El cumple de Gnomita II, III y IV

Como si de una fiesta gitana se tratara el cumple de Gnomita comenzó el jueves y terminó el domingo. Estoy agotada. El viernes fue plan de madrina y de los tios Gnomos. La primera le regaló lo que a Gnomi le pareció una máquina, no sé por qué, pero al verlo dijo “oh, mira ¡Es una máquina!” o_O
Realmente es una pizarra electrónica de las de siempre que se borra moviendo la perilla de abajo a lo largo de la pantalla. Le encantó y decidió llamarlo así: máquina.
Aparte de la máquina, los tios gnomos le regalaron lo que se ha convertido en su uniforme y vestimenta cumpleañera: ¡¡¡un disfraz de hada!!! Allá que va ella por la vida vestida con una falda de tul de color rosa, unas alas moradas y rosa chicle y la varita mágica como no podía ser menos.
De hecho el sábado, cuando volvimos a reunirnos para seguir celebrando el cumple de la mayor, ella salió de casa vestida de hada, regresó al hogar de esa guisa y el domingo permaneció así todo el día hasta la clausura de las celebraciones gnomocumpleañeras.
Iba por el viernes ¿no? Pues el sábado nos fuimos a casa de mi amiga Shula para comer con el padrino de la criatura, su familia y con los Caris. Aclaro que ella había venido ya el jueves y nos trajo un bañador a juego con uno de su hijita la Bola y una toalla Hellokittosa. El marido de la Shula, su marío, decidió montar un cómodo salón en la terraza gigante y se tiró toda la mañana armando piezas, hasta que quedó supermolongo. Los niños se hartaron de gusanitos y patatas, Gnomi comió más de dos unidades lo que es un montonazo, y los mayores decidimos no ofrecerles ni pizca de la tarta de chocolate de Quintano. Mejor, porque no sobró nada y llevaba mucho chocolate jejejjeje.
El padrino le regaló un cachivache superchuli para dibujar. Sirve para colorear con una plantilla debajo y se marcan los relieves, como hacía yo de chica con las pesetas. Por suerte o por desgracia, Pada y yo lo cogimos por banda y quedaron unos dibus ideales. Gnomi jugó al dia siguiente; no se lo prestamos.
Y ya el domingo, resacosos de tanto chocolate y chuches, fuimos a casa de la abuela.
El fin de fiesta vino de la mano de la Liga y sus partidos de fútbol. De regalito vino un montón de vestidos para Lola la Nenuca y otros para que las Gnomis vayan iguales.
Repito, estoy reventada. Menos mal que hasta enero no hay otra tanda de cumples…

This entry was posted in Gnomita.

13 comments

    • Mama gnomo says:

      Bueno yo es que el DIY no lo domino pero la cocina se me da muy bien asi que elaboré esta tartona tan chocolateada!! Animo y recorta hija dale ahi a las Sheere

  1. Jose Antonio says:

    He de decir que la tarta dejaba mucho que desear. Y para que Mama Gnomo no se sintiese tan mal, tuve que comerme la pequeña porción de tarta que sobró. 😉

Deja un comentario