The pipís and the popós

Hoy vuelvo de vacaciones un ratito sólo. Ayer tuve la suerte de poder aprender un poco de cómo Gnomi mayor debe dejar el pañal. No tenía ni la más remota idea. Me habían dicho hace una semana que se hacía a lo bestia, modo un día le quitas el pañal, preparas la fregona y tachán ya no hay más que idas al baño. No sé por qué pero no me convenció el argumento y al principio iba a participar en una charla que organizaban desde Twitter, luego quedé en lista de espera y más tarde entré a formar parte del proyecto de Valentina e Infaneto.
La verdad es que este blog lo abrí para contar lo felizmente que me lo paso con las niñas y bueno, ahora que tengo mil historias abiertas decidí dejarlo un poco porque, aunque las ideas para contaros aqui me surgen a cada minuto, lo que no tengo es tiempo.
Saqué un rato para la #operaciónpañal. Ahora confieso que fui un poco desastrosa, como siempre. Llegué de casa de mi suegra a las 21:10, el persianista seguía arreglando mi balcón desde el dia anterior y duché a las Gnomis volando. Con el calor en el cuerpo y el no parar me senté frente a la webcam y conocí a mis colegas y a la psicóloga que nos daría las pautas.
Escuchamos atentamente lo que Valentina nos decía, planteamos dudas y nos quedó clarísimo.
Gnomi mayor está más que preparada, pero ¡¡¡¡yo no!!!! Son muchos los frentes abiertos con ella: tengo que conseguir que duerma bien, que coma bien y ahora que haga pis…
Hemos postpuesto la operación para el mes que viene.
Lo que sí hemos hecho ha sido empezar con los juegos. Anoche empezamos a jugar a detener el chorro de agua al grito de “stop!”, cogimos un embudo y un plato y de un lado al otro echamos el agua. No dimos pie con bola. Al final jugó ella sola a lavar el plato y hacer la comida. Lo que ve en casa me imagino jejejeje.
Veremos a ver qué tal va. El otro paso, el de jugar con plastilina color marrón, era un poco escatológico y por evitar males mayores, que yo en la charla los advertí, no quise hacerlo. Por obra y arte de magia, ella ayer lo hizo solita, me dijo: “mamá, tengo bolitas” ¡Puagh!! y con una sonrisa la llevé al baño y se fueron por el retrete. No, lo de la plasti nunca fue buena idea, menos mal que no llegamos a ensayar con ella…
Sigo de vacaciones, volveré cuando pueda y quiera. Besos a todos!!!

6 comments

  1. 1MadreinItaly says:

    Mucho ánimo Gnoma! yo esto no lo vivi aun con el Querubín pero si con la pequeña de los que cuidaba de aupair y fue todo tan natural. Yo creo que la señal es que ella esté preparada y se sienta una grande y quiera hacerlo en el váter o orinal, no había oido nada de eso del plato y el embudo o la plastilina asi que un día me retransmites todo lo que aprendiste vale? jejej espero que la Gnomi lo lleve genial, ya nos contarás, un besote

Deja un comentario