13+1 febrero. Amor del bueno.

Papá Gnomo y yo empezamos a salir un 13 de febrero. San Valentín no es nuestro día del amor que ya es el de muchos y no me gusta especialmente, así que ése es el 13+1 de febrero. Nuestro primer día del amor es ése, la víspera a san Valentín, osea ayer. Hace ocho años salimos a pasear y yo de los nervios no paraba de hablar y dimos una vuelta y sin querer pisamos algunas naranjas que caen al suelo en esta época y hacía frío y fue muy bonito.
Hoy tenemos dos gnomitas, hemos pasado los días más dulces juntos y algunos de los más difíciles y tenemos una familia preciosa.
Hoy soy su enfermera. También la amantísima madre de la casa, la desastrosa que deja todo por medio, la desorganizada que se enreda por ahí cada vez que sale, la que se queja tanto, la que no ceja en su intento de perfección y de frustración a veces porque no lo consigue. Yo soy la cuidadora de las niñas, el ama de casa nefasta, su contable excelsa y a la vez derrochadora si se puede que para eso hago las cuentas, jejje. Soy quien llama al mercado, al súper, y a todos para que me traigan la compra a casa porque no me da tiempo de llegar a los sitios y las bolsas pesan mucho. Ésa más o menos soy yo. Él es mucho más.
Mucho mejor sin duda 🙂
Hoy como cada día hay una prueba de amor, hoy como cada día la superaremos sin más, hoy como cada día entre nosotros no se interpone nada que no sea eso, nuestro amor. Que no es más que eso, amor del bueno.

This entry was posted in Amor.

2 comments

Deja un comentario