Cenissssentaaaa

No sé si he contado de la adicción provocada por su madre, fomentada por su tia Mono -a la sazón mi hermana-, y alimentada a diario por youtube especialmente, que presenta la gnomita primogénita.

Ella tiene una memoria virtuosa, según mi amiga Shula y su hermana, heredada de su padre, aunque yo defiendo que es mía. Mi madre dice que suya, mi suegra también…y asi un largo etc…

Lo cierto es que la gnomita es sometida, bueno más bien al contrario, a sesiones de doble ración de películas de pinzeza.

Por lo que he vuelto a ver incesantemente esas sagas de empanadas cantoras de hermosas melenas y labios cual carmín, que sufren castigos por si no fuera suficiente con haber perdido a su madre, reemplazada por una maquiavélica madrastra con serios trastornos psiquiátricos, y ver a su padre desaparecer o exiliarlas por su seguridad. No he dicho nada nuevo. Ah! olvidaba a los príncipes allanadores de morada que les dan cada susto a las chiquillas…chiquillas que en su empanamiento no dejan de hablar con animales.

Bueno, lo cierto es que a mí me encantan y con mi hermana hemos jugado siempre a aprendernos los diálogos, imaginad las sesiones cómo eran de duras, y claro, la gnomita no podía ser menos y ha heredado eso.

No es raro verla con sus 17 meses cantar “ereeeee tuuu pinzipe suuuull” mientras da vueltas por el salón y me grita “mami tere pinsipe sul”. O gritar por el centro de la ciudad durante su paseito en pleno èxtasis gnomero “tanta el zeñoooo, tanta el zeñoooo aaaaaaaa viaaa”. (Esto es para nota, es la canción que cantan las hermanastras de Cenicienta, curioso nombre que le puso el papá a la niña por cierto).

Y mi hijita quiere ser Cenissenta. Porque además ve a su mamá decir que está todo “fusio fusio” y a ella le entra el arrebato y quiere “limpiá zin pará” y coge la escoba y vuelca el recogedor y canturrea “azi lipaba azi azi” y siente que le faltan hermanastras que canten malamente como ella…¡A ver que se va a creer!

Y en esa dicha que a ella le entra, se va al cubo de la fregona y…Noooooo!!! Paraaa!! por favor Gnomo, paraa…demasiado tarde. “Fegona mamá?? fegona?” pero no encharques…!! ahora lo tengo que volver a limpiar y entra en trance cual chamán y me dice “azi limpaba azi azi”. Gracias reina, gracias por ayudarme a relimpiar, pero no hacia falta…

Pd. como en casa somos unas negadas y estamos a favor de los juguetes sexistas, ella tiene un carrito con escoba y recogedor y un cubo con fregona, por si rompe la tradición y quiere ayudar en casa, que hasta que no me casé, tuve la suerte de no saber lo que era la vida del ama de casa. Ya no…ya me la sé, aunque se me da muy mal. Es mejor ser madre de una pinzeza gnomo!!!

2 comments

  1. Anonymous says:

    No puedo contigo y con la pequeña gnomo!!! Dí que sí! Arriba las pelis de Disney. Pero como le escuché decir un día a su padre, no le prometas que vendrá un príncipe azul, sino un hombre real con defectos pero que le querrá mucho. Al fin y al cabo, ella no llevará vestido de princesa, sino minifaldas como las que le gustan a su madre 😉

    Marta

Deja un comentario