Bebé a bordo…!!

Pues como todos ustedes sabrán aqui mamá Gnomo está gestando otra gnomita para hacer sus días más felices y que su vida quede llena de diversión y locura insomne. Les he dicho ya que éste es un miedoembarazo porque como una es así de…no sé, de colgá, pues me imagino que lo que me pasa no es normal.
En verdad es todo, como no diría Alfonso Ussía, Súpernormal. Me hallo pues en la semana 34 recién estrenada hoy. Flamante semana. Inaugurada con la reaparición de las náuseas matutinas, -por favor dejen de leer, es el momento en que esto se va poner escatológico- y volver a los vómitos en ayunas de bilis. No contenta con esto la nueva gnomita ha decidido que vuelva a vomitar a la hora de la merienda…
Y vuelvo a estar llena de ascos por la comida, olores y mareada. ¿Por qué? Debería estar devorando menús de comida basura por las esquinas, soñando con chocolate con churros o turrón con mantecados y en vez de eso, me saliva la boca y me entra fatiga.
He adelgazado un kilo, en vez de ponerlo. Me siento gorda de igual manera pero me duele la barriga a los lados de los esfuerzos de las vomitonas…
Tengo una analítica perfecta que el médico se pidió para él. Gozo de una inmejorable salud y la gnomita chica, también gracias a Dios. Pero la jodía no podía estarse quietecita y esperar a nacer así, como sin que yo me diese cuenta. No. Ella tiene que demostrar su personalidad desde bien pronto para que sepamos que ya está aqui, dentro, pero aqui.
Supongo que esto será normal no? Porque por lo demás a mí no me pasa nada aunque ya planea sobre mi cabeza la idea de pasarme a darme una vueltecita por urgencias para que me confirmen que todo sigue bien y que entro en la categoría de psicópatas que van al hospital por nada…
¿NO ES FABULOSO EL EMBARAZO? Ciertamente para mí que no he tenido ninguna complicación ni en éste ni en el de Gnomita, los embarazos me favorecen, al menos a mis ojos, me siento muy guapa y genial con engordar sólo la panza. Eso sí, barriga tengo para tener dos o tres ahí metidos. Cualquier día termino de perder el centro de gravedad y caigo de boca, pero llevo el carrito de Gnomita así que no me preocupa, ella me salvará. Jajaja.
Esto acabará pronto… Mejor ni pensarlo, el miedoparto me acecha con su correspondiente, y aún mayor, miedopostparto.

3 comments

Deja un comentario