Vacaciones blogueras

Buenas noches. Estoy muy cansada, el buen tiempo me agota y lo que me pasa siempre es que me tiro como las locas al parque, con el coche a casa de la Shula o adonde sea menester. Por este motivo me he ausentado de mi jueves de espontáneas. Hoy iba a hablar de las espontáneas médico pero ya os las retrataré otra semana. Este fin de semana me mudo.
Con mi esposo a medio gas, con mi Gnomita Mayor saltando de la emoción y llenita de vitalidad y con la Gnomita Chica comiendo cada tres horas.
Sí, sè que me envidiáis, intentad conteneros por favor. La envidia es muy fea. Si queréis estar en mi lugar iros con el tuerto que me miró, seguro que os acoge gustosamente.
Pues eso, resumiendo, que me doy vacaciones que para eso soy mi propia jefa y quien organiza su trabajo. Caeré en el ranking madresférico, así que procuraré volver renovada y con fuerza. Ah! y canija, que me estoy matando a fuerza de vencer la ansiedad que me haría comerme las cajas de filipinos y los colacaos a dos manos. La sustituyo por unas deliciosas comidas sanas e hipocalóricas aconsejadas por mi endocrina.
Soy tremendamente feliz ¿A que si?
Pues sedlo vosotros también, pero más que yo si se puede jejejee.

6 comments

Deja un comentario