Gnomita en el pediatra

Érase que se era una Gnomita hija única que comió durante la cuarentena engordando un kilo pero que decidió que ya estaba bien y que no pensaba dar más alegrías a su madre. Pues esa Gnomita a los tres meses entró en contacto con un súper pediatra que iba a intentar solventar el tema. No lo ha conseguido obviamente pero me gusta mucho él. Gnomita con nosécuántos meses cada vez que iba a la consulta berreaba nada más ver el pasillo pese a su corta edad.
Veía al pediatra y más berreaba; para medirla, para pesarla, para auscultarla -nueva palabra recién adquirida gracias al regalo navideño de la Shula y a las enseñanzas de Pada-, y sólo se calló a partir de los diez meses cuando el pediatra la ponía a andar en dirección a mí y entonces ella salía por patas para que “la salvara”.
Gnomita no soporta a ese señor pero la cosa ha cambiado de manera radical al haberle nacido una Gnomita Chica. A las dos semanas ya estábamos pensando a la chica y controlándola y ya había un cambio profundo en la mayor.
Lo más embarazoso fue cuando la chica empezó a llorar y ella dijo “mamá! seguro que tiene hambre, seguro que sí! dale de comer” y me tiró de la camisa para despelotarme allí en medio y pasara a darle el pecho al bebé.
Luego, examinaron a la peque y ahí dijo ella “el dotto la va auscultar”. No es capaz de decir bien doctor pero si dice auscultar, lo normal, vamos. Ella siguió animadísima las acciones médicas del pediatra sobre su hermanita y estaba muy feliz.
Más tarde le tocó a ella. Dejó que la explorara sin problema. No lloró en ningún momento. De hecho por primera vez pudo mover el dedo índice delante de sus ojos y ella que lo siguió fijamente terminó un poco estrábica. jejejeje. El doctor y yo alucinamos. Gnomita se dejó medir sus 86 centímetros de altura y sus 10 kilos de peso sin rechistar. El médico estaba extrañado también.
Pero es que Gnomita se ha hecho mayor, es la hermana que cuida de la chica, ya habéis visto cómo, subiéndose en su capazo o en el cojín de lacatancia cuando come y muchas otras cosas más de ese mismo estilo.
Así que aqui tenemos un super avance de primogénita voila!!dejó de llorar para llamar la atención creo yo. Ay mi niña… también está muy feliz porque pesa diez kilos y cada vez que vamos a una farmacia o entramos en un baño se monta en la báscula y dice “vamos a pesar diez kilos” y esta vez ya lo conseguimos siempre!!!

2 comments

  1. Anonymous says:

    Jejejejeje. Yo me pido pasar unos días en tu casa antes de la llegada de mi criaturita (que diría Pada)porque lo que no os pase a vosotras! Y es que la Gnomita es mucha tela…lo que aprendemos de ella! Ahh! y estoy deseando conocer a la peque!
    La cuñá

    • Mama gnomo says:

      Cuñaaaaa!! sabes que ni la ahijada ni mi Shula me han dicho nada de tu bebé precioso?? no te asustes por lo que leas por aqui…no es para tanto!! jajaja enhorabuena y si, tú tienes que conocer a la chica y yo ver esa tripita! besotes

Deja un comentario