Ese oscuro objeto de deseo

Os traigo aqui, gratuitamente y porque me da la reverenda apetencia, al más preciado y oscuro objeto de deseo que jamás haya pasado por mis manos y al parecer por las manos del personal tampoco.
La prima política de Tia Mono se vio en la misma tesitura que yo con dos niños muy seguidos. No sé cómo se le encendió la bombilla pero lo cierto es que acertó como nadie.
Yo tengo un carrito para bebé normal, esto es bueno, bonito y barato. Lo amorticé un año con la Mayor, le di un descanso de 9 meses y ahí está de nuevo para la Chica.
Habéis visto ya el tractocarrodoble con el que me hice. Me dolía todo. Sobre todo recién nacida la chica así que me decidí a probar el Buggypod. Es un sidecar y va la mar de bien.
Acoplo a la mayor y si quiero ir más rápido o se cansa de tanto jugar vamos la mar de cómidas. Si por el contrario ella quiere andar lo pliego con su cierre de clip y se queda bien pegadito al chasis.
Pd. si no lo habéis ajustado bien puede llegar a volcarse y la Gnomita llegar a derrapar si coges una curva malamente pero se soluciona rápido llevando unis destornilladores en la bolsa del bebé 🙂

5 comments

Deja un comentario