Me están estresando….

Pues eso. Que me estreso… y es que soy muy cabezota. Precisamente ahí, en la cabeza, se centra el problemilla sobre el que versa este post. Provengo de una larga, larguísima saga de mujeres de pelo rizado. Supongo que por mi origen exótico y caribeño, y eso es literal, que no soy cuarterona de gitana pero sí de india y negra, aunque me despinté, y me quedé blanquita y de ojos claros. Y mi gnomita, con su padre de pelo escaso ahora, pero rizado antaño, pues heredó lo del linaje.

Sé que a mi madre de chica la peinaban y torturaban con trenzas y colas que le hacían rasgos achinados incluso. Ella se liberó de adulta y a nosotras nos cortó las greñas. (Mi hermana tiene aún cierto problema con eso porque su melena era lisa japonesa y no entendía lo de los cortes radicales..).

Bueno, que me bifurco. Eso..que al liberarnos, ríamos de la incorporación de la mujer al trabajo, la liberación nuestra es la del peine, pues dejamos de estresarnos. Lucimos melenas agradecidas, rizadas, bonitas, con cuerpo y alimentadas con mascarilla hidra-rizos. Aunque yo no la dejo crecer más allá de los hombros, me gusta el toque menina.

Creo que mi gnomillo lo sabe. Ella no se pierde ni una de mis duchas. Sabe que no me peino. No se pierde ni un “a ponneze guapa mamá”. Sabe que se arregla con unos deditos y algo de espuma. Y hoy le ha faltado gritarme eso de “me estás estresando” porque se me ha ocurrido peinarla con su peine de púas ultraestrechas, rozando el concepto liendrera, que para eso el otro día fuí al Carrefú y compré un bote de suavizante la mar de moderno de johnsons y que no necesita aclararse.

Lo que si me ha gritado ha sido: “zuelta, zuelta, zueltaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!” mientras intentaba peinar lo que a todas luces eran ya las rastas de Melendi (aunque hasta èl se las ha quitado).

Sé que el pelo rizado o se enmascarilla e hidrata y se mesa con las manos o se deja esclavizado y tirante a base de peine. Pero desenmarañar la bola que se crea al meter un peine cada tres meses es una solemne Gilipo*ez. Y mi chica lo sabe, porque es muy lista y se fija en todo, o por mero instinto. Pero lo sabe…

Por eso he estresado a mi gnomo hoy, me estresé yo misma, y me he acordado de mi bisabuela en su foto del salón de mi casa, con su melena desenredada y peinada aunque sin poder eliminar los bucles, sino alargando su cabellera, tapándole el pecho en un atisbo de modernidad caribeña rollo casa de los espíritus. Y no he visto en esa foto para nada a la parte del linaje que ha terminado de regreso a España..y menos a mi gnomo que se parece más a Richie, el primo de Laura, hijo de tia Rachel, de cosas de casa. O a Camarón de la Isla pa entendernos…jijijijijiji

Pd. es un tanto exagerado…mi niña tiene una melena rizada preciosa que le hace ser preciosa, ya quisiera Camarón o Richie…

2 comments

  1. Anonymous says:

    Hola mama gnomo!!! Tú imaginación me ha dejado atonita cuando a las 7 de la mañana he leído tú blog. entre somnolienta y enfadada con mi hija saltandome encima, he pensado: como puede mi querida amiga escribir tanto y tan bien sobre el pelo de mi gnomita! que por cierto, doy fe de q Lo tiene precioso!!estoy deseando leer tú próxima aventura! me encantas!

  2. Mama gnomo says:

    Jijijiji Gracias. Ya encontrarás aventuras sobre la bola y su mamá.
    Por cierto que dije el suavizante era sin aclarado no?? pues tuve. que aclararlo tanto que el.cuerpito se le quedo pringoso. Un beso shula!!

Deja un comentario