Mamitis profesional

Gnomita es un primor. Últimamente está sensiblemente unida a mí y a mi pierna, pero ella siempre lo estuvo. Desarrolló su mamitis a eso de los tres meses cuando decidió que no quería estar más que conmigo.

Luego se reafirmó en su pensamiento con cada mes que cumplía. Así que mamá gnomo lleva a gnomita consigo a todos lados.

¿Mamá gnomo tiene que ir al baño? Gnomita también va. A lo que sea. Vaya ser que su madre se escape o que ella se pierda algo.

¿Mamá gnomo va a hacerse la cera? Gnomita va también por si de mayor quiere ser estetisien o para prepararse para el suplicio que le espera desde ya.

¿Mamá gnomo habla por teléfono? Ella, también; no por nada, sino para ir cogiendo técnicas de comunicación por si es teleoperadora.

Mamá gnomo coge una fregona, aunque sea para cambiarla de sitio; gnomita coge la suya para limpiá zin pará, por si se hace Cenicienta.

Mamá gnomo cocina; gnomita corre a su cuarto y se trae su cocinita de Hello Kitty y se pone a toziná, vaya a ser que Arguiñano necesite ayuda y ella esté disponible.

Mamá gnomo se ducha, gnomita quiere irse al “agua patos patos”. Siempre viene bien asearse de más.

Mamá gnomo se viste, gnomita coge lo primero que pille y “ze pone a opa”. Para ir acostumbrándose, que en Cibeles y Milán hay que cambiarse rapidísimo.

Mamá gnomo se va de su vista un minuto y ella sale disparada en busca de “zu mamá”. Por si la fichan para detective.

Mamá gnomo se pone un collar, gnomita quiere otro “tolla”, por si monta su línea de joyería, para ir cogiendo ideas.

Mamá gnomo se cambia los zapatos, gnomita se pone las zapatillas de mamá. Por si Laboutine, la ficha.

Mamá gnomo está embarazada, ella tiene un bebé en la barriguita, pues para prepararse para cuando sea madre o por si el dr. Recasens necesita ayudante para el parto de las infantitas.

Mamá gnomo está agotada. Llega papá gnomo y la coge y ella le dice, tere con mami.

Mamá gnomo se queja de muchas cosas de Gnomita, pero es verdad que ella es miniyo, y eso es un orgullo total. Vamos por la vida “iguales, iguales” aunque se parezca a su padre, jejeje.

Mamá gnomo está encantada con gnomita, tanto, que gnomita no ha ido a la guarde porque a ver qué hacía yo sin ella.

Mamá gnomo está fatal de los nervios…iba a pensármelo yo ahora otra vez…

4 comments

  1. Anonymous says:

    A la Gnomita es fácil cogerle cariño nada más conocerla. Te gana enseguida…a mi me dejó impresionanda.Asi que a ver si la Shula o la ahijada organizan algo y se presenta allí La Cuña, que Gnomita y ella,a hablar…No las gana nadie!

Deja un comentario