Gnomita y la bruja.

Sucedió una semana antes de Semana Santa. Nadie se lo podía llegar a imaginar. Pero fue así. De repente, cual champiñón, surgió de la nada una señal de tráfico que impedía aparcar; pero no pusieron muchas, no. Pusieron nada más que una al final de la calle y si no se aparcaba ahí, no se veía y esto fue lo que pasó.
Hecha esta introducción procederé a contar la historia de la grúa.
Íbamos de paseíto, uno de los tantos que nos metemos por el cuerpo las gnomitas, tia Mono y yo por el centro de la ciudad. Tia Mono aparcó el coche y ¡hala! a enredar por las calles y tiendas de la ciudad. Como siempre fuimos al cortinglé y nos llenamos de bolsas. Compramos el pan, nos trajimos unos encarguitos de tia Mono y no sé qué más, lo cierto es que llevábamos el carrito petado, que no cabíamos por las puertas y en esto que miramos el reloj y eran las dos y media. De vuelta a casa a la de ya porque hay que preparar la comida y no me va a dar tiempo. Esto es muy estilo Gnoma. Siempre voy to the limit.
A esto, de camino a casa, vamos viendo que los coches que estaban en la acera aparcados ya no están. No. De hecho lo que había era un cordón de la Policía Local que había sustituído la hilera de coches que estaban frente a casa. o.O
Jajajajajjaja el miedito empezó a invadir el cuerpecito de la Tia Mono…jejeje su coche no estaba.
Estupefacta empezó a buscar su automóvil. Oh, oh… pero si todavía no es Semana Santa, pero si es Miércoles de Pasión… si no hay cofradías hasta el Viernes de Dolores!! ¿Por quéééé?

Sí…esto es típico de la idiosincracia de la ciudad
¿De dónde es usted, de Burgos?
Así que raudas y veloces nos metemos en casa y llamamos al depósito de la ciudad porque no habían tenido ni siquiera la decencia de dejarnos una pegatina de color amarillo o naranja fosforito (flúor) para confirmarnos el paradero del vehículo. Totalmente nerviosas, llamamos y tia Mono cogió el dinerito y fue a por su coche. Hasta ahí bien.
Llegó la hora de la siesta y la Gnomita dijo que nanai. Que no. Que ella no se iba a dormir. 
¿Pero por qué Gnomi? -Porque no mamá. No quiero a dormir. -Pero hija que tienes que acostarte no vayamos a empezar eh? -Que no, no y no. Que viene la bruja – ¿La qué? – La bruja, mamá, viene la bruja -Anda ya, ¡¡Qué bruja ni bruja!! -que sí mamá, que viene la bruja, y se lleva el coche de tia Mono y no puede ir a trabajá. -Nooooo….!!!  es la grúa, gnomita, la grúa. -Que no mamá, que es la biuja y se lleva el coche de tia Mono y el dinerito de papá!! 
¡¡Grúa maldita le has provocado pesadillas a toda la familia!!

4 comments

  1. una Mama Practica says:

    Tengo que reconocer que la salida de la gnomita me ha hecho gracia, aunque me pongo en tu lugar y no me haría ninguna… A veces parece que todo esto lo hacen como medida recaudatoria mas que por temas de seguridad, etc. Espero que la peque ya se haya olvidado de la bruja/grúa ya. Besos

    • Mama gnomo says:

      Qué va hija, que no se le ha olvidado..un rollo porque ella lo aprovecha para evitar dormirse 🙂 y obviamente fue el afán recaudatorio en crisis a ver si el alcalde se pensaba que cuatro días antes del Domingo de Ramos iba a pasar un paso de repente por mi casa…no,no,no..
      Batbesitos para tí

Deja un comentario