Gnomolactancias diferentes

Aqui escribo corriendo las diferencias entre las dos lactancias de las gnomitas que en este casi primer mes de vida de la chica he encontrado.
Para empezar hay que recalcar que la de la primera fue en diferido, Medela mediante, y la segunda está siendo natural.
Para mí la de la primera en su momento me pareció la mejor opción para un bebé que no tomaba el pecho entre otras cosas porque no le gustaba. Lo intenté por todos los medios y no hubo manera. Yo comprobé que era el mejor alimento por muchas cosas pero era perfecto para su tránsito intestinal que nada tenía que ver con el de los bebés alimentados con biberón que los pobres se estriñen tanto..
Fisiológicamente era fácil jugar con los horarios y las respuestas orgánicas. Cada tres horas extraía la leche y la guardaba y distribuía a lo largo del día.
El pecho se vaciaba al completo y tenía tres horas hasta la siguiente extracción. Pocas veces me subía la leche puesto que antes de eso, ya estaba yo con el sacaleches.
El pecho se vaciaba y se llenaba para ser vaciado entero de nuevo. Depende de a qué hora fuese sacaba más o menos pero por la noche y por la mañana eran unos 250-300 ml cada vez. El resto de tomas era de 100-120. Nunca saqué más ni menos. Por ser extraída con un aparato no se extrae menos ni se retira.
No me sacaba de noche, tampoco tenía esa necesidad. Había quien decía que no tenía suficiente leche porque debía rebosarse y yo qué sé más cosas…
Con la chica tomando de manera natural no sé cuánto sale cada vez. Ella come cada 2-3 horas, hace pis y cacas y crece y engorda así. Lo mejor sin duda es la comodidad. Tal como nació ella come cada noche en mi cama acostada a mi lado mientras yo duermo. Eso me ha ayudado a tener un postparto descansado, eso, y que ella es muy buena.
Me sube la leche dependiendo de cada día. Unas veces más seguido, otras menos, unas a unas horas establecida y otras a deshora. Pero creo que siempre están llenos, no se quedan vacíos por completo nunca. Es como si la despensa estuviera ahí disponible siempre.
La primera vez me dio un subidón que me provocó bultos en la axila. Aparte de eso, lo peor es la mastitis subaguda. Mancha roja, bulto, dolor y mi opción de drenar el pecho poniendo la barbilla de la niña mirando al bulto para que se aliviara y extraer la leche. Sin fiebre.
Después volvió el dolor, sin bulto ni mancha ya, y el ardor desde lo más profundo del pecho hacia afuera. Seguía un recorrido perfecto. Durante la eyección de la leche, dolor y escozor como picazón, pero se pasaba al comer la niña. Eso no pasaba con el Sacaleches.
Cada cosa tiene su lado positivo y negativo.
Fundamental es destacar que no usar biberones, ni lavarlos ni esterilizarlos es muy cómodo también.
Y nadie podrá darle un bibi al bebé, que sólo se calmará con su mamá pero encontrará consuelo fácilmente.
Así me ha parecido a mí este primer mes casi. En general bastante positivo y bueno, doloridillo…

6 comments

  1. Ara says:

    Campeona! me parece muy interesante tu testimonio porque estás pudiendo comparar tú misma dos realidades muy distintas. Gracias por compartirlo.

    • Mama gnomo says:

      Gracias a ti por leerlo y mas cosillas 😉
      En general estoy muy contenta por como facilita la recuperacion y el descanso y lo comodo que es!
      El bebe esta feliz tambien..

  2. UnaMama ParaDos says:

    El problema de la lactancia diferida ea que al no haber estimulo directo la cantidad de leche a fabricar no es regulada por el bebè, cuando hay picos de crecimiento o cambios en el bebé el pecho no tiene forma de saberlo y reaccionar dn consecuencia.
    Me alegro de que el balance sea positivo.
    Un abrazo

    • Mama gnomo says:

      Claro, claro..lo que hay es lo que hay. yo tampoco consegui sacar mas por extraerme mas a menudo. habia, lo que habia. si el bebe tenia mas hambre ese dia descongelaba una bolsita de un dia que tuvo menos. besitoo

Deja un comentario