Tia Mono

La primera entrada de esta semana se la dedico a Tia Mono. Tia Mono es mi hermana favorita, ya os imagináis por qué: es la única que tengo.  🙂
Tia Mono es cuatro años más chica que yo. Recuerdo bien cuando mi madre estaba embarazada de ella. Recuerdo cómo la llamaba al cielo por teléfono, porque ella obviamente estaba allí y también recuerdo ir al ginecólogo de mi madre a hacerle cosquillas. Al parecer era un truco del médico que con la mano bajo el estetoscopio movía los dedos y por los altavoces a los que estaba conectado salía un sonido, una especie de carcajada que él me aseguraba que era de mi hermanita.
Mi hermanita se iba a llamar Triana, pero cambiaron pronto de idea. Se llama como mi madre. Es morena con el pelo liso y de ojos marrones, mucho más en consonancia con mi madre y mi abuelo. Yo salí a mi abuela.
Recuerdo cuando conocí a tía Mono, por aquel entonces era un frijolito. Todos decían que era bella, guapísima y a mí me pareció de todo menos eso. Tenía la cabeza apepinada. No…bonita no era, por lo menos a los ojos de una Gnoma de cuatro años como yo entonces.
Tia Mono y yo hemos vivido de todo juntas. Yo soy la mayor y la he copiado, lo confieso. Cuando nació yo quise pañales como ella y recuerdo que mi madre me los colocó. No creo que me duraran mucho porque ya era mayor pero quería ser como ella y que me atendieran, imagino.
Luego empecé a cuidarla. Le daba biberones que le llegaban a la garganta y casi la mataba pero con mucho amor. Le cambiaba los pañales con mi madre, le hacíamos cosquillas tocándole la barbilla y le decíamos “aaah aaah”. Y entonces empecé a verle la gracia. La empecé a querer.
Luego me quitó el protagonismo, pero ya lo compensé yo de otro modo. Tanto física como en carácter somos diferentes. Luego se hizo un trasto que patinaba con tres años y que se subía a las mesas a beberse los culitos de cerveza que quedaban de la cena o que no dormía cantando por Rocío Jurado a las cuatro de la mañana; afortunadamente esto me lo han contado, yo si dormía.
A tia Mono casi se la come un perro pero yo la empujé y la salvé y sí… me mordió a mí pero a ella se la hubiera merendado, a mí no me pasó tanto como a ella le hubiera hecho el perrito c****.
Yo he cuidado de tia Mono y jugado con ella a cosas de nombres tan inverosímiles como “huevo frito al horno” o “compañera del camino”.
Ella se enfadaba y se llevaba los juguetes si no le gustaba cómo derivaban las historias si jugábamos a las casitas. Yo cogía la pelota o la bici. Ya he dicho que somos muy diferentes.
Llegó la adolescencia monera y con ella las peleas y tensiones. No soportaba a ese ser que ya no era dulce.
Nos empezamos a llevar mal. Pero mal pero bien. De pelearnos y seguir charlando. Cada una con su carácter. Nos hemos reído cantando las canciones de misa del colegio y las de salir por la noche. Ella canta genial y yo, digamos que no tanto.
Mono es mi hermana favorita, la única que tengo, y si nos hemos dedicado a pelearnos es por lo distintas que somos y porque compartimos genes que nos han dado temperamento y a veces mala idea.
Tia Mono es más que una tia para la gnomi mayor y lo será para la chica. Es quien me ha ayudado ahora con el tuerto y quien trae regalos, chuches, gritos y besos a las gnomitas.
Tia Mono y yo a veces dejamos de hablarnos de tan peleadas que estamos pero siempre, tarde o temprano, las aguas vuelven a su cauce y seguimos siendo las inseparables que siempre hemos sido porque antes de tener a mis gnomis, mi niña era tia Mono.

12 comments

  1. Jenni Peña says:

    Que bonito. Yo me llevo tanto con mis hermanos q no tengo recuerdos de ese tipo. Ojala mis hijos si los tengan.
    A tia Mono le va a encantar el post 🙂
    Besos.

    • Mama gnomo says:

      Si te fijas son cuatro años que no es poco pero encontrábamos siempre una edad intermedia para todo. Ya verás como sí que tienen esa relación mágica de hermanos!! beso de los gnomos

  2. Anonymous says:

    Lo conseguiste… Llorando estoy!!!
    Aunque hubiera más hermanos seguir siendo tu favorita, lo sabes!! Eres mi compañera del camino, la que me ocultaba las cosas importantes (aunque no hacia mucha falta ya que siempre estuve un poco en la Parra), la que se chivaba de mis untenciones��, y muchas otras cosas que sería imposible escribir, además sabes lo que me cuesta, al contrario que a ti.. En fin.. Siempre juntas!!! Ahora te vas un poco más lejos y es raro porque siempre hemos vivido juntas y se me va a hacer muy raro no estar tan cerca , pero bueno… Igualmente os amo a todas!! Amo a mis gnomis!!! AMO A MAMA GNOMO!! A mi hermana..
    Que sería de mi sin vosotras??

    • Anonymous says:

      A mí sí que me habéis hecho llorar!!!! Me ha embargado una emoción muy grande, sobre todo cuando se sabe que ese sentimiento existe pero no se manifiesta tan abiertamente.

  3. Anonymous says:

    Somos hermanas de toda la vidaaaaaaaaa!!!!
    Jajajajajaja me acabo de acordar!!! ��������

  4. Padre Frikerizo says:

    Ohhhh que bonito y el comentario que te ha hecho ains… A pesar de las discusiones da gusto saber que siempre tienes una hermana ahí para todo! Hay que agradecerles la ayuda siempre que se puede 🙂
    Besis

Deja un comentario