Jueves de premio? No! De espontáneas que…

Este título gigantesco es para romper un poco la dinámica de premios de esta semanita recordando la cantidad de veces que las espontáneas me han inquirido a lo largo de este último mes.
Resulta que con la mayor me pasó ya igual así que ya soy experta y creo que cada día más antipática ¿no? Jejeje.
En la primera maternidad vivía yo a unos 100 metros de un supermercado de musiquita pegadiza y me quedé sin un par de cosas. Así que cogí a mi Gnomita primogénita y me encaminé a hacer la compra. Era mediados de junio y me paseaba con mi cesta y mi carrito de bebé haciendo malabares por el súper cuando me vino una señora directamente al interior del capazo.
Y me preguntó que cuánto tiempo tenía la niña, que no había cumplido las dos semanas por cierto y me soltó algo así como que cada vez sacaban a los niños antes y que la cuarentena ni se respetaba. En ese momento me quedé a cuadros y con ganas de llorar porque nadie iba a comprar el papel higiénico por mí.
Ahora con la chica la situación se repite pero aumentada de nivel. Ella nació un lunes, el miércoles nos vinimos a casa con la bilirrubina alta y el sol como tratamiento.
Así que desde ese jueves aprovechamos cada mañana para asolearnos que dirían en mi pueblo. Claro, que para que en el mes de febrero te de el sol en alguna parte de tu cuerpo serrano de recien nacido sólo puede ser en la carita y en la mollera, porque lo demás va tapadito para no enfriarse.
Iba yo con el tractocarrodoble por la calle cuando una señora me dijo: “uuuyyy qué chiquitito!! ¿Cuánto tiempo tiene?” pues nació el lunes señora así que tres días; “Ay..pobre y ¿ya está en la calle?” si.. Es que (de nuevo se da el momento en que podría darle el pin sin más, pero le doy una explicación) tiene la bilirrubina alta y tiene que tomar el solito. “Pues ponle el gorrito que hace frio” ya..pero tiene que darle bien el sol ” ya hija pero se te va a resfriar” bueno, no pasa nada “si hija ten cuidado que es muy chiquitito” ya, ya ” tápalo, anda”  ¡¡bueno señora pero con la bilirrubina alta me la ingresan mientras que del resfriado ya la curaré yo!!
Lo que sufrimos las madres víctimas de las espontáneas..

3 comments

  1. Anonymous says:

    nunca olvidaré el día que cierta dependienta de unos grandes almacenes me dijo que gnomita mayor era igualita que yo!!! qué cómo se notaba que yo era su madre!!! jijiji!!! y qué bien me había quedado después del parto!! yo por supuesto, encantada de la vida le seguía a la señora la conversación, mientras miraba por el rabillo del ojo tu cara, cada vez más roja y los ojos se te iban saliendo de las cuencas con cara de odio!!! to peia recién parida!!!! jajajaja!!! me encantó ese día!!!!
    te quiere mucho, Tía Mono!!

Deja un comentario