sólo con kilos del embarazo pero a mi no me gustan ni mis nuevas curvas ni las estrías ni el descolgamiento ni mucho menos que una madre reciente esté superdelgada. Ahi me da la envidia insana.
Mi peso ideal es el que yo he elegido para mi siempre. En la adolescencia hasta la primera juventud me mantuve en 50 kilillos, luego me dio por comer de todo y sin limite y me fui a Alemania a “trabajar” o glotonear en una pasteleria durante un verano y tras el curso teutón me planté en 65 en menos de 5 años. Al regresar volví a mis 50 y mi talla 36 ya con 22 años y una anemia de caballos por no hacer dieta, sino pasar mucha hambre y comer lo mínimo. El efecto rebote no se hizo esperar pero como tenia tan poca calidad de vida estando flaca y además me salieron arruguitas varias fui feliz cuando regrese a los 60 y largos. En los embarazos he llegado a los 80 y poniéndome a dieta ya con endocrina bajé al peso justo anterior al de los embarazos. Esta vez lucho por volver a los 60 de antaño y no arrugarme demasiado. Me puse a dieta el 15 de abril y llevo 7 kilos menos, a veces flaqueo y bloqueo el adelgazar por semanas. Sólo espero perder los 9 kilos que me quedan y no sentirme pellejosa.
¡¡Con lo bien que estaría yo gorda!! Aunque vamos 70 kilos no es estar gorda, no supone problema alguno para la salud y sólo significa no estar delgada. Pero por algún motivo adelgazas y alguien te dice “estás estupendamente”, “¡Qué guapa! Y ¡estás más delgada!” Asi que van unidas de la mano la delgadez y la belleza y me fastidia.
Seguiré a dieta no sé hasta dónde porque adelgazar engancha pero quiero decir que no es justo. Nada es justo para las madres. Se nos exige demasiado.

23 comments

  1. 1MadreinItaly says:

    Ayyyyyyy que lloro y todo! justo estos días le estuve lloriqueándole a Desblogger de que no pienso pisar playas ni piscinas hasta que no tenga un cuerpo normal. Yo ya era una jamona antes del embarazo y ahora soy jamona XXL y no puedo mássss no sé por donde empezar con lo que me gusta comer pero lo intentaré. Ánimo que vas por buen camino y te veo una persona que cuando se pone, se pone. Un besote!

    • Mama gnomo says:

      Bueno, bueno… El problema ha sido volver a caber en mi ropa, ha bajado la presión para adelgazar. Además soy súper débil en lo que a fuerza de voluntad se refiere (soy más de hacer lo que me plazca y claro…) asi que veremos si no termino mandando a la endocrina a paseo. Pobre.

  2. Remorada - Purple Prose says:

    me ha hecho gracia pq aquí en barcelona tenemos un gato de botero al q voy a visitar cuando me siento gooooorda (subí 30 kilos al venir a vivir aquí… y sin hijos! este año ya por fin he bajado 10 pero BUF!)

    EL GATO ES MI AMIGO!

    • Mama gnomo says:

      Ese gato debe ser nuestro enemigo!! Igual que esta señora con hijos aunque en realidad esas figuras curvilineas y proporcionadas son bellas y nos reflejamos de algún modo en ellas. No es justo.

  3. Una Mama Practica says:

    Estoy contigo en que se exige demasiado, y se crean estereotipos muy falsos. Yo despues del parto, cuando me vi la super barriga que aun tenia, casi me da. Pero si en las revistas las recién paridas estan estupendas! Claro, yo no habia visto nunca a una recien parida salvo en revistas, tele… y vamos, cuando me vi a mi misma pense que todavia tenia otro bebe dentro lo menos. Has visto el proyecto que ha lanzado una fotografa y que se ha hecho muy conocido ahora, de madres que posan con sus cuerpos reales y su belleza real? son preciosas las fotos e intenta transmitir esa idea de que la maternidad cambia el cuerpo, y lo que se trata es de ensalzar ese nuevo cuerpo y no que la sociedad establezca que despues de tener hijos el cuerpo debe ser como antes. Animo con la dieta si te apetece seguir con ella, pero sobre todo animo disfrutando del verano, de tus peques, y de esos kilos que al final son huella de felicidad, de cosas maravillosas que hacemos… Un besazo!

    • Mama gnomo says:

      Si que he visto esas fotos y me han reconfortado porque mal de muchos… Y yo soy bastante tonta cuando quiero. Pero está claro que el problema reside en esas imágenes poco frecuentes que no irreales, imagino, de vientres planos y sin estrías, de lactancias idilicas y fajas que cierran sin oprimir los órganos vitales jajaja. Es frustrante ver lo amorfa que te quedas!!!

  4. Marta Perez says:

    La dieta es una caca. Yo creo que podemos no privarnos de nada, siempre y cuando lo hagamos con moderación. O no!! Qué carajo, si me apetece comerme una tableta entera de chocolate, porqué no hacerlo? porque hay un idiota que dice que tenemos que estar monas remonísimas en una talla 36?
    Y los chefs? Todos tienen tripa, sino como hacen para saber si sus platos están buenos? Tienen que probarlos.

    • Mama gnomo says:

      Es una caca de la vaca paca pero darling, tu no la necesitas!! Siempre he renegado de la flacura, la delgadez no es estar bonita la verdad pero la gordura no está vista como cuando Rembrandt y no sé por qué!! Besote reina

  5. Alejandra Villaverde says:

    Yo creo que nos exigimos nosotras mismas al compararnos con otras. Yo soy como tú, delgada pero barrigona (y con mucho pecho para mi complexión). Ahora estoy delgada, casi en mi peso, pero con una barriga que no corresponde a mi cuerpo. Cierto es que con ropa se disimula, pero en la playa ay amiga, esa es harina de otro costal. ¿Pero sabes qué? He decidido que me tiene que dar igual y esta vida hay que disfrutarla. A quien no le guste que no mire :).

    • Mama gnomo says:

      Pues yo me he colocado el tankini premama y tan pancha la verdad, cierto es que es ideal pero no me hallo sin bebé dentro o sin estar delgadisima. Fuuuu!!! Jeje un besote

  6. Patch says:

    Al final lo importante es cómo te sientes tú. Yo he tenido siempre sobrepeso y después del embarazo me he quedado con unos 6kg que no logro quitarme (6k que se me sumaban a los más de 10 que ya me sobraban de antes y se me hace cuesta arriba). En fin, ¡enhorabuena por tus 7 kg menos! Besotes muchos!

    • Mama gnomo says:

      Consegui que fueran 8 este finde y llevo celebrándolo desde que me bajé de la báscula asi que vuelvo a los 7. Un rollo la verdad!! Un besote encanijado…

    • Mama gnomo says:

      Gracias sirenilla!!!! La verdad es que creo que va a estar difícil que me quede encanijada porque me arrugaré y me quedaré muy fea y no es plan!! Jajaja quien no se consuela es porque no quiere!! Gracias por el cumplido un besote enorme

  7. dolega says:

    ¡No te comas el coco, chiquilla!
    Adelgazar es cosa de muy largo plazo y el resultado de cambios en los hábitos alimenticios y no de hacer dietas.
    Hacer dietas solo trae rebotes en los kilos y en la cabezo 😛
    Besazo

    • Mama gnomo says:

      Verdad que si!! Y dejar que me guste el chocolate va a estar complicado!! Voy asumiendo mi peso jajaja lo bueno es que el monton del embarazo ya estan perdidos.Algo es algo!! Beso

  8. Irene MoRe says:

    Estoy completamente de acuerdo contigo, no es justo. Yo nunca he estado delgada, y siempre he tenido barriguita. Cuendo me casé pesaba 54,5 kg y ése ha sido mi menor peso “de adulta”. Cuando me quedé embarazada pesaba entre 58 y 60 kilos. Puse 10 en el embarazo, al llegar a casa había perdido 6, pero desde entonces (han pasado más de 15 meses) sólo he conseguido perder 2 de los 4 que me sobrarban. Pero no son sólo los kilos, el la flacidez de la barriga, el mal tipo que se te queda, y la celulitis ¡¡la tengo hasta en los gemelos!! Tendré que ponerme en serio a hcer dieta (en realidad, con comer bien y dejar las “guarrerías” sería suficiente), pero me cuesta la misma vida.

  9. OLGA says:

    Me has tocado en la fibra sensible. Llevo un día espantoso por ese tema precisamente y.no hay derecho
    Basta ya a las dietas milagro y a la esclavitud del peso. Somos y estamos maravillosas. Besos bonita

  10. Lautiara says:

    ¡Tienes toda la razón! Ya hace un año que nació el churumbel y esos quilillos les han cogido afición a mis caderas, mi culamen y mi tripa. Empecé el posparto genial, porque perdía los quilos que daba gusto, pero me dio un arrechuchón con el calor y empecé a zampar para que no me volviera a dar un bajón y ¡hala! quilos a mí, gané 5 y ahí me he quedado: en los 85, a veces consigo bajar a los 83, pero mi gozo en un pozo.
    Tendría que ir al endocrino, pero me da una pereeeeeeeza. Pero tendré que hacerlo, por salud, porque aunque ahora sí me veo gorda (pa’ que negarlo) he llegado hasta aquí gracias a un embarazo maravilloso y por la “contranorexia” como dices tú, en mi caso el complejo siempre ha sido mi culo. Y porque me encanta comer, que es un de los placeres de la vida. 🙂
    Por cierto, en la foto de la boda de tu prima se te ve MAGNÍFICA, que la vi y pensé: “¿Dónde c*¿$%! están los quilos que dice que tiene que perder? Porque yo no los veo…”

  11. Irene Separada says:

    Yo después de casi dos años de mi segundo embarazo y (ejem) una separación tortuosa estoy consiguiendo remontarme a mi peso. Que te dejen por otra hace que los kilos se vayan en tu intento por verte guapa y no una gorda pelleja (mecag..). Si pudiera elegir, volvería a ser la gordita feliz que fui hace no mucho y seguir conservando lo que tenía pero aquí estamos para darlo todo! Ánimo que ya casi lo tienes! 😉

Deja un comentario