La mudanza Gnomera

Esta es una entrada atemporal. Obviamente no está pasando ahora mismo, esto ya sucedió hace casi un mes. Os pongo en antecedentes. No sé si leísteis que el bisabuelo Gnomo se marchó a finales de noviembre dejando a mis gnomis con un único bisabuelo que vive alledne los mares y tiene setenta años (las generaciones ticas son así, van de veinte en veinte).
Bien pues la casita de los bisabuelos se quedó vacía, se puso a la venta y no la compraba nadie. Así que después de descubrir que hordas de Mickey Mouses vagaban por los conductos de aire acondicionado de mi casa del centro, os lo dejé caer en mi X4, nos teníamos que mudar. Nos pusimos a buscar con la Chica recién nacida y no había nada a nuestro gusto. Formó parte del plan que el tuerto tenía preparado para nosotros.
Lo cierto es que antes de una de las operaciones de papá Gnomo, nos vinimos a esta casa repleta de recuerdos cariñosos, felices y bonitos de la infancia de mi esposo. A esta casa lo traía su madre cuando era un bebé y lo dejaba al cuidado de su abuela. Ella me contaba que lo ponía en un corralito en la entrada y al vendedor de cupones le decía que no se lo despertara. Ella lo quería con locura y él a ella también. Y cuando surgió esta posibilidad, a él le encantó volver a esta casa tan ligada a su infancia.
Yo acepté, sin dejar de ver ciertos inconvenientes, pero se pintó, se arregló y se le instaló un lavavajillas.
Cuando fuimos a mi tierra, el padre Gnomo decía que le recordaba la sencillez de casa de mis abuelos a la que se respiraba en casa de los suyos cuando era pequeño. Que había dado un salto en el tiempo y que la vida actual allí era como la de los 80 aqui.
Llevo poco en esta casa, pero le doy toda la razón. Si en Alajuela pasa gritando un vendedor de lotería por las calles a la voz de “Chance, Chance”, aqui lo hace diciendo “llevo cupón, cupón pá hoy”. Aqui la gente ya nos conoce, nos para por la calle, conocen a los abuelos gnomos, a los tios gnomos y conocieron a los bisabuelos. Todo queda en familia como en mi país.
Me he mudado de casa, de época y de felicidad. Tengo una vida más cómoda y sencilla, aunque para conseguirlo tenga que subir el capazo a un tercero sin ascensor.
Aqui os dejo la foto de la tranquila y tradicional vista de mi casa.

10 comments

  1. DesastremaDre says:

    Me alegro de que tu nuevo barrio sea cómodo y familiar. Cuando se tienen niños pequeños, ,ese ambiente se agradece. Espero que el tuerto ese tuyo se haya cansado ya de ti, que ya bastante llevas! Mucho ánimo y un abrazo.

    • Mama gnomo says:

      Hola!! si que lo espero yo tambien! me di cuenta en estos dos años ultimos que el centro no es para niños, aqui hay miles!! y mucho mas limpio. Está todo mucho mejor salvo por las escaleras…

  2. Padre Frikerizo says:

    Joder con el tuerto, bien podía perder el otro ojo y dejarte de ver porque vaya tela… Al menos ya estáis instalados y habéis olvidado el mal rato! Ahora que lo de las escaleras es impensable pa mi, soy mu vaga!

  3. Carmen Escaño says:

    Guapa!me suena cerquita de la Gran Plaza?joder, a veces se complica la cosa, yo sufri mudanzas en embarazos y en el ultimo un pedaaazo de obra (ay esa cocina por Dios lo que nos hizo sufrir!con rotura de cañerias incluida!) estando de 4 meses, que valientes somos… no hay más remedio! un besazo y a cuidarse ahora!

    • Mama gnomo says:

      Mucho más cerca del cole Mamen!! pisos militares de la misma hornada creo yo. La mudanza coincidió con la operación del tocayo de tu contrario y con las dos tan chicas!! la vida te zarandea y hay que aguantar estoicamente!! No queda otra que aferrase fuerte. besote para vosotros!

Deja un comentario